“Te conquista un poco más cada vez que lo escuchas”

Escrita por lachicamapache

Ya hacía cuatro años que Sunstorm, el proyecto musical de Joey Lynn Turner iniciado en 2006, no publicaba nada nuevo. Edge of Tomorrow, el cuarto álbum de Sunstorm, sorprende incluso antes de darle al play. El increíble trabajo del portadista te transporta a un mundo futurista marcado por una estética al borde entre la fantasía épica y los rasgos distintivos del steampunk. Lo único destacable en este aspecto es el detalle de la figura femenina que, desde un punto de vista personal, parece que incluirla haya sido una decisión de última hora con el objetivo de mantener la estética de los álbumes anteriores, las portadas de los cuales protagoniza desde que apareció por primera vez en House of Dreams (2009).

Pero no estamos aquí para cuestionar las habilidades artísticas del portadista, desde el punto de vista artístico es un disco sin grandes sorpresas, se mantiene en la línea estándar de rock melódico y, aunque goza de algún que otro llamativo solo de guitarra, estos quedan eclipsados por el mensaje de los estribillos. Según Turner, pretendía que la presencia melódica de este proyecto tomase un cariz un poco más duro que en los anteriores y que, de este modo, Sunstorm pasara a considerarse metal melódico, una decisión que apenas se percibe en el resultado final, puesto que, personalmente, me parecen algo más cañeros algunos temas de álbumes anteriores, como Never give up (Emotional Fire – 2012). Sin embargo, a pesar de que no soy capaz de apreciar este toque más agresivo que buscó darle Turner, The Edge of Tomorrow no va a dejar indiferente a nadie. 

El disco empieza con Don’t Walk Away from a Goodbye, un tema breve, con riffs sencillos, pero con un fuerte estribillo acompañado de un solo de guitarra a cargo de Mularoni que justifican porqué es esta la primera canción. La energía no se pierde con el arranque del segundo track del disco, de título homónimo, sin embargo, sigue la misma fórmula del anterior (y que nos acompaña a lo largo de todo el álbum) con la búsqueda de unos ritmos y melodías más sencillos y pegadizos, asequibles para un público genérico, así como desterrar la guitarra a un segundo plano, tras la voz de Turner, que, en esta ocasión, deja a relucir por qué fue vocalista de tan grandes proyectos, dejándonos boquiabiertos con los distintos matices de su voz, así como su registro. La elección de coros para el estribillo de este tema, muy habitual en el rock melódico, es de lo más acertada, así como la presencia algo más prioritaria de la batería, esenciales para transmitir la fuerza del mensaje. 

Heart of the Storm es mi favorita de todo el disco; un ritmo notablemente más rápido, junto con una actitud más gamberra y cañera aportada por la guitarra y el rasgueo de la voz. De nuevo, nos encontramos con un estribillo pegadizo y está acompañado de un buen manejo del teclado. El solo de guitarra es de lo más enrevesado y una potente batería le da la réplica. Un temazo en toda regla. Los arreglos de teclado de Alessandro del Vecchio también son imprescindibles en temas como Nothing Left to Say o The Sound of Goodbye, así como en The Darkness of the Dawn, donde son protagonistas absolutos y nos introducen una canción de lo más melancólica de un modo más que acertado. 

Simone Mularoni se luce en You Hold me Down, donde destaca por su agresividad musical que encaja perfectamente con unos estribillos de lo más pegadizos y una potencia vocal perfectamente trabajada y que busca transmitir el mensaje: que no se le retenga. Asimismo, Mularoni vuelve a hacer un gran trabajo junto a Del Veccio, en la balada del disco, Angel Eyes, una fórmula que se repite en Everything You’ve Got, aunque, en esta ocasión, cediéndoles más presencia a los coros del teclista y dando paso a otro indispensable solo de guitarra. 

Llegando ya a los últimos minutos de Edge of Tomorrow, Turner consigue trasladarnos de nuevo a los ochenta con Tangled in Blue, que no hace más que remarcar las influencias vocales que el cantante mantiene como testigos atemporales de su etapa como miembro de Rainbow. Y ponemos el broche final con Burning Fire que destaca un gran trabajo por parte del teclista y otro estribillo pegadizo acompañados por riffs de guitarra distorsionados y, cómo no, un imprescindible solo de Mularoni y Del Vechio. 

Como curiosidad, aquellos que logren hacerse con la versión japonesa del álbum, podrá disfrutar de Angel Eyes en acústico, un tema que, bien seguro, valdrá la pena escuchar. 

En definitiva, Edge of Tomorrow es una producción que, aunque puede que no esté a la altura de los discos anteriores, mantiene la fuerza y la estética musical identificativas del género y, a pesar que, desde mi punto de vista, no queda muy claro, sí podemos apreciar en un par de temas la intención de Turner de ofrecer algo más agresivo a su público; eso sí, siempre fiel a los orígenes melódicos de Sunstorm. Desde luego, si bien no llama mucho la atención la primera vez, es un disco que te conquista un poco más cada vez que lo escuchas. 

Nota: 7,25/10.

Formación:

Joe Lynn Turner: Lead Vocals

Alessandro Del Vecchio: Hammond Organ, Keyboards, Backing Vocals 

Simone Mularoni: Guitar

Nik Mazzucconi: Bass 

Francesco Jovino: Drums

Tracklist:

01. Don’t Walk Away From A Goodbye

02. Edge Of Tomorrow

03. Nothing Left To Say

04. Heart Of The Storm

05. The Sound Of Goodbye

06. The Darkness Of This Dawn

07. You Hold Me Down

08. Angel Eyes

09. Everything You’ve Got

10. Tangled In Blue

11. Burning Fire

Escrito por lachicamapache

 

Deja una respuesta