“Sucia aceleración metalmaniaca”

Crítica escrita por Luishard

 Amigos de Dioses del Metal, ¿buscas Metal acelerado, sucio y divertido ?, ¿te va la marcha del Crossover Thrash Metal?, ¿no te acojonan reediciones crudas de Metal Extremo?. Pues entonces estás de enhorabuena y la vuelta de este clásico va a suponer un día de fiesta para ti. Wehrmacht se creó en 1985 en Portland, Oregon (USA) y después de varias demos sacaron Shark Attack en 1987, hace casi 30 años, casi nada.

Ésta “obra maestra” que comento salió el pasado 20 de febrero y es una reedición limitada a 500 copias realizada por el sello ucraniano Dead Center Productions, con las letras de las canciones traducidas al ruso (curioso) y muchas fotos. Y no es para menos porque estamos ante un disco imperdurable, una joya de coleccionismo, un disco de culto que, una vez remasterizado de nuevo, es una delicia para los viciosos del estilo.

Ellos autodenominan su estilo “beercore” por lo que ya sabéis cual es su bebida favorita y ésta debe ser de las de alta graduación, porque oído como tocan estos de veloces hay que estar en estado hipnótico por la malta fermentada y dejarse llevar. Están influenciados por el Hardcore Punk de Bad Religion, Minor Threat y U.K Subs y así nació el sonido de Wehrmacht, aspero, veloz, sucio, agresivo, directo, sin concesiones, cañero y rabioso, más propio de las cloacas del Metal, esto sabe a alcohol y a vicio nocturno. Menos mal que las pistas son más bien cortitas, casi todas por debajo de los 3 minutos, porque podríamos sufrir una intoxicación.

Si bien y a pesar de que todos los calificativos anteriores pudieran sugerir un auténtico marasmo, las voces fluyen realmente bien con los instrumentos a pesar de la velocidad, porque Shark Attack debe ser uno de los discos de Metal más veloces que haya escuchado, técnica y pericia se dan aquí la mano. ¿Pega auditiva?, debido a la producción y si no te manejas bien por estos estilos, los decibelios tienen el efecto de losa ruidosa sin sentido porque esto no es un álbum para neófitos.

En el efecto sonoro ganan las guitarras por desbandada, el trabajo de las cuerdas tiene un crujido de mala leche que tapa mucho la labor del bajo, los parches de Brian Lehfeldt son una metralleta de blast beats aunque por momentos inaudibles y Tito Matos con su ronca voz está en estado de cabreo embriagador como si le hubieran dicho que ya no hay más birras. Señalar que ya no está en la banda pues fue sustituido en 2012 por Eric Helzer. ¿Ambiente salvaje?, sí, sin duda. ¿O acaso la portada no trasmite eso exactamente?, perturbador zombi alcohólico, muro de barrio under, escualos mutantes, … una obra maestra de Cris Oxford.

Sin comentar todas porque esto es como recibir una somanta palos en el oído, destaco la apertura de Shark Attack al más puro estilo “spielberg”, vertiginosa como pocas, la oscuridad de Blow You Away y su frenesí diabólico, la ambientación punkarra de S.O.P. el misil incontenible de Jabberjaw o la divertida Barrage of Skankers, pequeñas muestras de lo que contiene un disco que, por su furia casi incontrolada, hay que escuchar con un par.
Un disco con la esencia primigenia del Thrashcore, no hay concesiones a florituras ni postureo, esto es para “hombre de acero” con pelotas de billar, abstenerse curiosos y remilgados, así que la media de mis variables a valorar en este estilo sale de 8 puntos sobre diez. Un saludo metálico a todos.

Track List

1.Shark Attack
2. Blow You Away
3. S.O.P.
4. Jabberjaw
5. Barrage of Skankers
6. United Shoebrothers
7. Part II…
8. Go Home
9. Anti
10. Napalm Shower
11. Crazy Ways People Die
12. Fretboard Gymnastics (Instrumental)
13. Termination

Formación

Tito Matos. Voz
John Duffy. Guitarra
Marco Zorich. Guitarra
Shann Mortimer. Bajo
Brian Lehfeldt. Batería

 

Deja un comentario