Fantástica velada de música hard rock de los 80 con la mítica banda.

Por Rockberto

Me les perdí en la última ocasión que vinieron con Joey Tafolla a las seis cuerdas, pero está vez no tenía intención de hacerlo ya que, además, venía con él Jimmy Waldo para interpretar un repertorio plagado de temas de Alcatrazz, de hecho, venían bajo ese nombre, aunque sólo estuviesen en él el 40 por ciento de los miembros de la formación.
El line up lo completaban Beth Amy Heavenstone al bajo, Mark Benquechea a la batería y Joe Stump a la guitarra.
La primera sorpresa de la noche fue que saltó al escenario Mr. Bonnet disculpándose porque tenía que hacer el concierto sentado en un taburete ya que le operan en un par de meses, creo recordar que dijo de la espalda.
¡No problem! Mientras cante bien, todo correcto.
Antes de nada, he de decir que llegue un poco tarde, pero me debería haber dado tiempo de ver a la banda telonera Evyltyde, pero, para mí sorpresa, cuando entré en la sala ya estaban montando los componentes de Alcatrazz. Lo siento porque no me gusta pasar por alto a nadie. 
El concierto fue toda una celebración del primer álbum de la banda «No parole for rock and roll» y un repaso de la historia de Bonnet en otras bandas.
El repertorio fue un muestrario de grandes temas, empezando por un comienzo alucinante con «Too young to die, too drunk to live», «Hiroshima mon amour», «Jet to jet» y «Kree nakoorie”, así, de entrada y sin anestesia, para ganarse a la gente a las primeras de cambio.
Desde el comienzo del show se vio que la elección de Joe Stump como nuevo guitarrista ha sido todo un acierto, estando perfecto en las partes de guitarra del Sr. Malsmteen (con la dificultad que ello conlleva). El único pero que le puedo poner es que en algunas partes de otros temas más melódicos ejerciese de shredder como en alguna canción de MSG, por lo demás impecable.
Otro de los grandes atractivos de la velada para mí era ver en directo a Jimmy Waldo. Siendo como soy un fan de Alcatrazz, ver a Jimmy otra vez con Bonnet fue un verdadero lujo.
Cuando todos nos esperábamos, por el comienzo, un repertorio basado únicamente en canciones de la banda con nombre de prisión, llegó un pack de temas encabezados con “All night long” (Rainbow), “Desert song” (MSG), “Night Games”, un “Rock you to the ground” (MSG) un poco deslabazado y un fantástico “Stand in line”.
Vuelta a “No parole for rock and roll” con mi favorita del álbum, “General Hospital” (interpretación perfecta, la mejor de la noche, de Bonnet) y la tremenda “Island in the sun”, que sonó impresionante.
El final fue demoledor con un nuevo tema de Impelliteri, “We won´t be forgotten” de Blackthorne que jaleé cuando la presento Graham al que alegró mi entusiasmo, “Assault attack” y “Lost in Hollywood”.
Y ¿os preguntaréis? ¿Y los temas de “Disturbing the peace” y de “Dangerous games”? Pues, en ninguna parte, ni rastro de ellos. Al final del show tuve la suerte de hablar un rato con Jimmy Waldo que me confesó que han quedado para una nueva gira, supongo que basada en ambos.
A mí la verdad es que me hubiese encantado oír algún tema de estos discos o alguno de los mejores temas de la Graham Bonnet Band, pero ¿alguien en su sano juicio se puede quejar de semejante repertorio?
He tenido el placer de ver en directo a Graham Bonnet tres veces y puedo decir, sin temor a equivocarme que esta ha sido la ocasión en la que mejor le he encontrado de voz, llegando a todos los registros con mucha menor dificultad que en anteriores veces. Parece increíble que un tipo que va a cumplir 72 años y que se viene dejando el alma en el escenario desde hace más de 50 años pueda conservar ese chorro de voz.
Ahora a esperar que vuelvan presentando cada uno de los temas de “Disturbing the peace” y allí estaré de nuevo.
¡¡¡Ah!!! Y si se trae a Gary Shea (por supuesto, que venga también Ami), mejor que mejor.

Deja una respuesta