EL AGUJERO DE MEL,  ¿CONSPIRACION MACABRA O GRAN CUENTO FANTASTICO?

Segunda y última parte

¨Pasaron un par de días antes de que volviera al hoyo a intentar resolver el misterio de cuan profundo era¨ le dijo Mel Waters a Art Bell en otra de las pausas necesarias que parecían servir a la incertidumbre y curiosidad que hace casi una hora tenia miles de oyentes pendientes de su relato. No pasó mucho tiempo para que esos miles inundaran el buzón de mensajes con sus llamadas queriendo saber la ubicación exacta del hoyo. Mel nuevamente se negó a dar información del mismo, tan solo quería seguir contando la razón del por que se arrepintió de volver a hoyo.

Mel tomó coraje y se dirigió a la ferretería, no tenía por que actuar de manera enigmática por que todos en el pueblo accedieron a ayudarlo. Esta vez el encargo aunque bienvenido fue insólito: varios metros de cuerda unidos unos a otros, creando una mega cuerda de 457 metros de largo!. Terminado el encargo, Mel y otros pueblerinos llevaron la cuerda al hoyo y al llegar a el, clavaron uno de los extremos a la tierra y en el otro extremo ataron un objeto al que arrojaron al hoyo. Grande fue la sorpresa cuando notaron que a pesar del inmenso metraje de la cuerda no llego a tocar fondo.

¿Cómo era eso posible? varios hombres tuvieron que levantar la cuerda y por si no era suficiente tal asombro que les provocó el hecho de no haber tocado el fondo, sacar la cuerda por completo del hoyo notaron que el objeto que ataron había desaparecido!. Como llegó a ocurrir eso no tenían la más mínima explicación para eso, los hombres comenzaron a inquietarse y a ponerse nerviosos a tal punto que muchos se fueron del lugar totalmente inmersos en miedo y desesperación. Pero no Mel y otros, la fuerza de voluntad por develar el misterio fue más grande y a uno de ellos se le ocurrió la rara idea de colocar a una de las ovejas del rebaño de Mel y atarla a la cuerda, a la que lentamente descendieron al otro.

Mel entonces le dijo a Art que siempre se arrepintió de haber hecho tal cosa…Al descender a la oveja con la cuerda sintieron un fortísimo tirón, como si algo jalara la cuerda hacia abajo y al mismo tiempo una vibración comenzó a correr sobre la cuerda a tal punto que sus manos temblaron y un escalofrío les corrió por la columna vertebral. Los hombres y Mel estaban asustados pero siguieron tirando de la cuerda durante varios minutos fatídicos, no querían lastimar al animal. ENTONCES COMENZÓ EL HORROR.

Cuando finalmente sacaron a la oveja, lo que antes era un bello animal tupido en lana se convirtió en un trozo de carne deforme y cubierto de sangre. Mel con voz temblorosa y casi al borde de la desesperación le dijo a Art que parecía que a la oveja le habían quitado las entrañas y que su piel había sido invertida y que esa espantosa escena se vio acompañada de un horrible y asqueroso olor a sangre y grasa. Cuando recostaron al animal al suelo notaron que su estomago estaba hinchado y teniía una enorme cicatriz, Mel tomo un cuchillo y abrió el vientre donde estaba la cicatriz y vieron con absoluto horror que la oveja no estaba hinchada sino preñada!, de haberlo sabido jamás hubiese arriesgado al animal a sufrir tal destino. Mel sostuvo que la cosa que le quitaron del vientre no era un feto sino algo horrible y repugnante, prácticamente tenía un aspecto demoníaco e inenarrable. Mel y los hombres no sabían que hacer, estaban aterrorizados e impactados por lo sucedido, tanto así que cuando pudieron reaccionar y componerse, lanzaron a la oveja y esa aberración que le quitaron de adentro y se fueron del lugar. De esa forma se deshicieron de evidencia muy valiosa y que podía llegar a servir para resolver el macabro secreto tras el hoyo.

