Especial

2ª PARTE

“Lejos de los grandes nombres como Maiden, Leppard, Priest, Motorhead o Saxon también había vida”

Reportaje de Rockberto

Viene de: Especial NWOBHM (1ª parte)

Evidentemente, si consideraban a esas bandas como su nueva familia, los individuos debían corresponder y por ello, ir a un concierto de esos grupos que tanto te gustaban se convertía automáticamente en un acto de fe.

Pero si ellos daban todo por esas bandas, también exigían algo que se convirtió en fundamental, coherencia en todos sus pasos. Así, si un grupo se desviaba de los pasos que la gente que le seguía quería que diesen, caían en desgracia y eran repudiados.

Esto que, en principio parece algo positivo, se puede tornar negativo si tenemos en cuenta que es una traba para la posible evolución del movimiento.

Evidentemente, el hard rock ya existía cuando apareció esta New Wave, Deep Purple, Led Zeppelin o Black Sabbath ya habían triunfado y a ellos se debe el auge de este género, pero lo que no se puede negar es que fue un puente de unión del hard rock con nuevas tendencias estilísticas que aparecerían posteriormente basadas en el heavy rock como el thrash metal.

La calidad de las bandas que conformaron el movimiento era dispar, como suele suceder casi siempre, habiendo grupos con una calidad innegable y otros que no pasaron a la historia por su pericia instrumental. El hecho de que fuese una ola musical nacida de la pésima situación social de la época permitió que músicos con poca experiencia o nula se pudiesen apuntar al carro. Las pobres producciones, en algunos casos, también alimentaron la creencia en muchos medios de que la NWOBHM no merecía la pena.

Dentro de este estilo también existían diferencias, por supuesto y así hubo bandas que optaron por abrazar el heavy metal como Iron Maiden o Girlschool, otras optaron más por el hard rock como Def Leppard o Praying Mantis y otras adoptaron una postura mucho más radical como Venom o Raven.

El punto de interseccion estilístico podríamos encontrarlo en Motorhead.

En su gran mayoría las bandas que confirmaron la NWOBHM estaban formadas por hombres, si bien hubo algunas excepciones, como Girlschool o Rock Goddess. Las mujeres para ser aceptadas por el público, mayoritariamente masculino también, debían tener la actitud de las bandas hermanas del movimiento por lo que tenían que acreditar, bien a las claras, su garra y potencia en sus conciertos. Lo contrario significaba quedarse fuera sin remisión, ya que los seguidores no apoyarían la propuesta.

Desde algunos puntos de vista, se puede pensar, dado el escaso número de bandas femeninas que en la NWOBHM predominaba el machismo, pero la inclusión, sin ninguna cortapisa tanto de Girlschool como de Rock Goddess demuestran lo contrario, que con la actitud adecuada (según los estándares que el público pedía) estabas dentro.

Esta claro que esa ola de bandas no inventó nada, ya que UFO o Judas Priest ya habían triunfado internacionalmente, pero si que hay que reconocer que fue un soplo de aire fresco que allanó el camino para que unos años más tarde el heavy metal llegará a sus cotas más altas de popularidad en todo el mundo.

La primera etapa de la NWOBHM fue de iniciación y asentamiento de bases de lo que sería más adelante el estilo que pasaría del underground más absoluto al completo éxito de atuendo más recurrente de esta movida.

En cuanto a los shows, normalmente todo se basaba en la música, no habiendo parafernalia más allá de eso, si bien hubo excepciones. La más sonada fue la de Iron Maiden que desde sus primeros tiempos intentaron ofrecer en sus conciertos algo más que música. En un principio no tenían muchos medios y estos efectos especiales se limitaban a una máscara de la que salia hielo liquido. A medida que fue pasando el tiempo y la fama del grupo se disparó, el presupuesto dio para mucho más y creo que no hace falta que describa lo que es un escenario de un concierto de Harris y los suyos en la actualidad.

Otros grupos como Venom introducían elementos satánicos en su música, que después se veían reflejados en sus conciertos.

Samson o Demon también utilizaban accesorios en sus shows, como la careta y la jaula que llevaba en los shows.

Durante el auge de la NWOBHM, propiciado en gran parte,como ya hemos comentado anteriormente, por el interés mostrado por el mismo por la publicación Sounds y la lista de Neal Kay, el número de bandas que se animaron a probar suerte fue ingente con cientos de ellas enviando su grabaciones a estos medios para intentar lograr la atención mediática adecuada para triunfar. La falta de apoyo por parte de alguna gran discografíca hizo que surgieran pequeñas casas independientes (Heavy Metal, Meat) que lanzaban compilaciones de varias bandas, lo cual las hizo posicionarse como los líderes del negocio metalero del momento.

Muchos de los grupos autoproducian sus propias grabaciones, el ejemplo más claro fue el de Iron Maiden con sus «Soundhouse tapes» que ahora es considerada una grabación de culto absoluto.

Otros ejemplos de autoproduccion fue el de Def Leppard o Diamond Head que vendían sus trabajos por pedido telefónico y en los propios shows de las bandas.

No fue hasta que la primera banda fichó por la primera Major que el movimiento tomó un cierto auge. Los precursores fueron Saxon que ficharon por la compañía gala Carrere.

A Saxon les siguieron en 1979 Def Leppard que firmaron por Phonogram y Iron Maiden que hicieron lo propio con EMI.

Continuará…

Deja un comentario