«Stratovarius no fallan ni queriendo»

Crítica escrita por Rob Jalford

El decimoséptimo disco de los finlandeses Stratovarius sigue en la estela del anterior y genial “Nemesis” de 2013. Lejos queda su trilogía noventera mágica con Timo Tolkki (“Fourth Dimension”, “Episode” y “Visions”) pero nos entregan productos de calidad, de un power bien elaborado, con guitarras y teclados muy presentes, melodías agradables y coros que refuerzan la propuesta, todo ello perfectamente acompañado de la estupenda voz de Timo Kotipelto, que sigue a gran altura vocal.

Desde su cambio de sello (ahora con Edel Music) nos han entregado cuatro discos, el mas irregular el primero “Polaris” para seguir con discos mas compactos y sabrosos como fueron “Elysium”, “Nemesis” (para mi el mejor de ellos) y este “Eternal”.

Tras una bonita portada del fondo del mar nos encontramos con diez temas, predominando los mas rápidos, pero que se alternan con otros medio tiempos guapos como son “Shine in the dark”, de líneas vocales bonitas y cargada de optimismo, “Lost without a trace” (donde experimentan en el sonido de las guitarras, consiguiendo un resultado original y diferente) y la comercial pero muy Strato “Man in the mirror” otra ganadora a la primera escucha, con un estribillo que se pega mas que una ventosa y lo tarareas de inmediato, el acelerón en el mismo les queda genial.

El ataque inicial con esos teclados épicos y el doble bombo a todo trapo en “My Eternal Dream” nos hace darnos cuenta que siguen ahí, que no han perdido su pegada ni su clase, con la sólida base rítmica de Lauri y Rolf, la maestría de Johansson en los teclados y las guitarras filosas y enérgicas de Kupianen, con un estilo muy neoclásico y una técnica fuera de dudas. Un tremendo corte que nos regala una parte central al estilo Yngwie con los piques entre hacha y teclas que tanto gustan al seguidor de power centroeuropeo.

Ataques rápidos y fulminantes también los tenemos, como el de “Rise above it”, donde aceleran la marcha, y en “Feeding the fire”, con un bajo bien protagonista como en su momento fuera el de Helloween de los “Keepers”. En esta tenemos unos coros impactantes en el puente y desembocamos en otro estribillo largo y marca de la casa.

“In my line of work” sigue demostrando que Jens cobra especial protagonismo en el sonido del grupo, convirtiéndose en pieza básica del combo, sus teclados siempre están ahí, dando forma a las ideas, dando belleza en muchos tramos y es que hablamos de todo un musicazo.  Otro buen tema este con riffeo intenso de Matias. Idéntico comentario para “Few are those”, llevan el mismo patrón.

La balada “Fire in your eyes” es bonita, pero les he escuchado otras mejores, aún asi la voz de Timo le da un plus de calidad y contamos con un solo de guitarra intenso y bien desarrollado. El comienzo es con piano para luego entrar las eléctricas y aumentar la garra.

El cierre con la magna “The lost saga” de mas de once minutos es excelente, una gran pieza que tiene de todo, partes mas veloces, tranquilidad a mitad para lucimiento de Kotipelto, buena parte instrumental y cierre a la altura. Maravillosa la melodía principal (la de 1.45) plena de inspiración.

En resumen un notable cd de los fineses, tal vez un peldaño por debajo de “Nemesis” que a mi me dejó alucinando, pero con suficientes argumentos para estar entre los diez del año. ¡Bien por Statovarius!

NOTA. 7.75 Jalfords

TRACKLIST:

My eternal dream
Shine in the Dark
Rise Above It
Lost Without a Trace
Feeding the Fire
FeeIn My Line of Work
Man in the Mirror
Few Are Those
Fire in your Eyes
Lost Saga

MIEMBROS:

Timo Kotipelto: Cantante
Matias Kupianen: Guitarras
Jens Johansson. Teclados
Lauri Porra: Bajo
Rolf Pilve: Batería

Deja un comentario