Mel afirmó que tras aquello tardó varios meses en volver a acercarse al hoyo, tenía el recuerdo de aquella espantosa y mórbida escena aun fresca en su memoria, pero algo le hizo volver, no entendía la razón, algo le decía de debía hacerlo.  Por lo que esta vez decidió redoblar la apuesta y empleo parte de su pensión para encargarle a una compañía pesquera un carretel de más de 24.385 metros y con la ayuda de algunos pocos habitantes que se animaron a volver, con una camioneta echaron la cuerda al hoyo con una peonza en la punta, pero el carretel quedo girando por varias horas y cuando termino ni siquiera había tocado fondo!.

La historia del hoyo comenzó a ser propagada por todo el país tras ello y eso se debe a que Mel habló abiertamente del tema en bares, restaurantes, paradas de camiones y demás. Ese fue su segundo gran error. Una noche tocaron a su puerta y al abrir había varios hombres trajeados y que se identificaron como agentes del gobierno, algo que arruinó su noche y no solo por las extensas preguntas que le hacían una y otra vez sino por la naturaleza bizarra de las mismas y la que más lo perturbó fue que si había escuchado voces salir del hoyo, si había tenido sueños sobre él o si había visto salir extrañas criaturas de su interior.

Acá Mel hizo una pausa en su relato y le dijo a Art el tremendo estrés que le provocaron estos supuestos agentes gubernamentales y que lejos de tranquilizarlo hicieron que el se mortificara cada vez más, a tal punto que pasó días y hasta semanas enteras sin poder dormir, al mismo tiempo que las llamadas y mensajes de los oyentes no paraban de llegar. Estaban fascinados y aterrados por las historia, y más por el tono de voz que Mel usaba a la hora de hablar. También contó que ese misma noche estos agentes le ofrecieron una suma considerable por su propiedad, aunque el no se opuso les dijo que necesitaba pensarlo; había invertido los ahorros de su vida en comprar la propiedad y no quería ser estafado. El sabía muy bien que el gobierno nunca ofrece una suma mayor al precio real de una propiedad y siempre comprar a bajo costo y les dijo que no estaba dispuesto a que abusen de él de esa manera, la propiedad era todo lo que tenía. Los agentes no se tomaron bien este manifiesto y obligaron a Mel a abandonar la propiedad por la fuerza.

El contó que nadie del pueblo supo lo que en realidad pasó con el, algunos decían que hasta lo obligaron a abandonar el Estado y hasta debió exiliarse en Australia. ¿Que fue lo que ocurrió realmente contigo después de eso, Mel?, preguntó Art con curiosidad y ahí fue cuando la llamada terminó. El tono de que habían colgado el teléfono fue un sonido que llenó el ambiente y la edición del programa de una sensación de vacío y suspenso tan denso que podía cortarse con un bisturí. Aquella edición del programa ¨costa a costa¨ fue sin dudas legendaria, aunque pasaron varios días los oyentes seguían llamando al programa para ver si Art podía contactarse nuevamente con Mel y lo único que obtenían era una negativa: el mismísimo Art aseguro que tras aquella noche tampoco había podido dormir después, no paraba de pensar en la increíble historia que Mel le había contado.

Recordemos que para fines de los 90’, Internet todavía estaba en pañales y tampoco existía el Google maps sino un servidor llamado Terraserver. Varios oyentes del programa se comunicaron con Art contando que, fascinados por la historia, buscaron ellos mismos en ese servidor la propiedad de Mel y cuando parecieron encontrarla la imagen estaba censurada, un enorme cuadro blanco cubre una gran área del mapa. ¿Es ese el lugar donde estaba el tan macabro hoyo?, nadie lo sabe aun. Y dicho misterio aumentó cuando otros oyentes aseguraron haber ido a las mediaciones de la propiedad y dicen haber encontrado una gran valla y carteles que dicen ¨prohibido el paso¨ y hasta un equipo de un canal de TV viajó hasta allí pero aseguran haber sido echados del lugar por fuerzas militares que vigilan el lugar.

Y lo mas extraño aun, muchos de los oyentes buscaron en los registros de los habitantes del pueblo y no encontraron jamás el nombre de Mel Waters. Y los mismos habitantes dicen que ahí nunca conocieron a alguien con ese nombre…Gracias por leer y hasta la próxima crónica Darchezca!.

Escrito por christian darchez

 

Deja un comentario