“Suena bien, pero no es suficiente”

Crítica escrita por Vpower

 

Los suecos Ram ya llevan desde 1999 dando caña. Este de 2015 es su cuarto disco y una de las cosas que siempre me gustó de ellos es que pese a no innovar nada, sí conseguían tener una cierta personalidad propia que se notaba por un lado en su vocalista pero también en las composiciones, combinando agresividad con cierta atmósfera lúgubre y oscura muy interesante. Esto último era muy evidente y para mí lo más destacado de su anterior disco.

Sin embargo, en este nuevo álbum, su música se ha vuelto mucho más convencional, más estándar, pierden esa magia que tenían y esos pasajes atmosféricos que solo los vamos a encontrar con cuentagotas, diría que por desgracia su sonido se ha vulgarizado bastante aunque siguen haciendo Heavy Metal sin enjuagues, aquí no hay lugar para posers.

Return of the Iron Tyrant inicia el disco con riffs cortantes a lo Judas Priest, la voz aguda y potente de Oscar Carlquist, sin duda sigue siendo la gran baza de Ram a día de hoy, y nos entregan un tema de Heavy Metal de toda la vida, pero de esos que cuando lo acabas de escuchar ya no te acuerdas de nada.

Eyes of the Night es de nuevo el abc del Metal. Medio tiempo acelerado, mezcla de Judas y Iron Maiden en las guitarras, con ciertas dosis de Power europeo. Mucha melodía en los riffs en esta canción, pero acaba siendo un tema demasiado lineal. The Usurper es otro medio tiempo y a estas alturas constatamos que se han dejado por el camino otra cosa, los estribillos pegadizos e infecciosos que normalmente conseguían en cada tema, apenas queda rastro de eso. Un corte que está bien, sin más, le falta gancho y la base rítmica se me hace muy monótona.

Enslaver sigue la tendencia de todo lo anterior, Heavy sin mordiente, han perdido la oscuridad de la que dotaban a sus temas y se quedan en una banda que puede sonar a cualquier otra. Holy Death tiene unos riffs simples y bastante sosos, los solos tampoco emocionan.

Terminus es una intro a base de sintetizadores para The Omega Device, un tema que lo mejor que tiene es el inicio con un guitarreo a los Judas Priest del Turbo, luego caemos en lo mismo. Con Forbidden Zone recuperamos un poco las sensaciones de antaño, riffs más agresivos e inspirados y un poco de ambientación. El que sigue a lo suyo es Oscar, es muy bueno, pero en este caso está bastante solo.

Después viene Temples of Void, una pista que parece rescatada de álbumes anteriores, esto es exactamente lo que al menos yo estaba esperando de ellos, esas dosis de agresividad que no encontrábamos en casi todo el disco, con unos riffs bien potentes. Se dan su tiempo para crear ambientaciones muy oscuras con riffs a lo Tyrant de los US, en concreto los de su segundo disco, tiempos tenebrosos y coros muy logrados, acordes con esa atmósfera. Lo único que no me convence es el sonido que le han puesto a la batería, ya no sólo en este tema, sino en todos, suena muy apagada y le falta potencia.

Una pena que el disco no vaya más en la dirección de ese excelente Temples of Void. Por el contrario, han apostado por simplificar su sonido, hacer quizás un Heavy más clásico pero perdiendo para mi casi toda su esencia. No es mal disco, pero para mí es un paso atrás en su buena trayectoria. Puntuación: 6/10.

Track List

1.Return of the Iron Tyrant      

2.Eyes of the Night        

3.The Usurper  

4.Enslaver        

5.Holy Death        

6.Terminus        

7.The Omega Device        

8.Forbidden Zone      

9.Temples of Void         

10.Svbversvm

Formación

  • Oscar Carlquist: Cantante
  • Martin Jonsson: Guitarras
  • Harry Granroth: Guitarras
  • Tobias Petterson: Bajo
  • Morgan Petterson: Batería

Oficial

https://www.facebook.com/RAMheavymetal

http://www.ram-metal.com/

Deja un comentario