“Sí hay quinto bueno”

Crítica escrita por: Tony Barrios

El quinto trabajo en solitario del cantante de Shy o TNT es una obra de arte para enmarcar. Así de contundente lo digo. Y es que simplemente vale escuchar una vez el disco, para saber que tenemos una de esas joyas intemporales entre las manos. No esperaba menos de un cantante que posee pura magia en su garganta y que domina a la perfección varios registros vocales, con un timbre de voz espectacular. No sólo esto, sino que para este trabajo se ha rodeado de músicos de primer nivel. Todos ellos cercanos al Hard más melódico, con muchas tablas en este mundo y da por fruto este maravilloso trabajo.

Denander, Hoekstra o Ragno son algunos de los invitados a colaborar en este disco, donde la tónica general es la melodía pegadiza. Lejos quedan ya aquellos excesos vocales con TNT donde el chorro de voz es más que evidente, y aunque exhibe algún gran poder vocal, este disco se dirige más a la faceta interpretativa y compositiva. Una faceta que vemos domina perfectamente. El disco ha sido producido por el propio Mills, pero esta faceta la ha compartido con el batería Pete Newdeck quienes ha hecho un trabajo excelso. Además la masterización la ha llevado a cabo Harry Hess (Harem Scarem) en su estudio H-Bomb Mastering de Canadá. Con todos estos nombres, ya podemos deducir que el trabajo va a sonar bien. Muy bien.

Y aunque el disco empieza muy comercial, con unos coros casi popis “Scars” deja ver la esencia de Mills en su faceta más melódica, es más, rozando los sonidos del AOR en muchos puntos de la obra, Pero sobre todo la perfección de cada instrumento, con un sonido calibrado a la perfección. De los típicos discos que llenan los oídos de calidad a raudales.

El siguiente tema es más del estilo del cantante. Y es que “When The Lights Go Down” ya abre con una voz que deja claro que no todo es pastel. Sino que la voz vuelve por sí misma, acompañado de unos teclados preciosos y precisos que vuelan por cada tema, haciendo más envolvente el sonido del propio disco. Coros cristalinos, pegadizos y totalmente adictivos desde la primera escucha. Los clásicos medios tiempos donde Mills se luce a la perfección y anda más cómodo.

En “Legacy” la impronta de los teclistas es aún más notable, pero sin apagar los sonidos de los demás instrumentos. Guitarras compartidas por Hoekstra y Denander surcan el tema con total maravilla para los oídos. Y vuelve a regalarnos uno de esos estribillos mágicos que tanto gustan.

Battleground y Dream On” son los dos temas más cercanos al AOR, con una clara presencia de los teclados y con unos estribillos suaves, con coros cristalinos y totalmente adictivos. Y aunque las guitarras pasen a un segundo plano, se escuchan muy bien y no dejan de tener una presencia básica.

When We Where Young” es otro de esos temas que poseen luz propia. Desde el principio incita a escuchar, por esa guitarra potente. Una vez dentro te das cuenta que posee un estribillo que engancha desde la primera vez que lo escuchas. Un buen tema de directo. Y no sólo eso, sino que la parte musical está llena de matices. Desde la batería al solo de guitarra, todo llena este tema. De lo mejorcito del disco.

Y para cerrar el disco, nos ofrece dos grandes temas. Me refiero a “Storm Warning” que con una gran energía va surcando el disco sin cesar. Un gran ejercicio vocal, para demostrar que no sólo melodías suaves posee este trabajo. El otro tema es otro pelotazo, como es “Seventh Wonder” donde empieza Hoekstra con una bonita exhibición de guitarra, para ir dando rasgueos potentes durante el tema y llevar la voz cantante. Un medio tiempo acelerado y contundente, que deja un buen sabor de boca de lo que nos ofrece el inglés en este nuevo trabajo.

Al final han pasado los 43 minutos del disco, con muchas ganas de escucharlo una y mil veces. Y es que pocas veces un trabajo que esperas poco, acaba convirtiéndose en uno de tus discos de cabecera. Y a mí me ha pasado con este trabajo de Tony Mills. Cuando lo escuches, verás que no pasará inadvertido para ti. Todo un gran descubrimiento.

   Tracklist:

  1. Scars – 05:00
  2. When The Lights Go Down – 04.43
  3. Legacy – 04.10
  4. Battleground – 04.35
  5. Dream On – 04.03
  6. Weighing Me Down – 05.01
  7. When We Were Young – 03.53
  8. The Art Of Letting Go – 03.31
  9. Storm Warning – 03.53
  10. Seventh Wonder – 04.32

  Line Up:

Vocals – Tony Mills

Lead Guitars: Joel Hoekstra, Tommy Denander, Robby Boebel, Neil Frazer

Rhythm Guitars: Tommy Denander, Robby Boebel, Pete Fry, Tom Martin.

Bass Guitar: Toine Vanderlinden, Linda Mills

Keyboards: Eric Ragno, Tommy Denander, Robby Boebel, James Martin

Drums: Pete Newdeck

  Links:

Deja un comentario