“Alcanzando tierra con ayuda de luces guía”

Crítica escrita por Moralabad

Skyharbor es una banda procedente de Nueva Delhi, India, fundada por el guitarrista Keshav Dhar. Tras una serie de cambios en la formación pudieron grabar su primer disco en 2012, “Blinding White Noise: Illusion & Chaos”, cuya crítica puedes leer aquí. Poco después, Daniel Tompkins (ex TesseracT) fue nombrado cantante oficial.

Hoy día nos llega un nuevo trabajo de los indios que supera las expectativas que se tenían de antemano. Su duración supera la hora y está dividido en diez cortes con variaciones en el tiempo de cada uno. En este disco se deja un poco de lado el estilo djent que demostraban en su debut, centrándose en los aspectos de rock progresivo en su mayoría. Es cierto que hay partes que se parecen más al metal al ser más agresivas pero en este caso no son predominantes.

Antes de entrar en materia quiero decir que me parece un gran trabajo personal el que desarrolla en todo el disco Daniel Tompkins a la voz, superando con creces sus anteriores trabajos.

Como he dicho antes hay variedad compositiva a lo largo del disco, cosa que se ve influenciada por el uso de elementos progresivos. Canciones de duración corta como “Evolution” y “Miracle” muestran en poco tiempo la fuerza compositiva, mientras que “Patience” y “Kaikoma” son lentas en las que la voz toma total protagonismo con las guitarras sin distorsión de acompañamiento. Es una buena forma de contrastar y dar variedad al disco.

Canciones más del estilo, que superan los seis minutos como la inicial “Allure”, encontrarse con algo así de sopetón es prometedor. Buenos cambios de ritmo y tiempo por parte de Dhar y Dayal. “Idle Minds” es la primera de más larga duración con casi ocho minutos en los que apenas hay descanso, con Anup Sastry (Marty Friedman, Jeff Loomis) aporreando la batería consiguiendo ensamblar varios estilos sin siquiera inmutarse. “Guiding Lights” es, no solo la que da nombre al disco, sino una gran canción de principio a fin. Aquí es donde mejor se nota el rastro seguido desde su anterior lanzamiento dos años atrás, en el que apostaban fuerte por partes instrumentales sin distorsión, logrando buenos sonidos ambientales que dan un aroma de paz.

Finalmente “The Constant” es un pelotazo que revienta lo que se ponga delante, un final apoteósico protagonizado por partes instrumentales sobre las que Tompkins se recuesta dando su recital vocal como si no fuera con él. Se pueden leer estrofas similares a las empleadas en lo último de Periphery o Animals As Leaders, claro, que esto fue posible gracias a la producción del disco, llevada por Forrester Savell, conocido por lograr este sonido años atrás.

Por último, la portada tiene un punto a favor, con ese brazo intentando tocar la luz que dio origen a todo en el origen del universo. Otro aspecto es el vídeoclip de “Evolution”, muy similar al de “Astral Body” de Between The Buried And Me, solo que en este caso sirve también de lyric video.

En fin, un segundo álbum muy bien definido y representado con el que no tengo la menor duda de que se abrirán un hueco entre los grupos del estilo.

Nota media: 8 sobre diez.

 

Canciones

1. Allure

2. Evolution

3. Idle Minds

4. Miracle

5. Halogen

6. New Devil

7. Patience

8. Guiding Lights

9. Kaikoma

10. The Constant

 

Skyharbor

Keshav Dhar: guitarras

Devesh Dayal: guitarras

Anup Sastry: batería y percusión

Nikhil Rufus Raj: bajo

Daniel Tompkins: voz

 

Colaboradores

Mark Holcomb (Periphery): guitarra en “Allure”

 

Deja un comentario