Riotor - Rusted Throne

“Más Thrash que Death”

Crítica escrita por Luishard

 

Amigos de Dioses del Metal, desde Québec quitemos la voz a este trabajo de los canadienses Riotor y solo encontraremos Tharsh, una mezcla más o menos afortunada de Sodom y Destruction, sientes que la pesada y contundente fórmula teutona está muy presente. Ahora conjuntemos una voz rasposa, de lija de hierro, como afónica pero opaca, hinchando venas del cuello en cada frase, incluso llevando un toque de “feminidad”, de echo creí al principio que era una fémina a la voz y será lo que nos ofrecen del Death.

Banda formada a principios de 2007, tras probar con dos demos, Death and destruction (2007) y Fucking Metal (2008), lanzaron su debut Beast of Riotor en septiembre de 2010. Después de cinco años en la penumbra tenemos disponible a través de Inferno Records desde el pasado 20 de junio el álbum Rusted Throne. Once canciones con unos 45 minutos de velocidades thrasheras con algo de atmósfera Death, porque ese es un factor común a todos los cortes, la celeridad y rapidez de la base rítmica. Unos datos de compra, tenemos dos formatos a elegir, las 500 copias del CD o las 100 copias del casete.

La portada tiene su enjundia. El Macho cabrío presidiendo una bacanal, sexo, alcohol y ambiente fantasioso, lleva algunos detalles interesantes y no desentona con la propuesta músical porque el inicio de Nightmare Is My Life, primer adelanto de este álbum,  parece ascender poco a poco del Hades desatándose la tempestad a continuación. Rusted Throne, por el contrario, es más densa y unos acordes agudos van  alumbrando esa apuesta con olor a muerte, que incluye auténticos desfases instrumentales y cortos punteos.

Es el típico trabajo que si se queda en un EP tampoco echaríamos en falta al resto de tracks, porque los cortes se parecen bastante y todo rueda muy homogéneo. Learning To Hate, que no desentona en absoluto con las dos anteriores, al menos incluye partes de tempos más ralentizados con posterior vuelta a la energía y un solo de guitarra de puro desvarío.

Hay velocidad y contundencia Thrash, como en la cañera Desintegrator, que ofrece un buen carrusel de cambios de ritmos, gritos destroza gargantas incluidas y algunos riffs más envolventes. Descubrimos pesadez ambiental, aromas de Old School, riffeos plomizos, cortantes y algo lejano, punteos distorsionados, algunos desfases instrumentales de esos alocados, como los que se muestran en la fiera Into The Riot o la más thrashera Into The Riot, con atractivas alzadas guitarreras.

Es común en todas el parcheteo constante con bajo de pegamento, Stafanatik se gana bien el sueldo astillando baquetas, de eso no hay duda alguna,  con algunos estribillos pegadizos como los de Thy drunken Sinner. Ahora bien, ni las velocísimas Destroy To Create o Narcotic Death me enseñan nada nuevo bajo el Metal, quizás más golpeteo del bajo aun, así que solo más Thrash casero que otra cosa, repetición de riffeos y caña auditiva, ni más ni menos.

En definitiva llevan energía, desbordante en el estribillo de Flesh Desire,  pero debiera haber más porque la producción no está a la altura, demasiado embarrada, claro que así se le da por instantes ese toque a sucia penumbra. Algo de épica y guitarras a tope en Metal Salvation, por momentos más pausada. Finalizamos con los segundos de silencio inicial de Triumph Of Sorrow donde el jugueteo de cordajes es más embriagador, alternándose más los ritmos y melodías, sin duda la más variada.

La pega para el neófito es que conforme llegue al final estará exhausto y si pretende darle otras escuchas seguidas le invadirán la monotonía, esto es apto para exploradores aficionados. Los que empiezan a buscar sensaciones nuevas, las del metalero “experto”, enseguida identificará las posibles mejoras.

Un disco a escuchar sin que me hay resultado del montón pero tampoco de los muy buenos, hay intensidad, hay pegada, hay ganas pero me falta algo de variedad y que me enseñen otras cosas del Death Thrash Metal. Así que la media de mis variables a valorar en este estilo sale de  7 puntos sobre diez. Un saludo metálico a todos.

Track List

1. Nightmare Is My Life

2. Rusted Throne

3. Learning To Hate

4. Desintegrator

5. Into The Riot

6. Thy drunken Sinner

7. Destroy To Create

8. Narcotic Death

9. Flesh Desire

10. Metal Salvation

11. Triumph Of Sorrow

Formación

Ismarevil. Vocalista

Kevinator. Guitarrra

Jeff. Guitarra

Mikalcoholic. Bajo

Stefanatik. Batería

Riotor

https://www.facebook.com/riotor?ref=ts&fref=ts

http://www.riotormetal.com/

Deja un comentario