“El día que los Dioses decidieron bajar a Barcelona”

Escrita por Pol Metalhead.

Una vez que habíamos descansado y lamentándonos de no poder haber estado en el concierto de Avantasia la noche anterior, nos dispusimos a ir al recinto de Can Zam para poder ver ya desde primera hora los conciertos de este día que comenzaba muy fuerte con la banda de Ronnie Romero (Rainbow) Lords of Black abriendo el cartel.

Sobre las 12:40 estaba programada la actuación de la banda española con más proyección internacional en la actualidad, Lords of Black. La introducción que abre su última obra daba paso a “Merciless” , con un sonido que ya desde primera hora sonaba impresionante, sin descanso ninguno la banda nos presentaba “Nothing Left to Fear” y “Everything You’re Not” con un Ronnie Romero esplendido y que después de estos tres temas agradeció al público la asistencia a una hora tan temprana. Por cierto, Ronnie me dejo alucinado con su cambio, ¡¡Se nota que ha ido y mucho al gimnasio!! Seguiamos con el que es para mi mejor tema de “II”, su última obra, “New World’s Comin’ ”. La banda venía presentando nuevo bajista, el exSkizoo Dani Criado. No sé que les pasara a la banda con los bajistas, ¡Pero este es el tercero en dos o tres años! La sensación del nuevo bajista es muy buena y se nota que se ha integrado al 100%. Seguíamos con dos temas de su álbum homónimo como son “Forgive or Forget” y su himno “Lords of Black”. Esto se iba acabando y lo hacía con el último single de la banda, “Shadows of War” y con una versión de cómo dijo Ronnie su cantante preferido y que realmente clava en directo, Ronnie James Dio y la canción “Neon Knights” de Black Sabbath, y con esto dio por finalizada una actuación para el recuerdo y que hizo que mucha gente madrugara solo por ellos y lo que venía a continuación y que fue recibido por muchas críticas por ponerlo a la hora que lo pusieron, Dirkschneider y su concierto integro de temas de Accept.

Muchísimas ganas había de ver a Dirkschneider y su set íntegro de temas de Accept que, según él mismo comenta, esta sería la última gira que tocaría canciones de su ex banda, la verdad que era para un año y por el enorme éxito que ha tenido la gira se ha alargado uno más. Lo que está claro que muy posiblemente está será la última vez que veamos al gran Udo tocar estos temas en directo y, pese a la temprana hora (la 13:30 de la tarde), el “Stage Fest” ya estaba hasta los topes.

Dirkschneider tenía muy claro que tenía que salir a matar desde un principio dada la hora que tocaba y la gente que había congregado, por lo que lo hizo con “Starlight”, “Living for Tonite” y “London Leatherboys” y esto fue sin descanso, con este principio ya tenía a todo el Rock Fest bajo sus pies, esto seguía con la banda dándolo todo con “Breaker” que empalmaba con “Retless and Wild” y “Son of a Bitch”. Hay que destacar el increíble trabajo en la banda de su base rítmica, Fitty Wienhold al bajo y su hijo Sven Dirkschneider a la batería y los dos guitarras, Andrey Smirnov y Bill Hudson, que le dan una personalidad exquisita al grupo en directo. Llegaba uno de esos momentos por los cuales me hice fan de la banda germana hace ya unos 30 años, era el momento de “Princess of the Dawn” que cada vez que la escucho en directo se me pone la carne de gallina ¿Hay algún riff más heavy que el de este tema? Yo, creo que no. Seguíamos con el disco “Retless and Wild” con el tema que lo abre y todo un himno del Heavy Metal mundial, ¡¡¡“Fast a Shark” cayó como un relámpago en la ciudad condal!!! Llegaba el momento de tocar tres canciones consecutivas del para mi mejor disco de Accept, “Metal Heart”, y fueron “Midnight Mover”, “Metal Heart” y “Screaming for a Lovebite”, esto se caía y para que un pastel salga perfecto faltaba la guinda y esa fue “Balls to the Wall” que nos hizo mover a todos la cabeza como posesos. Da igual a la hora que toque, qué repertorio lleve o qué banda, Udo Dirkschneider es historia viva del Heavy Metal y en cada concierto o disco lo demuestra, y ¡¡¡Rezo a los Dioses del Metal que este encima de los escenarios por lo menos 10 años más!!!

Era el momento de ir a comer y descansar, que con todo lo que venía, que no era poco, no quería que nos pasara lo de la noche anterior.

