“Demostrando que siguen siendo los mejores”

Crónica escrita por: Mike Young

Tan solo hace un año y tres meses que los americanos pasaron por Barcelona llenando el Palau Sant Jordi, pero se han atrevido y han vuelto a pasar por la capital catalana en su segunda parte de la gira europea presentando su último disco: “Hardwired… to self-destruct”. Esta vez han vuelto al estadio olímpico, donde ya tocaron en el monsters of rock en los 90.

Aunque el día era frío y con mucho viento, no hizo que el respetable llenase hasta la bandera el estadio, con 52.000 personas allí presentes, donde pudimos disfrutar de todo un espectáculo de pirotecnia, luces y láseres.

Tras la actuación de Ghost y algo impuntual, empezó a sonar la y mítica sintonía de bienvenida de Ennio Morricone para dar paso al primer tema de la noche: “Hardwired”. Salieron a comerse el escenario y a darlo todo (se nota que es el inicio de la gira y aún están frescos) y rauda y velozmente, sin dejar respirar al público, se pusieron con: “The Memory Remains”. El público no dejó de hacer los coros y como viene siendo habitual, la banda estadounidense, se quedaron embobados mirando al público como los estaba arropando desde el principio.

“Ride the Lightning” aún subió más el hype con un grandísimo solo de Kirk que a más de uno dejó con la boca abierta. Venían a presentar su nuevo disco, pero como siempre, la gran mayoría del setlist estaba repleto de grandes clásicos (aunque faltaban muchos). Sorprendieron con el tema: “The Things that should not be”, que nadie se lo esperaba, pero hicieron rememorar sus mejores días.

Personalmente, uno de los momentos más emotivos del concierto, fue con “Unforgiven”. El público se entregó con todo al son de la acústica de Hetfield y con un fondo en blanco y negro. Tras una canción a medio gas, tocaba darle caña con “Here Comes Revenge” y “Moth into Flames” de su último trabajo, donde pudimos disfrutar de un gran espectáculo de fuego que soltó más de un Oh! entre el público. No solo le estaban metiendo caña, sino que ahora venían duro con “Sad but True” y “Fade to Black”.

Igual que hicieron en su anterior visita, Rob y Kirk se pusieron en mitad de la pasarela a tocar “El muerto vivo” para hacerle un homenaje a Peret. He de decir que esta versión me gustó más a diferencia de la anterior, digamos que estaba más “trabajada”. Para cambiar un poco el rumbo del concierto, vino “Frantic” para hacernos recordar que «St. Anger» sigue ahí (vamos, no es tan malo, a mi me gusta).

Aún quedaba mucho concierto por delante donde nos iban a sorprender de una grata manera: haciendo un homenaje a Cliff Burton mientras Rob tocaba un gran solo de bajo frente a un estadio que no le quitaba ojo y recordando al tan querido bajista que nos dejó. Después llegó “One” donde el espectáculo pirotécnico no defraudó a nadie e hizo sentir la potencia con la que la banda seguía en mitad de aquella fría noche. A partir de aquí, todo fueron sus mejores éxitos: “Master Of Puppets”, “For Whom the Bell Tolls”, “Creeping Death” y “Seek and Destroy”. Con Seek, mucha gente ya iba desfilando hacia casa, cuando aún quedaba un vis y aún más sorpresas.

Una de las cosas que no me esperaba, es que casi en todo momento se estuviesen proyectando en las inmensas pantallas del escenario, imágenes de la banda, lo que facilitaba muchísimo la vista a la gente que estaba al final del estadio y arriba del todo en las gradas. Tras una pequeña espera, Metallica volvió a saltar al escenario con “Lords of Summer” donde proyectaron la bandera de Barcelona en la pantalla (en Madrid lo hicieron con la de España, cuestiones políticas imagino). Y ya para ir cerrando, un mini solo de Kirk para dar la entrada a “Nothing Else Matters” para acabar por todo lo alto con “Enter Sandman”.

La verdad es que ha sido uno de los mejores conciertos que he visto de los americanos (dentro de mi corta edad, ya que he nacido a mitad de los 90), donde se les veía bastante cómodos sobre el escenario y arropados por el público barcelonés. Sin duda, están en muy buena forma y han conseguido ofrecer un tremendo show sin desinflarse en ningún momento. Ojalá volver a verlos pronto. Saludos!!!

Deja un comentario