«Homenaje al Origen de la Leyenda»

Por Hallvardr

Estados Unidos – Thrash/Grove Metal (Covers)

Habrá unos cuantos a los que Burn The Priest no os suene de mucho, aunque si les dais un pequeño repaso a su disco homónimo de 1999, y sobretodo a este Legion XX, os sonarán un poco a Lamb Of God, o al menos eso espero… Porque en efecto, son Lamb Of God.

Realmente es difícil no darse cuenta de ello o no conocer el pasado de estas bestias de Virginia, pues son, sin ningún atisbo de duda, uno de los referentes del metal a nivel mundial. Dicho lo cual, quiero pasar a poneros en situación a los que desconozcáis esta banda, y los que no, podéis saltaros el siguiente párrafo.

Burn The Priest fue un grupo que vivió en la segunda mitad de los noventa, nacidos de la idea de Chris Adler, John Campbell y Mark Morton (si bien este saldría al poco tiempo), de formar una banda de metal, a la cual posteriormente se unieron Randy Blythe y Abe Spear para sustituir a Morton. Tras la grabación de 3 demos, Morton volvió a la banda y el quinteto empezó a girar por pequeñas salas. En 1997 lanzaron su álbum homónimo (un discazo bestial, ya estáis tardando en escucharlo), y aunque Abe Spear abandonó la banda, fue rápidamente sustituido por Willie Adler, hermano de Chris, y tras la negativa recepción en gran cantidad de salas por su nombre al cual acusaban de malvado, perverso o incluso satánico, decidieron cambiarlo irónicamente a Lamb Of God, para forjar así el inicio de una de las mayores bandas de metal de la historia.

Lamb Of God tienen un historial muy grande, con un total de 9 discos (2 como Burn The Priest y 7 como Lamb of God), siendo muy evolutivos en cuanto a la linea del tiempo, comenzado con un thrash/death muy agresivo y rápido y terminando con ritmos muy pesados y marcados; el top del Groove Metal, alcanzando la gloria con su cuarto disco, Ashes Of The Wake, uno de esos discos que hay que tener si o si en la estantería, ya seas fan del púrpura y las lentejuelas o del Ultra Brutal Slam Gore Grindcore, Ashes Of The Wake es un disco OBLIGATORIO.

20 años después de su nacimiento, Burn The Priest deciden volver a la carga con un álbum de versiones, un homenaje a todos esos grupos que les sirvieron de inspiración para forjar su historia, donde vamos a encontrar mucho rock y punk, pero llevados al terreno de Lamb Of God, donde todo suena bestia y donde no hacer headbanging debería ser motivo de cárcel.

El disco abre con Inherit The Earth de The Acussed y Honey Bucket de Melvins. Se trata probablemente de los temas más fieles a sus originales, aunque tocado por Lamb Of God todo tiene un toque… especial, agresivo; si no te nos lo dijeran, pensaríamos que son temas nuevos y aunque no es así, no dejan de sonar frescos, inspirados y renovados. El tercer tema, Keronsene de Big Black, es probablemente uno de los temas más trabajados y evolutivos, y escuchando el original, nos parece incluso extraño que puedo haber servido de inspiración hace tantos años, pero la forma en la que esta tocado y versionado atestigua lo buenos que son estos tíos. Kerosene es un tema que contrasta mucho con Kill Yourself de S.O.D., pues es un tema (el original), con un carácter thrash/punk muy marcado, muy veloz, que sin duda alguna recuerda mucho al primer disco de Burn The Priest.

Los siguentes tres temas, I Against I de Bad Brains, Axis Rot de Sliang Laos y Jesus Built My Hotrod de Ministry, son los más punkarras del disco, pues las bases melódicas se vuelven más monótonas, resolviendo y repitiendo los mismos acordes, lo cual puede llegar a ser pesado, pero tod@s tranquil@s, que aquí están Willie y Mark para arreglarlo, otorgándoles virtuosismo a los riffs, y Randy para darles otro aire, más fiel al original, adaptándose al registro de la canción, no como en otros temas, donde es él quien adapta la canción a su voz, con el fin de darles más dinamismo, y se a eso le sumamos el cuerpo que suma un gran bajista como es John y la velocidad de Chris, hacen de estos temas algo rápido y dinámico, una vuelta de tuerca a algo que (sabiendo lo que tocan Lamb of God) podría hacerse un tanto aburrido.

One Voice de Agnostic Front es la octava canción y es puro Anthrax tocado por Lamb Of God, algo que solo puede ser maravilloso, mención especial a John por su presencia el comienzo del tema con el bajo junto con Chris, pues como bajista que soy, doy fe que lo que hace este hombre está muy infravalorado, por mucho que a todos los bajistas nos guste estar en la sombra, dejar que la fama se la lleven otros y contentarnos con la satisfacción del trabajo bien hecho…, también nos gustan los pequeños momentos de protagonismo.

Los dos últimos temas son Dine Alone de Quicksand y We Gotta Know de Cro-Mags, canción que también versionaron otros grandes del Groove Metal, Sepultura. Son los 2 temas más pesados, más Groove propiamente dicho, una demostración de la variedad de inspiraciones y lo evolutivo de las mismas, que a fin de cuentas sirvió para definir la tesitura donde Burn The Priest y posteriormente Lamb Of God se querían enmarcar, y sin duda lo hicieron con creces.

En cómputo global, se trata de un gran disco, muy lejos de lo que fueron Ashes of the Wake o Sacrament, pero claro, tratándose de un disco exclusivamente de versiones, no podemos esperar riffs de esos que nos dejan ojipláticos o blast beats para desnucarnos el cuello. Es más un disco hecho por y para Burn The Priest, un homenaje y agradecimiento a todas esas bandas de las cuales sacaron muy diversas ideas y que les llevaron a la cumbre del metal, lugar al que muy pocas bandas llegan, y del cual Lamb Of God no se van a bajar en muchos años.

Set List:

1. Inherit The Earth (The Accused)
2. Honey Bucket (Melvins)
3. Kerosene (Big Black)
4. Kill Yourself (S.O.D.)
5. I Against I (Bad Brains)
6. Axis Rot (Laos)
7. Jesus Built My Hotrod (Ministry)
8. One Voice (Agnostic Front)
9. Dine Alone (Quicksand)
10. We Gotta Know (Cro-Mags)

 

Burn The Pries (Lamb Of God)

Randy Blythe
Mark Morton
John Campbell
Chris Adler
Willie Adler

 

 

Deja un comentario