“Reyes En Su Pequeño Reino, vuelven Los Gipsies Favoritos” 

Crítica escrita por Butch

Cuaquier fan del rock duro que viviera en los 90 recuerda perfectamente el bombazo que supuso la salida de Quireboys y su A BIT OF WHAT YOU FANCY. Una andanada estilística de hard rock, blues, sleaze, glam, y pinta de gitanos en una barra de bar eterna que se ejemplificaba en la pinta de Spike, el cantante de voz rasgada. Parecía como si ROD STEWART o FACES se fundieran con los GUNS N ROSES más sucios para llevarte a una noche eterna de sexo, alcohol, y risas. Estilísticamente machacaban, pero las canciones, por si no fuera suficiente, resultaron ser gloriosas. Himnos de rock and roll imperecederos como SEX PARTY, 7 O’CLOCK, o medios tiempos absolutamente arrebatadores como SWEET MARY ANN (pocas canciones tan bellas he escuchado nunca). Pusieron su balada de turno, que mira por donde, resultó tan incluso más preciosa que el resto, I DON´T LOVE YOU ANYMORE, y el resultado fue un bombazo en toda regla. 

Salieron 4 bombazos de aquello que se conoció como HIT SINGLES. La hora de la verdad llegó, el desembarco en América, y como la vida la lleva “Dios y sus caminos misteriosos” que dijo la Biblia y Bono (U2), pues ocurrió lo inesperado; Por problemas de copyright de nombre de bandas se le renombró allí THE LONDON QUIREBOYS, y por si no fuera poco se toparon con la tremenda mala suerte de que una banda estiísticamente muy similar pegó un pelotazo tremendo en el mismo momento, con  HARD TO HANDLE o SHE TALKS TO ANGELS. Y Ámeríca, pr culpa de THE BLACK CROWES, olvidó a nuestros ya gitanos favoritos. Ha pasado muchas veces, no es problema. QUEEN, la banda más grande de la Historia, con permiso del dúo Beatles / Stones, nunca pegó el gran golpe allí, quién sabe por qué. Raros yankees… Ellos se perdieron esto. 

Posteriores esfuerzos no remontaron principalmente por falta de calidad, esto es así porque el primer golpe fue muy grande, masivo, un hard rock sleaze de la más altísima escuela, una voz prodigiosa, un ritmo, unos arreglos con piano, órgano, etc… que se les perdona no dar la talla. Y ahi se acabó. O no. Porque Spike, alma gitana además de pinta de ellos, no parece querer dar su brazo a torcer, y desde el 95 del año pasado se dedica a sacar discos con los remozados Quireboys y girando extensiva aunque mucho más humildemente. Acepta su posición de furgón de cola, imagino que le da para comer dignamente, y a los que podemos ir a verlos nos hace un mundo. Porque la voz se mantiene gloriosamente divertida. Ir a un concierto de QUIREBOYS es sinónimo de “hey, me voy de birras con los colegas, ya volveré, o no”. De hecho, si alguna vez te moló FASTER PUSSYCAT, DOGS D’AMOUR, o ALMIGHTY, esta banda debe estar en un rinconcito de tu duro y metálico corazón. 

Y la fórmula para mantenerse es, curiosamente, NO MODIFICAR NINGUNA FÓRMULA DEL ORIGINAL. Siguen haciendo exactamente la misma música que en 1990. Guitarras sucias, voz rasgada, sleaze, piano, organo Hammond, fiesta, cerveza, peleas de bar, amores imposibles… Quizá en estos últimos discos la fórmula es que da la impresión de que una canción destaca mucho sobre las demás, que podrían parecer relleno. Es el caso de MONA LISA SMILE en HOMEWRECKERS & HEARTBREAKERS, o intentos más o menos conseguidos como JULIANNE en BLACK EYED SONS. 

Y así llegamos a 2016, y TWISTED LOVE. Estilísticamente sigue la senda de la parafernalia de DIA DE MUERTOS mexicano, con sus catrinas, calacas, etc… QUIREBOYS han entrado en una especie de limbo en el cual siguen haciendo felizmente la misma música que te gustó. De ti depende disfrutarlos como hiciste o tomar la posición (comprensible por otro lado) de “paso de ellos pues no han avanzado”. Pero… ¿Te perderás el maravilloso solo de órgano en LIFE´S A BITCH? Te perderás también el rollito STONIANO de TORN & FRAYED, un rock de la escuela de los reyes Jagger y Richards. Porque esta banda no llegó a pegar el pelotazo del éxito mundial pero tenía todos los ingredientes en su lugar para hacerlo. Saben cómo hacerte divertir a la audiencia. Yo, 30 años después, salto con su música, su armónica, su ritmo. GHOST TRAIN es un pedazo de tema bluesy marca de la casa. Aunque Spike dice en entrevistas que para este álbum quería escribir diferente, no lo apreciarás. Y esto es bueno para ti. El organo de Keith Weirs aquí es el Rey. KILLING TIME sube los decibelios, siendo la pieza rock duro por excelencia del álbum. TWISTED LOVE es casi un medio tiempo, un ritmo meditado, de barra de bar llena de humo a las 4am… gran esfuerzo. BREAKING ROCKS pierde calidad, machacona, no es un acierto. GRACIE B (PT II), se desmarca con un ritmo al bajo poderoso, que casi no pega con lo que te hace reconocer a esta banda. STROLL ON es blues en toda regla. Te parece tener a KEITH RICHARDS dándole al cigarro mientras rasga la guitarra al lado de algún gran guitarra negro como BUDDY GUY

SHOTGUN WAY te recordará a SEX PARTY en el ritmo endiablado, y qué bella es la nostalgia bien entendida. MIDNIGHT COLLECTIVE cierra el álbum (que además cuenta con dos bonus, WIN SOME, LOSE SOME, y una extended versión de TWISTED LOVE) en el mismo tono bluesístico, y alta calidad, que lo inició. 

Es una gran noticia para los amantes de esas grandes bandas de hard rock y de slaeze de los 80 y 90 que Spike se mantenga tozudo al pie del cañón, pues este nuevo largo de tus gitanos favoritos es una muy buena opción para alegrarte el día, con buenas guitarras, una voz única, grandes composiciones, y una atmósfera de ganas de pasarlo bien delante de una cerveza o mil charlando de tus amores perdidos.

Tracklist:

1. Torn and Frayed

2.Ghost Train

3. Killing Time

4.Twisted Love

5.Breaking Rocks

6.Gracie B, Pt. 2

7.Life’s a Bitch

8.Stroll On

9.Shotgun Way

10.Midnight Collective

Formación:

Spike: voz

Guy: Guitarra

Keith Weir: Órgano

Paul Guerin: Guitarra

(Bajo de sesión para este largo fue Nick Mailing y baquetas Dave Mcluskey)

 

Escrito por Butch

Deja una respuesta