«Death metal de la vieja escuela con un sonido impecable, oscuridad, y mucha adrenalina.»

Crítica escrita por Ayne

Death Metal – Australia

Depravity es una banda de death metal procedente de Perth, al oeste de Australia. Nos traen su álbum debut, “Ephil Upheaval” tras su pasado EP titulado “Reign of Depraved” publicado en el 2016.

En este nuevo trabajo compuesto por 9 canciones, verá la luz el 30 de abril del presente año, y disfrutaremos del mejor death metal de la vieja escuela con un sonido impecable, oscuridad, y mucha adrenalina.

“Manic Oslaught” es el tema que abrirá el disco y que entrará violentamente por tus tímpanos. Con un sonido brutal de guitarras y un gran arsenal de voces endemoniadas; en conjunción de unos riffs que te harán ir precalentando el cuello para tus headbangings que sin duda durarán hasta el final de la última canción, sin respiro alguno. Ve preparando un collarín porque vas a agitar la cabeza como si estuvieras poseído por Belcebú.

El alto nivel técnico, ritmo y la energía de esta banda derriba a cualquiera que se cruce en su camino, porque con “Insanity Reality” la destrucción es inminente. Los solos de guitarra te enloquecerán y la imparable voz de Jamie Kay caerá sobre tu piel en forma de fuego abrasivo, sintiendo cómo te arde, te consume y tus cenizas se funden con ella; y sigues queriendo más. Sin descanso para recomponerte, entra “Repugnant”; donde el bajo y la batería suenan como una artillería pesada, y junto con las guitarras y la voz del inframundo te van demoliendo.

En la canción que le sigue “Despondency” destaca el solo de guitarra hacia el final, y tiene todo lo necesario para hacer vibrar tu alma; seguida de la potente “The Great Divide”, cuya intro es apocalíptica en mayúsculas, te absorberá hasta un universo paralelo oscuro, donde sólo la música podrá salvarte en medio de un huracán de ritmos, sentimientos, y fuerzas desconocidas; tiene todos los elementos para un ritual de invocación a las almas más tenebrosas del más allá. “Victimizer” contiene una vorágine de riffs de guitarra de los más rápidos del álbum hasta el momento, donde empieza a crearse una bola de energía que continúa con fuerza violenta hasta el siguiente tema “Tormented”; que comienza pausada y más lenta de lo que nos tenían acostumbrados, hasta que cambia radicalmente y empieza a animarse, a volver a coger ritmos frenéticos y a envolverle esa atmósfera de oscuridad.

Llegamos al tramo final con “Vile Defloration” y la canción que da nombre al título del álbum “Evil Upheaval”, la cual es una sucesión de ritmos malvados y brutales impulsados por solos de guitarra que, tal como el nombre indica, te lleva hacia la agitación, la convulsión y el mal. Sobretodo porque ya a estas alturas, mi cuello suena como unas maracas.

Esta banda australiana tiene un futuro muy próspero como sigan en esta línea. Un álbum que  probablemente, les encantará a todos los fans de Morbid Angel, Cannibal corpse, Suffocation, Immolation… entre los que me incluyo.

En lo personal, el 30 de abril coincidiendo con un día después de mi cumpleaños, me autoregalaré este pedazo de disco.

 

Tracklist:

1 – Manic Onslaught
2 – Insanity Reality
3 – Repugnant
4 – Despondency
5 – The Great Divide
6 – Victimizer
7 – Tormented
8 – Evil Upheaval
9 – Vile Defloration
Formación de la banda:
Jamie Kay-Voz
Jarrod Curley-Guitarra
Lynton Cessford-Guitarra
Louis Rando-Batería
Ainsley Watkins-Bajo

 

Deja un comentario