“Poderoso ejemplo de Metal progresivo con muchas influencias de Power y de Heavy Metal”

Crítica escrita por Luishard

Amigos de Dioses del Metal, en este tsunami de Metal Progresivo que nos invade, siempre que me dan la oportunidad de reseñar un trabajo que se predefine así, se me desdibuja la sonrisa, dado que no hay nada que me sea más ingrato que rebuscar en el tema, para conseguir una melodía que me resulte atractiva. Pero con Come To Wither ha sido como participar en una fiesta de carnavales, no he parado de disfrutar en plan salvaje y además cerrando puños.

Procedentes de Stuttgart, los alemanes Vanish no son un grupo prolífico, en sus 14 años de historia sólo han publicado desde 2006 el álbum Separated From Today y el que se detalla, aspecto extraño porque la formación, en contra de la costumbre, lleva  diez años sin cambiar. La portada es obra de Jan Yrlund, que ya trabajó para Manowar y Stratovarius, entre otros. Quién sabe si es esa la representación de la Tierra, que adorna la mesa de trabajo del Dios Metal, desde luego es inquietante. Lanzado el pasado 24 de Octubre a través de Massacre Records, ha sido grabado por Axel Hecke en los Studio 22 en Ludwigsburg y mezclado y masterizado por Axel y Philipp Schönle, con un resultado final excelente. Como colaboración destacar la voz de Ralf Scheepers (Primal Fear) en el último tema, The Grand Design. Para los amantes de los videos, informaros que tenéis ya uno disponible con el tema Silence.

La verdad sea dicha, es un disco muy ameno, sobre todo porque el poderío del Heavy y los detalles del Power hacen las composiciones progresivas armoniosas, con melodías pegadizas que despliegan mucha garra. Son once temas, tres reeditados (The Grand Desing, Bless The Buried Child y Hollow), en poco más de una hora, pero te aseguro que se te pasará volando.

Las composiciones son complejas y creativas, van y vienen las melodías y ritmos para no darnos respiro. La base rítmica, más bien a medio tempo y pesada, está muy llena de sonido, con guitarras y batería formando la armadura, graves riffs cortantes que juguetean con toques agudos, los teclados no son intrusivos, acompañando a veces a los solos de guitarra y se integran bien con el Metal desplegado. Destaca la capacidad que tienen los trabajados estribillos para hacerte alzar los puños y rugir con ellos, aun cuando no tengas  ni idea de inglés, son impactantes para los directos. Y luego tenemos al vocalista, que se mueve en la zona media de frecuencias como el Minotauro en el Laberinto, su vocalización, entonación y giros proporcionan a la canción gran parte de la armonía y sobre todo, una pegada fuera de toda duda, es levemente rasgada, madura y opaca, me recuerda a la de Russell Allen. Curioso que cuando hay que reventar pulmones, lo haga sin que salga un agudo estridente por esa prodigiosa garganta.

La intro Come To Wither juega al despiste, porque parece trasladarnos al atardecer de un pantalán cualquiera, bajo la lluvia, una voz radiofónica nos inquieta. Pero se despejan las dudas en cuanto salen las primeras notas de  Great Collapse, con una batería marcando un ritmo de cabeceo que rezuma poder y distorsionados riffs que van arropando a esa voz, hasta que llega un estribillo demoledor con aromas de Hard. Entrada de guitarras graves y platillos en Bless The Buried Chile, con ritmo más profundo y más protagonismo de los teclados, la velocidad aumenta y la letra la va cortando Bastian con un doble hacha, para llegar a un largo y sentido estribillo, de gargantas enrojecidas y puños al cielo. Van dos temazos seguidos, de los buenos.

Renewal continúa explotando lo que hasta ahora les ha salido bien, con riffs que te recorren el cuerpo lijando tu piel de Metal, el teclado levanta cabeza pero ahí mandan las guitarras y batería, es de las más progresivas. Sin renunciar a nada, llega This Is How We Die, primero una vorágine de sonidos,  luego Bastian se queda solo, con el tempo cuasi detenido, sigue una melodía más difuminada pero la fuerza está ahí, en cada decibelio. El inicio de Curtain Call nos da el respiro que estábamos ansiando, pero a partir del minuto la efervescencia casi me ahoga, y esa garganta llega al punto de fusión, demencial.

No hay prisioneros en Silence, que comienza como una tempestad, poderoso guitarreo y voz espeluznante. Es el octavo tema y me sigo retorciendo de placer cuando llega  Hollow, y eso que los teclados hacen de las suyas, es una semibalada con un estribillo de varias toneladas de peso, muy recargado. Vuelve el plomo con Hope Shall Rise, bonito el duelo inicial de sintetizador y guitarras, que abandonan en parte los cortantes riffs para constituir largos acordes distorsionados, además, sigue el poder en ese sentido punteo.

Otro gran ejemplo de progresivo en Reboot, que tiene la misma estructura que Hollow, una montaña rusa de ritmo y melodía en forma de semibalada sombría. The Grand Desing comienza a teclado con las mismas notas que la intro, es una repetición y continuación de ésta, dando Bastian y Ralf  un recital al igual que los teclados, con guitarras “Judas” y ritmo ligero, constituye uno de los mejores temas.

En definitiva, un disco muy ameno, a veces predecible, gustará a los progresivos y a los metaleros más clásicos, disco recomendable por su calidad, es un trabajo de notable alto, de 8,25 puntos sobre diez. Un saludo metálico a todos.

 

Tracklist

1. Come To Wither

2. Great Collapse

3. Bless The Buried Child

4. Renewal

5. This Is How We Die

6. Curtain Call

7. Silence

8. Hollow

9. Hope Shall Rise

10. Reboot

11. The Grand Desing

 

Componentes

Bastian Rose. Vocalista, teclados

Philipp Schonle. Guitarra

Thomas Rösch. Guitarra

Daniele Dei Giudici. Bajo

Ralf Nopper. Batería

 

Deja un comentario