Sobre las 16:30 una vez descansado y repuesto fuerza nos apresuramos al escenario “Stage Rock” para ver la descarga de Gotthard. Tenía muchísimas ganas de ver a los suizos en directo, ya que es una banda que me gustan desde siempre y por lo que se pudo apreciar es una banda que tira y mucho a la gente, ¡¡Aquello estaba a reventar!!! Un telón de su nuevo disco, Silver, daba la bienvenida a la banda que arrancaron con dos temas de este trabajo “Silver” y “Electrified” y llego el momento de un clásico, la versión que hacen del “Hush” de Joe South que curiosamente también tocó Deep Purple horas más tarde. Seguíamos con dos medios tiempos, el primero de su nuevo disco “Stay With Me” y el segundo del álbum “Bang” , “Feel What I Feel”, seguíamos con “Bang” y con el tema bastante más cañero “What You Get”. A continuación era el momento de la nostalgia y el recuerdo al gran Steve Lee con la impresionante balada “Heaven”, que fue tocada por la banda a la vez que unas imágenes en video proyectaban parte de la vida del gran Steve y a la vez el tema estaba interpretado junto a la voz del fallecido cantante. Leo Leoni empezó a tocar y al ver al público como cantaba el tema y la voz e imágenes de su amigo tuvo que soltar la guitarra totalmente emocionado e irse para atrás, yo lo vi todo y os puedo asegurar que lloraba como un niño, fue un momento totalmente emotivo. Como decía la canción de Queen, el show debe continuar y lo hizo a lo grande con tres temazos de la mejor época de la banda que nos hizo saltar, brincar, cantar e emocionarnos , las canciones fueron “Top of the World”, el himno “Lift U Up” y cerraron con “Anytime Anywhere”, un concierto que se me paso volando de lo mucho que disfruté con ellos, probablemente la banda revelación sin lugar a dudas del Rock Fest 2017. Después de la cancelación de la gira por España y lo que había leído de sus conciertos en Bilbao esperaba bien poco y salieron por la puerta grande, ¡¡¡Bravo Gotthard!!!

Una vez acabado el concierto de Gotthard nos dirigimos al escenario “Rock Tent” para la descarga de los escoceses Gloryhammer y tengo que decir que fue la banda que menos me gustó de todo el festival, sobre todo por el malísimo sonido que tuvieron, ¡¡sonaba a lata totalmente!! Cuando llegamos el concierto estaba ya comenzado y nos perdimos unas tres canciones y entramos con “Magic Dragon”. La banda, como ya es conocido, vestían atuendos entre extraterrestres y medievales, no sabría bien como situarlo. Cuando acabó el tema “Goblin King of the Darkstorm Galaxy” se pusieron el bajista y un roadie de la banda a hacer el tonto con unas cervezas para ver quien bebía más y acabó en un final digamos un poco lamentable. El concierto seguía con “The Holywood Hostman” y el sonido cada vez era peor, aunque todo hay que decirlo eso parecía que a sus fans no les importaba y cantaban las canciones como si fueran las últimas, acabando con “Angus Mcfife”, “Universe on Fire” y “The Unicorn Invasion of Dundee” un concierto para olvidar y que espero poder verlos en mejores condiciones en otra sala o lugar.

Después de la descarga de Gloryhammer nos dispusimos ir a cenar y coger fuerzas porque lo que venía a continuación era de otro mundo y teníamos que estar bien dispuestos porque ocasiones como estas lo requieren y posiblemente no me vería en otra igual en mi vida, primero Deep Purple haciendo gira de despedida, un poco de descanso y el gran Alice Cooper saldría al escenario y para acabar unos Saxon impresionantes.

Sobre las 21:05, hora programada del concierto, empezaba el que posiblemente sea el último concierto de Deep Purple por tierras catalanas, una banda que es historia viva de la música y que tanto ha dado por el rock y el metal en general. Una introducción nos metía de lleno en “Time for Bedlam”, la canción que abre su nuevo disco “Infinite”. Primero salió Ian Gillan haciendo la voz en off y poco a poco fueron saliendo el resto de la banda. Seguidamente empalmaron con dos clásicos que hacían mucho tiempo que no tocaban “Fireball” y “Bloodsucker” pero fue realmente con “Strange Kind Of Woman” cuando la gente vibró de verdad, un temazo de la casa Purple en toda regla. Continuaron con tres temas de sus dos últimas obras “Johny’s Band” y “The Surprising”, de “Infinite”, y “Uncommon Man” de “Now What?”. Un solo de teclados enorme (tanto en tiempo como en maestría), daba paso a otro gran clásico como “Lazy”, era con estas canciones en las que público mejor se lo pasaba. Seguíamos con el para mí mejor tema de su útimo disco, “Birds of Prey”, con un inmenso Steve Morse, esta canción es un regalo para los oídos, tanto en ejecución como en composición. Si realmente, como parece, este será el último disco de los británicos, nos han dejado una joya para la posteridad.

