“Las tres cabezas del Cancerbero: Intensidad, agresividad y mucha tralla.”

Crítica escrita por Luishard

Amigos de Dioses del Metal, por trabajos como éste merece la pena sacar tiempo de donde sea y dedicarle unas líneas a los asturianos Soldier. Formados en Oviedo allá por 2005, en su época del instituto graban tres maquetas en 2007, 2009 y 2010. Habrá que esperar hasta el verano de 2012 para escuchar su primer disco, Gas Powered Jesus, aplaudido por la crítica y con descarga gratuita en la web oficial. 2013 fue el año de la consolidación, recorriendo los escenarios y abriendo los conciertos de formaciones de renombre, como Overkill, Destruction o Sodom y ganando la Batalla de Bandas Pegaso Energy Drink contra cientos de contrincantes. En 2014 ganan el Concurso de Rock Ciudad de Oviedo, con cuyo premio entran a grabar este  The Great Western Oligarchy, puesto a la venta el 13 de abril tanto en formato digital como físico y que puede obtenerse a través de su tienda online en www.soldierband.net y en sus actuaciones. 

El primer tema de adelanto corresponde también al  que abre el disco, Christolic, una vendaval de riffs, baquetas echando humo a toda pastilla y esa voz que entra en faena como una cuchilla al rojo en un bloque de mantequilla, si añadimos coros cañeros y punteo guapo, pues temazo.

Lo que más me ha llamado la atención de la grabación realizada en los estudios Dynamita, ya conocidos por ellos, y la mezcla hecha por Dani G. son esas tres cabezas. La intensidad que apenas decae a lo largo de todas las canciones, la agresividad sustentada en la atmósfera general y la constante sensación de tralla adictiva. Cojamos el más puro Thrash y démosle unos aromas virginianos del viejo Sur y ese es el regalo para nuestros tímpanos, como Axis of Evil, que empieza pausada, cabeceante, un puro espejismo porque hay está “la voz” y a tope….con un riff de los que hace tiempo no se escuchan por aquí, super atractiva esta dinamita.

Si me apuráis a describirlo con más detalle, coged algún tema cañero de los Gun N´Roses y versionarlo en plan Thrash, os quedareis cerca del estilo que muestran. Las letras son marca de la casa, llenas de sátiras hacia los poderes terrenales de siempre, aspecto que se refleja en esa portada. Obra del ilustrador asturiano Breogán Álvarez, ahí están todos los mandamases del mundo en plan “La última cena” repartiéndose la tarta. Tanta denuncia  como en las frases de Genital Wert, donde apreciamos las innegables influencias de Megadeth, con un juego final de guitarras brutal.

Los que estuvieron en la presentación del pasado 18 de abril en la sala Sir Lauren’s (Oviedo) no sé si les gustaron más los diabólicos riffs, algunos sacados desde lo más profundo del laberinto del Minotauro, casi inéditos, la impresionante base rítmica que se constituye como una ametralladora de astillas y cuatros cuerdas o la descarnada y fiera voz de Phil González, que actúa como una guadaña llevando los cortes en volandas, realmente fascinante. Tanto o más que la más pausada Tianxia, todo un recital de entonaciones por parte de Phil, en el ojo del huracán de unos parches descomunales con vendaval de seis cuerdas. 

No habrá paz para tus oídos, con trepidantes ritmos y buenas melodías, mejores que lo que nos acostumbra el género y con solos de guitarra que te marcan al rojo vivo. Excepto en Pilgrims, una bonita balada que alterna  acústico en la zona relajada y eléctrico en las partes de más agresividad. Porque sigue el golpeteo sin piedad con Corrupted (Sex in Prison), otro torbellino de riffeo y quebranta cervicales, con buen cambio acelerante justo antes del estribillo.

Theory of Nothing llega con melodía y acústica, creciendo como un torrente de montaña en el deshielo hasta llegar a desbordarse en un ritmo veloz, para desacelerarse llegando al final y terminar en pura potencia casi descontrolada. Más conocida es Black No. 1, un cover de Type O Negative, donde lo mejor es el intento del vocalista de no defraudar al ausente Peter Steele.  Recuperamos brío con Warbourne, un corte donde no hacen prisioneros, pie en tabla en el acelerador y a disfrutar del Thrash Metal. Finalizamos con The Great Western Oligarchy, donde repiten apuesta iniciando con relajantes acústicas para desencadenar un huracán de cordaje y doble bombo, con estribillo napalm, todo un fin de disco acertado.

No es que sea un disco recomendable, es que hay que tenerlo en original para disfrutar a cada instante de Soldier. Innovadora mezcla, con mucho poderío e intensidad, es un trabajo muy interesante y otro que va directo a mi lista de los mejores del año, con una media de variables a puntuar de notable muy alto, de 8,6  puntos sobre diez. Un saludo de acero a todos.

Canciones

1.Christoholic
2. Axis of Evil
3. Genital Wert
4. Tianxia
5. Pilgrims
6. Corrupted (Sex in Prison)
7. Theory of Nothing
8. Black No. 1
9. Warbourne
10. The Great Western Oligarchy

Componentes

  • Phil González. Voz y guitarra
  • Dani Pérez. Guitarra.
  • Pei García. Bajo
  • Lucas Díaz. Batería.

Oficial

http://www.soldierband.net/

https://www.facebook.com/soldierband?ref=ts&fref=ts

Deja un comentario