“Desde Barcelona y con muchas ganas Siberia presentan su segundo trabajo, A Calculated Life Cycle. Metalcore progresivo con poderosos cambios mezclado con la complejidad propia del estilo progresivo.”

De entrada decir que no sabía de la existencia de este grupo que cuenta con dos discos en su haber, este, A Calculated Life Cycle, su segundo trabajo ha sido masterizado por el famoso Jens Bogren en los Fascination Street Studios y el resultado ha sido el que se esperaba, sencillo, perfecto y buen acabado.

No voy a poder describir el disco pista por pista porque cada una es una historia manteniendo en todo momento la misma tónica, haciendo que todas las canciones casen entre sí sin dejar ninguna de lado. Es difícil encontrar hoy día nuevos discos de metalcore que hagan algo nuevo con ese estilo, porque está más que trillado, pero esta mezcla con progresivo lo hace más atractivo.

El disco comienza con una intro suave, Fear Of Heights, que da paso directo a My Last Breath, con la que nos hacemos la idea que llevará el disco. Como he dicho antes, cada tema es distinto de otro, como ejemplo cogemos las dos siguientes pistas, Two Hours y 100% Cotton, distintas, complejas, pero que al escuchar el conjunto se ve que encajan.

Un buen punto a favor es la voz de Carlos Sáez que combina muy bien la voz limpia con las rasgadas e incluso guturales. Pero destacar a uno sobre otro no es justo ya que cada uno en su labor lo hace brillantemente.

Si está cansado de escuchar siempre el mismo metalcore te recomiendo que escuches SIBERIA, su mezcla con el metal progresivo te va a gustar. A mí personalmente, me han despertado después de un largo tiempo y seguro que no seré el único… 


Lista de canciones:

  1. Fear Of Heights
  2. My Last Breath
  3. Two Hours
  4. 100% Cotton
  5. Black Pillow
  6. Burning Me Inside
  7. The Saddest Winter
  8. Thanatos
  9. A New Dawn
  10. On Thin Ice

Miembros:

      –   Víctor López: guitarra

      –   Daniel G. Nogales: guitarra

      –   Carlos Sáez: voz

      –   Alberto López: batería

      –   Marc A. Claramunt: bajo

Deja un comentario