«Faz día em Portugal (amanece en Portugal)»

Escrita por José Meh

Gothic Metal – Portugal

Y, por fin, llegó el nuevo disco de los portugueses Moonspell. Una banda que empecé a escuchar hace ciertamente poco, cuando tocaron a las cuatro de la tarde en un Leyendas (2014) y yo solo había visto un vídeo en directo de Alma Mater en plan «a ver qué tal suenan pa ver si me acerco a verlos y yo qué sé». Desde ese día los he visto en tres ocasiones más, dos en festivales y una en sala tocando el Irreligious entero en lo que han sido cuatro conciertos brillantes, fuera en las condiciones que fuera (evidentemente a una banda que se llama MOONSPELL y toca un rollo gótico no le sienta muy bien tocar con el sol en la cara) siempre cumplen de sobra y muy mala suerte vas a tener si ves un concierto malo de Moonspell. Trabajadores incansables, fans de lo que hacen y mentes inquietas que no han parido dos discos iguales en su carrera, lo cual les ha llevado a sacar auténticas joyas como Wolfheart o Irreligious, discos… eh… complicados… como Sin/Pecado o Butterfly Effect, zapatazos como Night Eternal… o este 1755, su duodécimo disco, que se presenta como una obra totalmente diferente a lo que nos tenían acostumbrados. En este caso, las huestes de Fernando Ribeiro se embarcan en una obra conceptual, basada en el brutal terremoto, cercano a la magnitud 9 en la escala de Richter, que asoló Lisboa en el año 1755, dejando entre 60.000 y 100.000 muertos y, para hacerlo aún más personal, todo el disco está cantado en portugués, lo cual, personalmente, me flipa. Sí, algo tan sencillo como que una banda escriba las letras en su idioma en lugar de irse a forzar un inglés de primero de la ESO (nunca fue el caso de Moonspell, pero aprovecho para decirlo) me flipa. En este caso es más de puta madre todavía porque como el portugués es sencillo de entender para un castellanoparlante (y viceversa, pues Ribeiro no tiene problema en hablar un logrado castellano en sus directos) pues las letras se captan rápido y de paso aprendemos un idioma nuevo, pero también tienes casos de peña como Sólstafir en islandés o Taake en noruego, por poner algunos ejemplos, que siempre me han molado más que cuando les da por cantar en inglés… es una manía que tengo.

¿Y qué encontramos en este 1755 además de letras en portugués? Pues a unos Moonspell… ¿12.0? Otra vuelta de tuerca a la atmósfera gótica que ya viene de serie en la propuesta de los de Brandoa, en este caso más groovera, con una base rítmica más contundente y el mayor protagonismo de coros por encima de las voces limpias de Ribeiro, que luce su voz gutural a un nivel cojonudo, será la mayor comodidad de hablar en su lengua materna u otra cosa, pero el tío está que se sale a la hora de interpretar las letras. Y creo que el hecho de contar una historia tan influyente en su país también suma al disco, noto a Moonspell más seguros que nunca con el redondo que han hecho y cada acorde que constituye cada tema transmite pasión. ¿Hace eso de 1755 el mejor disco de la banda? No. Pero maldita sea, colega, que una banda con 25 años de carrera en la sombra te saque un disco tan digno a estas alturas tiene su mérito.

El disco abre con una versión orquestal, a cargo de Jon Phipps, del tema En Nome Do Medo, perteneciente a su disco Alpha Noir, reconvertido a una buena intro para este trabajo para seguir con el tema título, 1755, e In Tremor Dei, dos temas en los que los coros y unos pequeños arreglos orquestales le dan un aire épico a la potente propuesta de los portugueses. Desastre, que en los bonus track se presenta como un tema en castellano (fue presentado como adelanto además), es un tema rabioso, cabreado… en la voz, la letra y lo instrumental. Todo va unido para contar cómo el terremoto pilló a Lisboa por sorpresa y la gente se sintió totalmente abandonada a su suerte por Dios padre nuestro señor amén y expresa el sentimiento de rabia y desconsuelo de las personas ante la catástrofe. El hecho de que haya versión en nuestro idioma es, primero, por homenaje a sus fans de habla hispana y, segundo, porque en aquella época era bastante normal que la gente hablase español y portugués en la propia Lisboa, así que decidieron plasmarlo así, con este tema. Todo bien hilado…

Abanão, con uno de los riffs más gruesos del disco y una nueva dosis de furia descontrolada, seguida de la épica a la par que dramática Evento, nos deja con el tema que más me ha sorprendido de este trabajo, 1 de Novembro, donde Ribeiro tira de un registro totalmente nuevo en él, muy desesperado y desgarrado, en un tema contundente y repleto de hipnóticas melodías, dignas de sus primeras obras pero con el plus que le dan veinte años de crecimiento y experiencia como banda. Por su parte, Ruínas va por un ritmo más lento, aunque bastante grueso, también con cierto aroma a los primeros trabajos de la banda y Todos Os Santos, el primer adelanto y uno de los temas que más he escuchado en las últimas semanas, tiene un poco de todo lo que contiene este 1755. Para el final del disco tenemos Lanterna dos Afogados, un cover del tema de Paralamas do Sucesso, un grupo brasileño de Pop, reconvertido al sello personal de Moonspell. Y, si quieres más, te queda la spanish version de Desastre, que agradezco el detalle, pero me mola más en portugués.

Y hasta aquí mi repaso a lo nuevo de Moonspell, una banda que, en su duodécimo disco, se encuentra en un estado de forma cojonudo y con la confianza suficiente de lanzarse a publicar un disco como este. Es arriesgado, no creo que sea un disco con el que vayan a ganar muchos fans pero creo que hará que los que ya lo somos disfrutemos bastante. Aquí nos encontramos a unos Moonspell desatados y apasionados, contando una historia que llevan muy dentro y haciéndolo como mejor saben. Se nota que hay curro y ambición detrás de esta obra, también es cierto que son señas de identidad de la propia banda, pero uno de los puntos fuertes de 1755 es que se aprecia más que nunca. No sé si estará entre sus mejores discos, eso será el tiempo el que lo dirá y ninguno de nosotros podrá llevarle la contraria, pues generalmente es el principal encargado de poner cada disco, cada canción y cada banda en su sitio, pero creo que Moonspell han creado una obra realmente potente, elaborada y muy honesta que se puede acabar situando entre mis favoritas de una banda que, en poco tiempo, se ha convertido en una de las bandas de cabecera del que aquí os escribe.

Formación:

Fernando Ribeiro – Voz,

Ricardo Amorim – Guitarra.

Pedro Paixão – Guitarra.

Aires Pereira – Bajo.

Mike Gaspar – Batería.

Tracklist:

1 – En Nome Do Medo.

2 – 1755

3 – In Tremor Dei

4 – Desastre

5 – Abanão

6 – Evento

7 – 1 de Novembro

8 – Ruínas

9 – Todos Os Santos

10 – Lanterna Dos Afogados

11 – Desastre (spanish version, bonus track)

 

Deja un comentario