El concierto seguía con otro tema de “Now What?”, “Hell To Pay” ,un tema muy fiestero que hizo animar al publico antes del solo de teclados de Don Airey de más de 10 minutos, y esto hizo que mucha gente se aburriera, entre otras cosas toco el himno de Cataluña que fue fuertemente aplaudido. Poco a poco se iba acabando el solo de teclados para empalmar con uno de los mejores temas de la banda, “Perfect Strangers” que hizo las delicias de todos sus fans. A partir de aquí todo clásicos que hicieron caldear y mucho el ambiente, comenzamos con “Space Truckin’“ para continuar con una de las canciones más famosas de la historia de la música, la que todo el mundo aprende por primera vez cuando aprendes a tocar la guitarra, estoy hablando claro está de “Smoke On the Water”, el publico estalló de felicidad ante tal temazo y con esto la banda se retiró antes de los bises.

El primer bis fue parte de su primera obra a finales de los 60, una versión de Joe South que es ya parte de Deep Puple y por lo tanto de nuestra historia llamada “Hush”, que todo el mundo se la sabe de pe a pa. Esto desgraciadamente se acababa y lo hacía con “Black Night”, con todas las primeras filas saltando al unísono y coreando su estribillo. Esto se acabó y espero que no sea la última vez que los vea, cumplieron como maestros que son y aunque Ian Gillan no está como antes, lo hizo muy bien. Si es verdad que hace años que no puede cantar “Child in Time” o “Highway Star” pero hay que respetar a un hombre que lo ha dado todo y que ya tiene 72 años, algún día podré decir “Yo estuve en la última gira de unos genios de la música, padres de Hard-rock y maestros del Heavy Metal, Deep Purple”.

Fue el momento de tomar unas cervezas e ir pillando sitio para Alice Cooper, mientras tanto el gran Rosendo Mercado descargaba sus canciones en el escenario “Stage Fest” y los pudimos ver por las pantallas mientras se hacia la hora.

A las 12 de la noche puntualmente, salió la banda de Alice Cooper uno por uno, se situaron en una plataforma y empezaron a entonar el metálico “Brutal Planet” hasta que unos fuegos en la parte superior del escenario dieron paso al maestro Alice Cooper, una forma de salir que solo lo hacen los grandes de la música. “No More Mr. Nice Guy” nos hizo cantar a todos y le siguieron “Under My Wheels” y “Lost In America” esta última con una gran bandera norteamericana de fondo. Seguíamos con “Pain”, canción setentera y comercial a más no poder pero que la banda que lleva el gran Alice la hace hard-rockera al máximo. Alice se sabe acompañar por unos grandes músicos, que dan la cara por él en todo el concierto, como son Tommy Henriksen, Ryan Roxy y Nita Strauss a las guitarras, Chuck Garric al Bajo, Glen Sobel a la batería. Y la que hace que bastante parte del concierto estés pendiente solo de ella es Nita Strauss, que aparte de ser guapísima y tocar muy bien la guitarra no para de correr de un lado para otro y animar al público una y otra vez, normal que Alice se fijara en ella para sustituir al gran Oriarthi. Dos clásicos marca de la casa venían a continuación, “Welcome to My Nightmare” y “Billion Dollar Babies” en la cual Alice sacó un florete de esgrima lleno de billetes y los iba lanzando al público. Ahora llegaba una de las sorpresas de la noche en el setlist, con un tema del “Constrictor” un disco que me encanta y que tenía muy olvidado este genio norteamericano, hablo de la canción “The World Needs Guts. Seguíamos con otra canción de sus últimos discos “Woman of Mass Distraction” y a partir de aquí empezó todo el espectáculo del Gran Alice Cooper. Lo primero un impresionante solo de guitarra de Nita Strauss que acabo con fuegos y empalmo con “Poison”, que tuvo a todo el público saltando y coreando el temal Le siguió “Halo of Flies”, el temazo del álbum “Killers” lleno de cambios de ritmo y con solos por parte de toda la banda acabando con el de batería.

