«La otra cara de la moneda»

Crítica realizada por ElyAngelOfDeath

Thrash/Groove Metal – Brasil

Han pasado ya dos años desde que los brasileños lanzaron el álbum «Machine Messiah«, ahora, en 2020, deciden ponerse las pilas para sacar a la luz un álbum conceptual basado en temas que giran alrededor del número cuatro y el Capitalismo que lleva por nombre «Quadra» cuyo proceso de creación ha sido el más difícil de la trayectoria de la banda. El significado del título proviene de esta palabra portuguesa que significa «cancha deportiva», que por definición, se trata de un espacio limitado con demarcaciones regulatorias, donde de acuerdo a un conjunto de reglas, el juego tiene lugar. Con este significado, Sepultura defienden el mensaje de este disco con «todos venimos de diferentes Quadras. Los países, todas las naciones con sus fronteras y tradiciones; cultura, religiones, leyes, educación y un conjunto de reglas donde la vida tiene lugar. Nuestras personalidades, lo que creemos, cómo vivimos, cómo construimos sociedades y relaciones, todo depende de esas reglas con las que crecimos. Conceptos de creación, dioses, muerte y ética». El plástico sale el 7 de Febrero de la mano de Nuclear Blast Records.

Con una introducción de lo más misteriosa y de una exuberante oscuridad el álbum comienza a través del corte Isolation, que después rompe en un portentoso instrumental en el que cabe destacar la ferocidad de las guitarras dejando una consistente estela de su novedosos Thrash Metal como los brasileños nos tienen acostumbrados. Combatividad y agresividad a raudales son las características principales de una banda tan sólida como Sepultura que saben plasmar perfectamente y en este disco no iba a ser menos. Gran enganche que nos lleva hasta Means To An End, donde la potencia continua subiendo como la espuma gracia en parte al vigor que desprenden las cuerdas, llevadas a cabo por Andreas Kisser y Paulo Jr., y una colosal batería en las manos de Eloy Casagrande; encabezando a todo el conjunto escucharemos la garganta bestial de Derrick Green. A rasgos generales, se trata de una pista en la que la formación añaden cojonudos toques de Groove Metal a su Thrash imponente y demoledor en el que el cenit lo alcanzan con la voz en el estribillo, que rebosa de este modo adrenalina y poder en cada nota. Es increíble. Desde el primer momento se ha convertido en mi canción favorita de «Quadra» y eso que aún queda mucha tralla. Last Time, fue otro de los adelantos que la agrupación mostró de su nuevo trabajo de estudio. Enérgicos riffs y una sonoridad repleta de brío y un dominio exagerado de los instrumentos, son más que suficientes para conseguir un tema de gran calibre y de una calidad soberbia que sigue poniendo al plástico en todo lo alto. A los brasileños les queda mucha guerra por delante aún en su carrera musical. En el cuarto lugar suena con una fuerza más que admirable, Capital Enslavement, donde la banda recoge su propia identidad cultural ofreciéndonos un comienzo con música tribal procedente de su país de origen, defiendo así el mensaje que quieren transmitir en este disco conceptual. Estos sonidos, formarán parte de la ambientación que acompaña a la canción en las partes que lo requieren como objetivo de robustecer al conjunto liderado por la poderosa voz de Derrick cuya combinación con las cuerdas nos transporta a una atmósfera destructiva en la que toda la garra y la fiereza de Sepultura nos «golpea» sin ningún pudor. Considero que es de los mejores temas a la hora de llevarlo al directo porque de seguro que ofrecen un espectáculo de sobresaliente, o si no, juzgad vosotros mismos. En la misma línea podemos apreciar Raging Void con una esencia de auténtico Thrash americano que recuerda a sus primeros trabajos. 

