“Tanta Calidad, Tanto Doble Bombo, Tanto Tiempo Has Perdido En No Correr Ya A Escuchar Esta Bomba”

Crítica escrita por Butch

Llevo varios días escuchando este Beyond Omega. Y otros tantos dándole vueltas a cómo hacerte ver que debes coger este disco ya y ponerlo en un altar, agachar la cabeza y rezarle como si fuera el mismo Buda panzón que ha bajado a tomarse unas cañas contigo y solo contigo. Por que lo vales y eres más Zen que los demás. 

Originarios de la cantera metálica inagotable de Mobile, en Alabama, allá por el 2016 (bueno, hace unos meses, aunque en medición de tiempo Twitter eso es como decenios), por los hermanos Ozinga y el animal de Jason Long, esta banda escupe ideas y estilos que buscan lo grandioso, facturando un metal brutal y atmosférico jugueteando con el death y el black. Su sello, Extreme Music PR, les califica como “Melodic Blackened Death” metal. O sea, death metal melódico (ya en sí una cosa difícilmente conjugable,pero vamos, en peores plazas hemos toreado) con tintes que no llegan al black. De ahí lo de “blackened” (ennegrecido) en vez de “black”, o sea, negro. Y en mi permanente pelea con las etiquetas, yo digo: OLE MIS/TUS/SUS HUExxS… Por que por los Cuernos de Dio que no se puede hilar más fino. Analizando esto, creo que el sello quiere decir, simplemente, que tú, oyente, podrás aguantar y hasta disfrutar el disco hasta el final. O sea, que no apagarás el reproductor en la canción cuarta pensando “su puxx madre, ya no aguanto más”.

O sea, blackened, que no black. Por suerte para tí, este es uno de los discos más grandes del 2017. Pura ambrosía.

Beyond Omega factura voces definidas, riffs que crecen hasta explotarte en la cara (Blood Stained Epitaph) y un doble bombo directamente de otro planeta, y la trama del largo se basa en el origen de la vida, su paso por esta Tierra y el inevitable final, que no define la banda como una libertad final o algo más ominoso. La conjunción del bajo y la batería te llevará a la locura, y las armonías de la guitarra de unos AX7 acelerados y endemoniados son simplemente sorprendentes, más cuando esta patada en las bajas partes dura tan solo cuarenta y un minutos. 

Comparemos a esta banda con el sonido demoníaco de Behemoth, Vader, Black Dahlia Murder o Aborted, con las sinfonías de Septicflesh o Fleshgod Apocalypse, la estética de Gojira o la atmósfera de Emperor. Ya en la intro de Aeons Of Madness notas una búsqueda consciente de atmósferas inquietantes, y un cuidado especial por el detalle. Dicha canción explota en la brutal There Will Be Blood. Riffs explosivos, voz gutural atroz, y un bajo percusivo. Una maravilla del “blackened” death melódico. Sin segundas. La canción que da título al largo machaca los riffs sin descanso. BG Watson se luce a las baquetas. Un tema más metal tradicional de lo habitual en estos animales. El coro con el atronador riff detrás te dejará satisfecho. Nocturnal Creatures alarga la angustia, pero aguanta, porque… 

Llegamos a la magistral By The Hand Of Aestrea. Hacía mucho tiempo que no me cruzaba en el ámbito del metal más extremo, con una canción tan perfecta. Ya echaba de menos sentir esa bofetada en el estómago que Dimmu Borgir me soltó hace ya unos años. Sinsaenum casi lo consiguen en 2016. Pero ESTA ES LA CANCION. Ahí lo dejo. Déjate llevar por la oscura melodía. Glorioso corte. 

On The Wings Of A Martyr descansa algo, quizá ya no podian seguir sin Viagra, pues el ritmo, la cadencia, no lleva descanso para estos animales americanos de Oracle. Pero el riff de este tema te hará disfrutar como un mono rodeado de plátanos y ruedas. Pesado, grueso, cae como un tanque sobre una casa de prefabricado, destrozando todo. De lo mejorcito de este portentoso esfuerzo. Beneath The Crimson Veil me recuerda a AX7 por momentos, por los solos, las melodías de la guitarra, salvando las distancias. El doble bombo se encarga de romper esa imagen. Funciona como un reloj suizo en una maratón de maníacos conejos espídicos. Tomb Of Serpents nos lleva por momentos al medio Oriente, una atmósfera más exótica. Esta tumba de serpientes muestra la vena más melódica de este combo. El medio tiempo está conseguido, por la intervencion de BG otra vez. Gran baquetas. The Cleansing acelera y machaca a partes iguales. El riff entra en una batidora con el doble bombo y los berridos de Long para no darte descanso, todo ello con la batuta austriaca de BG Watson, que espero que haga mucho Tai Chi entre concierto y concierto. Acabamos con la ya mencionada Blood Stained Epitaph, nada menos. 

Ya en mi pre lista de candidatos a mejor banda extrema del 2017, pues como se les cataloga, ofrecen un death melódico casi black. Ya sin cachondeos, te ofrecemos en DIOSES DEL METAL una auténtica maravilla de banda que saca lo mejor de su death maravillosamente ejecutado, con elementos melódicos y atmósferas black que logran contener, logrando una perfección que a mi personalmente me hace recomendartelo encarecidamente. No doy notas, pero esta es un Empire State Building. O sea, doy edificios. No me des las gracias, habítalo. Este está más allá de Omega. 

Banda: 

Batería : BG Watson

Bajo: Ray Ozinga

Guitarra: Trey Ozinga

Voz y Guitarra: Jason Long

 

Tracklist:

1. Aeons of Madness
2. There will be Blood
3. Beyond Omega
4. Nocturnal Creatures
5. By the hand of Aestrea
6 On the wings of a Martyr
7. Beneath the Crimson Veil
8. Tomb of Serpents
9. The Cleansing
10. Blood Stained Epitaph

Escrito por Butch

 

Deja un comentario