Con “Feed My Frankestein” comenzaba el show de Alice en lo que a teatro y espectáculo se refiere, era imposible quitar la vista del escenario, si lo hacías algo te perdías seguro. A mitad de la canción salían unos verdugos y ataban a una gigantesca silla eléctrica a Alice y lo electrocutaban y lo convertían en un enorme Frankistein, algo digno de ver, seguíamos con el rock’n’roll de “Cold Ethy” canción correspondiente al álbum “Welcome To My Nightmare”, para volver con el “show Alice” con “Only Women Bleed” canción en la cual Alice sacó una muñeca y la paseó por el escenario. A mitad del tema salió una actriz interpretando a la muñeca que cobró vida y bailando mientras sujetaba unas cadenas, con ellas intento estrangular a Alice y este se zafó de ellas. Llegaba el momento de “Escape” en la que al final del tema los verdugos atrapaban a Alice y le ponían la camisa de fuerza. Luego llegaba “Ballad of Dwight Fry”, en ella mientras se interpretaba el tema aparecía una enfermera, digamos con pinta un poco de psicópata e intentaba apuñalar a Alice hasta que al final lo consigue, “Killer” llegaba a continuación con la famosa guillotina… ¡¡Y le cortaron la cabeza al cantante!!!! La cosa acabó con la cabeza de Alice Cooper en la mano los verdugos, que la iban enseñando al publico mientras la banda interpretaba “I Love the Dead” ¡¡¡Todo espectacular!!!

Después de todo el show seguíamos con la música, en este caso “I’m Eighteen” en la cual lucía un traje de leopardo bastante ‘curioso’ por así decirlo, le siguió “Elected” y con esto se acababa el concierto hasta los bises: Llegaba el momento de la traca final y como no podía ser de otra manera “School’s Out” con pompas de jabón gigantes, pelotas hinchables, serpentina… Y la gran sorpresa del show, ¡Joe Perry de Aerosmith salió a tocar el tema con la banda! Algo inenarrable, estábamos viviendo, a la mitad de la canción la empalmó con “The Wall” de Pink Floyd y quedaba soberbia. Llegaba el turno de papelitos, confeti, todo lo que tiene que tener un final de fiesta… y acabó a lo grande con una explosión. Sin lugar a dudas el concierto del Rock Fest 2017 y uno de los mejores que haya asistido jamás, puede que faltaran temas o cambiaría unos por otros, pero en un concierto de Alice Cooper lo de menos es el setlist. Es puro espectáculo, hay que verlo una vez en la vida por lo menos para saber lo que se vive porque no tengo palabras para ello, solo me queda decir una cosa: gracias Alice por todo .

Cuando creías que lo habías visto todo y que te podías ir para casa contento por lo que habías vivido y te vas alejando de los escenarios, escuchas una introducción que te empieza a sonar y una voz que grita “¡¡¡Crusader!!!” Te giras y ves un castillo medieval lleno de antorchas y Saxon saliendo a morir en el escenario. Después de esto evidentemente aunque las fuerzas ya no eran lo que eran decidí quedarme un rato más. Sin descanso y cambiando totalmente de decorado, con la portada de su nuevo trabajo, comenzó a sonar “Battering Ram” canción que da título a su última obra. Esto era puro Heavy Metal y Saxon sabía muy bien lo que había que ofrecer, trallazo tras trallazo “Motorcycle Man” y “Sacrifice” fueron las siguientes en caer, después de un día inolvidable y tocar detrás de monstruos de la talla de Deep Purple y Alice Cooper. Saxon sabían que esto era una prueba de fuego y como si fueran chavales de 20 años siguieron dándonos caña. Era el momento de “Power & the Glory”, esto se venía abajo, la pirotecnia llegaba de las manos de “20.000ft”, con unas llamaradas que salían del suelo a una velocidad impresionante al mismo tiempo que Byfford cantaba el estribillo y luego llegó el momento que siempre había deseado ver de la banda británica, trajeron su famoso águila al completo, con unas medidas realmente enormes y al mismo tiempo espectacular, era el momento de “The Eagle Has Landed”, con el famoso ave enciendo y apagando las luces una y otra vez según se terciara el momento, ¡¡¡Si no lo habéis visto nunca y tenéis la oportunidad ni lo dudéis!!! Desgraciadamente y con “Solid Ball of Rock” sonando de fondo tuve que abandonar el recinto, cuando vas con más gente y estáis que no podéis más te tienes que ir y mañana será otro día, que lo que venía el Domingo tampoco era moco de pavo, con Black Star Riders, Airbourne, Aerosmith….

Deja un comentario