El 2018 ha sido un año repleto de metal, muchas bandas nuevas nos han presentado sus propuestas pero también las veteranas han seguido haciendo su trabajo. Esperemos que el 2019 se presente con igual o mayor calidad que ese 2018 que ya hemos dejado atrás.

Escrito por Sikanda

NACIONAL

Ankhara: Sinergia. Lo elijo porque después de años y años de parón en cuanto a lanzamientos nos han ofrecido su cuarto disco de estudio. Y era muy esperado. Se nota la calidad, la madurez, el buen hacer que nos cautivó hace 20 años y que sigue estando ahí.

Saratoga: Aeternum. Otra banda consolidada que sigue dando caña en cada disco y en cada concierto. No pierden nunca la energía, las letras llenas de mensajes, los riffs afilados de guitarra… heavy metal nacional del bueno.

Medina Azahara: Las trece Rosas. No puede faltar este clásico del rock español. Su trayectoria, casi ya 40 años, es impresionante, sus directos llenos de magia y sus discos siguen destilando esa esencia mezcla de rock y ritmos árabes y andalusís que tanto nos gustan.

Sober: Sinfonía de Paradysso. Por darle otra vuelta de tuerca a un disco que ya era una obra de arte. Melodías más maravillosas aún gracias a la orquesta que les acompaña.

INTERNACIONAL

Judas Priest. Firepower. Lo meto en la lista por ser de los Judas. Otros que siguen capeando temporales y continúan en la brecha. Cierto es que puede que sus discos ya no sean tan míticos o espectaculares, pero siempre tienen algo que te engancha.

Primal Fear: Apocalypse. Su disco me gustó mucho. Tiene ya un estilo propio en el que por supuesto son maestros. Quizás no tengan el relumbrón de otras bandas, pero clase, trabajo y calidad no les faltan.

Muse: Simulation Theory. Su disco es controvertido, extraño, diferente, electrónico, espacial… o lo amas o lo odias…yo prefiero quedarme con lo primero y disfrutar de esta super banda.

Dynazty: Firesign. Los incluyo porque les he descubierto con este disco y me parece que son un grupazo. Buena producción, buen sonido y unos ritmos que se te quedan en la cabeza desde la primera escucha.

Deja un comentario