La pureza del Thrash Metal continua estando presente hasta el punto de que se apodera de cada una de las notas de Ali donde los instrumentos se sitúan a la cabeza. Sin duda, la verdadera naturaleza de Sepultura sale a la luz en la que se atreven incluso con una poderosa jugada de constantes cambios de ritmos en los que a veces se escuchan sutiles influencias de Groove. La banda ha querido ir un paso más allá incluyendo un estribillo de índole melódica que no queda nada mal. Fuerza y versatilidad es lo que demuestran con este corte tan sorprendente como llamativo. No os lo podéis pasar por alto bajo ningún concepto. Seguimos con tralla por un tubo con Guardians Of Earth, donde la agrupación desvía su camino de lo que ya habíamos escuchado con anterioridad a través de un comienzo muy tranquilo pero de lo más enriquecedor porque volvemos a las raíces culturales de Brasil en la que se incorpora un coro propio de otros géneros de Metal como por ejemplo el Metal Sinfónico sin ir más lejos. La armonía se rompe cuando Green despliega su inmensa voz de fiereza infinita a la que rápidamente se incorporan las indomables guitarras de Kisser hasta llegar al estribillo, donde esa ambientación sinfónica se acopla por completo a la acometividad de los brasileños sin ningún tapujo. Otro de los elementos más interesantes de la pista es el esmerado solo de guitarra que deja sin palabras. Seguimos con la bestialidad de The Pentagram y su apasionante combinación de Thrash/Groove capaz de volarte la cabeza. En este caso, la palma se la lleva la batería, encargada de poner los puntos fuertes a la canción haciendo de ella una bomba de relojería. Es un tema en formato instrumental de lo más correcta a la que no le falta lo más deseable del sonido inquebrantable de Sepultura. Autem, también es una delicia porque la agrupación pone toda la carne en el asador y, además, le da una vuelta de tuerca a sus capacidades compositivas con pequeñas «pinceladas» de Metalcore en algunos fragmentos del corte, sobretodo en el estribillo con lo cual nos vuelven a hacer disfrutar con diversos cambios de ritmos que no dejan para nada indiferente a la pista. Eso sí, no pierden nunca el brío ni la belicosidad que tanto los caracteriza y que les ha llevado a una carrera de muchos éxitos. 

Llegamos hasta hasta el corte homónimo, Quadra, quizás el más llamativo del plástico por su corta duración (tan solo cuarenta y siete segundos), en formato instrumental y de una armonía y una tranquilidad sobrecogedoras donde la música tribal vuelve a ser la fuente esencial de la pista para llevarnos hasta el sosegado inicio de Agony Of Defeat, donde nos encontramos ante unos Sepultura más melódicos en los que una atmósfera oscura y sinfónica vuelve a tomar el control de la acometividad de los instrumentos. Es la otra cara de la moneda así como un giro totalmente inesperado. No suena nada mal y el cenit llega en el estribillo, donde la voz se pone a la cabeza haciendo otro enorme despliegue de todo el potencia que almacena D. Green. Es impresionante. Aterrizamos hasta el final con Fear, Pain, Chaos, Suffering, que continua dentro de la línea experimental además de conceptual que la banda ha querido defender con uñas y dientes en «Quadra«. Para ello, cuentan con la colaboración de Emmily Barreto, vocalista perteneciente a Far From Alaska, que con su voz aporta una faceta ruda y fiera pero a la vez una elegancia exquisita además de partes en las que sigue predominando una esencia melodiosa y rica en matices variados. Derrick Grren y Emmily Barreto se compaginan a la perfección trayéndonos de este modo un cierre enérgico y vigoroso a partes iguales que no desmerece en absoluto a un álbum de este calibre.

Desde mi opinión, tengo que decir que ya tengo un posible candidato a disco del año. «Quadra» es un álbum que te deja con la boca abierta desde la primera hasta la última canción porque no solo escucharemos la fuerza ya asentada por los años de Sepultura sino que, además, se atreven a incorporar más elementos que les ayudan a ser más versátiles a la hora de componer y que les funciona muy bien. La jugada de crear un trabajo conceptual les ha salido perfecta.

Track List:

  1. Isolation
  2. Means To An End
  3. Last Time
  4. Capital Enslavement
  5. Ali
  6. Raging Void
  7. Guardians Of Earth
  8. The Pentagram
  9. Autem
  10. Quadra
  11. Agony Of Defeat
  12. Fear, Pain, Chaos, Suffering

Banda:

Andreas Kisser – Guitarra

Derrick Green – Voz

Eloy Casagrande – Batería

Paulo Jr. – Bajo

 

Deja un comentario