«El exceso de alcohol puede causar discos como éste.»

Crítica escrita por christian darchez

 

¨Un hombre debe conocer sus limitaciones¨ solía decir el policía mano dura y facho Harry el sucio. Bueno, pues esta frase se puede aplicar tranquilamente a los alemanes Booze Control, formados en 2009 y que en 2011 debutaron con el auto financiado Don’t Touch While Running, seguido de este sugerente titulado Heavy metal en 2013, la firma con el sello Inferno Records ameritó la reedición de este disco. Ahora paso a explicar porque creo que tambalea este trabajo: en primer lugar cometieron el mismo error que mis compatriotas argentinos Asspera, los americanos Austrian Death Machine y los italianos Nanowar, pretenden ser tomados en joda tocando Heavy Metal!, demostrando una vez más que el Metal y la comedia no van de la mano, (dejo fuera de esta apreciación a los brasileños Massacration y los alemanes Dream Evil para ser justo).

Booze Control no es para nada una mala banda, conocen cada cliché del estilo: guitarras gemelas con riffs y solos melódicos, bases repiqueteantes y vertiginosas y una voz aguda muy competente, con influencias de Stormwitch, Megadeth, Judas Priest, algún deje de Speed Metal a lo Agent Steel pero obviamente sin llegar al nivel de las citadas bandas. Canciones como el comienzo de la potente Night of the Drinking Dead con dejos a Megadeth actual, la velocidad y los cambios de ritmo de Strike the Earth, el ritmo desafiante de Outlaw y Atlantis por ende las mas gancheras del álbum, la velocidad trepidante a lo Agent Steel en la breve Hellspawn y el final con la ridícula Swim With the Shark, una rara Power ballad. En lo compositivo no hay nada que objetarles, claro está, el problema es que la banda se tomó la propuesta demasiado en serio y así la intención de hacer reír se pierde en la nebulosa de Andrómeda, sumado a que las canciones no salen de la medianía (hasta me resultaron aburridas) y jamás se puede apreciar el verdadero rostro del grupo, copian descaradamente a sus ídolos quedando ocultos en las sombras imitativas de los espejos.

Quienes gusten de las bandas citadas tal vez lo disfruten más, o directamente quieran escuchar a los originales, es una buena excusa para reivindicarlos. 

Booze control: 

David Kuri. Voz y guitarra

Jendrik Seiler. Guitarra

Steffen Kurth. Bajo

Lauritz Jilge. Batería 

Tracklist:

01 – Night Of The Drinking Dead

02 – Thunder Child

03 – Strike The Earth

04 – Outlaw

05 – Powertrain

06 – Gruesome Twosome

07 – Hellspawn

08 – Atlantis

09 – We Are The Booze

10 – Swim With The Shark

Deja un comentario