Xenofanes - Pissing In The Holy Grail

“Círculo vicioso en el laberinto del Death Thrash Metal”

Crítica escrita por Luishard

 

Amigos de Dioses del Metal, otros que resurgen desde la nada después de un montón de años, los suecos Xenofanes. Banda fundada en 1993 por el guitarrista Joakim «Jocke» Hasth, esta formación de Strängnäs sufrió muchos cambios en la alineación, hasta 1996 dejaron un par de demos con buenas críticas y algunos conciertos abriendo para otros grandes como por ejemplo Amon Amarth. A partir de ahí, desparecen durante más de doce años y el posterior resurgimiento con la banda original excepto el batería, sustituido por Magnus «Mange» Edqvist, todo ello encaminado a la realización de este Pissing In The Holy Grail, título bastante explícito y crudo, según quien lo lea.

Ellos tienen en su vida musical y en su estilo de Death Thrash Metal muchas buenas cualidades, fuerza de voluntad, perseverancia, coraje, ganas,….incluso en una sola pasada al disco puede que no detectes las carencias y estas para mis “entenderas” son la falta de luz,  finalizaciones de canciones anárquicas, partes con muchas sombras, patrones repetitivos de los 90´ que hacen que las canciones, ya generosas en minutos, se hagan pesadas. La producción básica y casi amateur, que supongo que se ha elegido a conciencia, tampoco ayuda a que nos deslumbre.

Esto lo sientes en cuanto desaparece el breve arpegio de Soulthirst, muy thrashera al viejo estilo, con la voz alternando gritos, gruñidos y desgarros. También entra gustosa en vena la cañera  Vermin of the Herat, con similares patrones de fiereza, esa segunda voz sigue tan demencial y sutiles aceleraciones, con ambas propuestas nadando en una tempestad de riffeos. Si bien Spitfire Inferno se adorna con cambios en los tempos, unos abajo y arriba fulgurantes a órdenes de sirenas de aviso de bombardeo, con la llegada de Mentally Damaged ya notamos que necesitamos algo más que lo oído hasta ahora y la palabra monotonía ronda el cerebro.

Nueve temas y algo menos de 57 minutos de Death, Thrash, Black Metal….Slayer, Kreator, sus paisanos Entombed, Sodom o los fugaces Hellhammer zumban por nuestros tímpanos en una ambientación ennegrecida, ruda, primitiva, áspera pero redundante, fluyendo una y otra vez en lo mismo hasta el cansancio por lo que hay partes muy difíciles de digerir, con un puñado de pistas sobre la marca de seis y siete minutos y la canción que da título en los diez, los cortes parecen sufrir el síndrome del círculo vicioso. Algunos ya  habrá degustado estos detalles porque está en las trincheras desde el pasado 29 de mayo y bajo el sello de Iron Shield Records.

También hay aspectos interesantes, como esa portada retro y rayando lo obsceno en plan caricatura, ¿el mal y el bien unidos por el placer carnal?, o la marea de riffs que llevan las pistas en volandas, algunos sugerentes cambios de ritmo o detenciones del tempo para salir disparados otra vez, la voz de Marko, que puede recordar a la de Miland Petrozza, está bien conseguida para el estilo pero se me queda baja con respecto al instrumental, buenos coros de apoyo, algunos momentos estelares,..….pero puestos a pedirles algo más, me faltan solos de guitarra que alumbren, subir un puntito la ferocidad, algo más de Death para equilibrar al Thrash y rebuscar en la variedad para que las estructuras se adornen con otras cosas.

La extensa Next Stop Purgatory tiene buenos coros, muy del Black pero esa base rítmica es más de lo mismo, con algún desfase melódico que otro para dotarla de algún cambio. Ancient Predator sigue en lo mismo, si me preguntan les hubiera dicho que genial esto para un EP. Eruption of Hate ya me cansa de veras,  Speed Dating Antichrist  lleva algo más de atractivo con esas mutaciones tan seguidas y distintas y diez minutos de Pissing in the Holy Grail rinden a cualquiera, atentos a esos riffs doblados sin parar.

Me he perdido en el laberinto y sigo sin encontrar la salida de este disco y eso a pesar del headbanging. Es un álbum al que todo seguidor del Death y Thrash debe revisar, más para identificar las cosas que se pueden mejorar para crear algo mucho mejor que el hecho de disfrutar a tope con él. Es cierto que el riffeo es sólido, que hay partes contundentes y huele mucho a Old School pero las pistas tienen una tendencia a quedarse estancadas, así que la media de mis variables a valorar sale de 6 puntos sobre diez. Un saludo metálico a todos.

Track List

  1. Soulthirst
  2. Vermin of the Earth
  3. Spitfire Inferno
  4. Mentally Damaged
  5. Next Stop Purgatory
  6. Ancient Predator
  7. Eruption of Hate
  8. Speed Dating Antichrist
  9. Pissing in the Holy Grail

Formación

Marko «Klabbe» Alapiha. Vocalista y guitarra

Joakim «Jocke» Hasth. Guitarra

Christoffer «Crille» Lundin. Bajo y coros

Magnus «Mange» Edqvist. Batería

Xenofanes

https://www.facebook.com/pages/Xenofanes/164368396989582?sk=wall

http://myspace.com/_Xenofanes

Deja un comentario