“Buen disco de Rock Blues de estos ex-Godsmack”

Por Tony Barrios

A mediados del año pasado los integrantes de Godsmack, el batería Shannon Larkin y el guitarra Tony Rombola decidieron tomarse un descanso de su banda principal e integrar este proyecto junto al cantante Ray “Rafer John” Cerbone de Delta y el bajista de Ricky Medlocke’s Blackfoot, Brian Carpenter. El disco no tiene nada que ver con lo que hacían ni unos ni otros, sino que es un alegato al blues americano por excelencia, tomando como referencia de hoy día a gente como Bonamassa, Kenny Wayne Shepher, Leslie West o Warren Haynes, por poner unos ejemplos. El disco sale a la venta gracias a la productora Mascot Label Group.

Potencia, rasgueos de guitarra con mucho sentimiento y con ese toque sureño que poseen tan adentro los cuatro integrantes. Las letras hablan de los demonios, las drogas y del alcohol, y por supuesto de mujeres y del desamor. Algo muy habitual en este estilo musical, y que estos cuatro estadounidenses han querido seguir tirando de tópicos para sacar este trabajo.  El disco se hace fácil de escuchar, pues no hay complejidades musicales ni canciones extensas, donde los componentes se cansan ha expresar sus habilidades con su instrumento, sino que Rock Blues de buen nivel y dejando las excentricidades para otra ocasión.

La voz de Rafer John es perfecta para este estilo de música. Rasgada y melancólica. La guitarra de Rombola, que fue una sorpresa para mi, suena genial y articula perfectamente esas notas tan bluessys, después de escucharle dar esos riffs tan potentes en su otra banda. La batería del propio Larkin suena como un tren a todo ritmo sin cesar, y Carpenter pone la parte más cerebral de la banda al mostrar su calidad en las líneas de bajo. Una buena mezcla, para un sonido que es puro lujo en mis oídos.

Evil Is As Evil Does” abre el trabajo de forma magistral, con un sonido que podría firmar desde el cielo el mismísimo Steve Ray Vaughan. “Junkie Hell” tira más a la onda de los Gov’t Mule de Warren Haynes. “Devil Plays A Strat” con ese sonido saturado de guitarra como el bueno de KW Shepher sabe sacar. “I Think Not” muy a lo BB King. “Whiskey In My Cofee” suena muy a Stray Cats, con ese ritmo tan rocanrolero. “The Tower” suaviza de nuevo a los caballos para darnos una de las mejores piezas que he escuchado en los últimos años de puro blues. “Crossed Over” vuelve a enseñarnos la crudeza de la guitarra de Rombola. “Work In Progress” es una de las más potentes con una batería atronadora desde un principio.  “The Devil In Me”es otro blues oscuro, con una letra escalofriante sobre las drogas. “Blue Cross” es una composición más relajada y preciosista, digna de Dolly Parton.  Y para rematar nos regalan un bonus track llamado “When The Music Over”, que es, ni mas ni menos, la versión del clásico de The Doors, que interpretan a su estilo, y que personalmente, le da un punto distinto a la canción.

En definitiva, es un disco de Rock Blues con mucha calidad y buen gusto, donde cuatro amigos se han reunido en este proyecto para hacernos pasar casi una hora con buena música. Si eres de los que le gusta tomarse una birra cuando llega a casa y poner algo de música sencilla con esos aires sureños que arraiga este Blues Rock americano, este podría ser un buen disco para esa ocasión, pues alberga todos los carismas que debe tener un buen disco de Blues y Rock. Escúchalo antes de que te lo cuenten.

Formación

Rafer John: Voz

Tony Rombola: Guitarra

Brian Carpenter: Bajo

Shannon Larkin: Batería

Track List

  1. Evil Is As Evil Does
  2. Junkie Hell
  3. Devil Plays A Strat
  4. I Think Not
  5. Whiskey In My Coffee
  6. The Tower
  7. Crossed Over
  8. Blues Are Fallin’ From The Sky
  9. Work In Progress
  10. The Devil In Me
  11. Blue Cross
  12. When The Music’s Over (Bonus Track)

Escrito por Toni Barrios

 

Deja un comentario