“35 años junto al Rey de las Bestias”

Por Pöru

Hoy traigo un especial, y es que hoy se cumplen 35 años desde el lanzamiento de The Number Of The Beast. ¿Qué se puede decir de esta obra maestra que no se haya dicho ya?, The Number Of The Beast es uno de esos discos que todo buen heavy debe tener en su colección, y no es para menos, pues con este trabajo Iron Maiden llamó al número correcto para ascender definitivamente y consagrarse como uno de los líderes de la NWOBHM y una de las formaciones con más éxito.

El trabajo de los británicos se lanzó hace 35 años, el 22 de marzo de 1982, marcando así un antes y un después en la historia de Iron Maiden, el Heavy Metal y de Bruce Dickinson, que lanzaba su primer LP con la banda sustituyendo como vocalista a Paul Di’anno, que en ese punto era más un lastre que una ayuda y puso en riesgo más de una vez la continuidad de la banda.

Durante las cinco semanas de grabación del CD hubo algunos “problemas” ocurridos en el estudio, como luces que se encendían y se apagaban solas, grabaciones que desaparecían, equipos que se estropeaban sin ningún motivo, pero algo más “preocupante” fue un accidente que tuvo Martin Birch con su coche, cuya factura ascendió a 666 libras, pagando Martin 667…

Es considerado uno de los mejores discos de la historia del Metal, y es después de su lanzamiento y de la gira The Beast on the Road que “The Beast” pasa a ser un nombre alternativo para Iron Maiden, utilizándose en trabajos posteriores, como el recopilatorio The Best of the Beast o el directo Visions of the Beast.

Pero vayamos a lo que nos reúne hoy aquí, esta bestialidad de disco, os vengo a hablar de lo que me pareció y parece The Number Of The Beast. El disco empieza con la genial “Invaders”. Desde el segundo uno notamos que la nueva incorporación al micro ha sido una de las decisiones más acertadas de Steve Harris. Bruce nos hace olvidar rápidamente lo que fue Di’anno y dándonos a entender que su voz no es “una del montón”, haciéndonos una sensación de que él ha sido siempre la voz de Iron Maiden, y eso que es sólo la primera canción de su disco debut con la formación. Es una canción potente y rápida, una muy buena apertura de disco para llamar la atención e ir calentando los motores para lo que viene.

Sigue “Children of the Damned”, tema que pone los pelos de punta y desde el principio sabes que va a ser una gran canción, y no te equivocas, con un inicio melódico y tranquilo con un cambio propio de La Doncella, el bajo de Steve cabalga al son con las guitarras de Smith y Murray, y la voz de Bruce cierra el corte dejando claro porque es el nuevo cantante. El tercer tema es una canción a la libertad, vemos que Adrian Smith, además de tocar la guitarra puede componer perfectamente, y eso lo notamos en un solo de guitarra muy melódico que hace destacar incluso a la batería de Clive Burr (quien dejaría la banda y entraría Nicko Mc Braian en su lugar). Dura aproximadamente 6 minutos, pero “The Prisioner” tiene ese toque que hace que el tiempo pase sin darte cuenta, siendo a la vez un temazo que acabas tarareando durante días.

22 Acacia Avenue” es una buenísima canción, pero está en un mal disco, pues está rodeada de temazos que la eclipsan, pudiendo haber llegado a ser otros de los himnos o de los temas más queridos de Iron Maiden, teniendo unos riff impresionantes, siendo potente y directa, es la continuación de la canción del primer disco: Charlotte The Harlot.

 “¡Ay de la tierra y de la mar!, porque descendió el Diablo a vosotras animado de gran furor, por cuanto sabe que le queda poco tiempo… El que tenga inteligencia que calcule el número de la bestia, porque es el número del hombre. Su número es el seiscientos sesenta y seis.” Palabras que marcaron muy profundo en las mentes de unos muchos. En el quinto puesto está la pista homónima del álbum, una de las canciones que marcaron la década de los 80’, con el famoso inicio de Woe To You Oh Earth and Sea comienza el himno “The Number Of The Beast”. Un clásico en toda regla y nunca ha fallado en un concierto desde entonces, y es que Maiden y Harris juegan a caballo ganador, y la partida siempre les sale perfecta, éste es uno de los ases de Steve se saca de la manga para dejarnos con ganas de más y más. Gracias a un sueño del bajista se ha creado esta obra maestra.

Invader, The Prisioner, The Number Of The Beast… Todos grandes temas para la posteridad, a estas alturas Iron Maiden parece que sólo podría ir hacia abajo, pero no es así, no conformes con darnos semejantes himnos nos regala otro temazo: «Run To The Hills«, el primer single del disco, otro tema imprescindible para los conciertos de La Doncella. Con un inicio de batería inconfundible y con una incorporación de guitarra simplemente sublime con una melodía prácticamente perfecta, y la garganta de Bruce dan un acabado a la canción que difícilmente se podría superar.

La banda tenía el tiempo muy justo, y tuvieron que elegir entre “Total Eclipse” y “Ganglad”, una sería la cara B del single Run To The Hills y la otra sería añadida en el CD. La escogida para el álbum fue la segunda, que, me atrevo a decir que es el punto más flojo del disco. Fue uno de los pocos temas compuestos por el batería Burr, que con ayuda de Adrian Smith crearon una canción que sirve de un buen intermedio entre Run to the Hills y el cierre del disco, y menudo cierre, nada más y nada menos que con la más que conocida “Hellowed Be Thy Name”. Otro tema que no puede faltar en una presentación de La Bestia, y es en este punto del disco donde solo puedes cerrar los ojos e intentar imaginar que pasaría por la mente de estos artistas para crear semejantes temazos en un solo trabajo.

Poco más hay que decir sobre esto, un trabajo sublime por parte de todos. Una entrada perfecta para Bruce Dickinson y una salida por todo lo alto para Burr. Ahora solo me queda decir una cosa: ¡UP THE IRONS!.

Tracklist

  1. Invaders
  2. Children of the Damned
  3. The Prisoner
  4. 22 Acacia Avenue
  5. The Number of the Beast
  6. Run to the Hills
  7. Gangland
  8. Hallowed Be thy Name

Formación

  • Bruce Dickinson. Vocalista
  • Dave Murray. Guitarra
  • Adrian Smith. Guitarra
  • Steve Harris. Bajo
  • Clive Burr. Batería

Escrito por Pöru

Deja una respuesta