Juego de tontos (bueno, no tanto)”

Crítica escrita por: Christian Darchez

Otro de los grandes perdedores del Rock y Metal esta de vuelta! En estos momentos estoy empezando a pensar en la naturaleza profética de aquella serie de informes que escribí a allá por 2014. Bah, no le den demasiada bola a lo que digo jejeje No obstante a eso en esta oportunidad tenemos a los americanos oriundos de la Bay Area de San Francisco llamados Mordred (en alusión al hijo incestuoso e ilegitimo del rey Arturo). Un grupo que, a diferencia de Skid Row que apareció tarde en la movida Hard Rockera y metalera pero que tuvo mucho éxito, Mordred hizo lo propio con el Thrash Metal en 1989 con su debut ¨Fool’s game¨ aunque con el insólito agregado de una impronta de Funk, cositas de rap y el sonido alternativo (que mas tarde se agruparía en ese rotulo de ¨Crossover¨) que lo hacia un bicho raro y único que lo llevaba mas a compartir liga con bandas como Faith No More y Fishbone que con Metallica o Megadeth por citar ejemplos. Pero lamentablemente ya era tarde: la inminente caída del Thrash en materia de popularidad y convocatoria (salvo por Metallica) los arrastro consigo y el mismo fue injustamente ninguneado al igual que sus lanzamientos posteriores ¨In this life¨ (1991) y ¨The next room¨ (1994) ya sin su cantante original Scott Holderby, en plena explosión del maldito Grunge y después la fiebre punk californiana que todo devoraba hicieron que el grupo comandado por el talentoso bajista Art Liboon se desanimara por completo y optaran por tirar la toalla. Aunque pasado el 2000 se produjo una serie de reuniones esporádicas para algún que otro show en algún festival, promesas de nuevo material que siempre quedaban en la nada, hasta que en 2014 anunciaban que volvían a la actividad y que también recuperaban a su cantante original Scott Hoderby al mismo tiempo que clamaban a los 4 vientos que estaban preparando material nuevo de regreso. 6 años después vemos que finalmente cumplieron…aunque editando un EP; bueno algo es algo ¿no?

¨Volition¨, EP de regreso de los americanos Mordred, deja bastante tela para cortar. Primero desde el vamos debo decir que su particular estilo de fusion entre el Thrash Metal de afinaciones bien graves y los clásicos yeites Funky y los ya consabidos sonidos de bandeja de DJ sigue intacto, eso no se los voy a negar. El problema pasa porque el contexto en estos tiempo ya es otro: el New Metal hace mas de 20 años ya hizo todo el mal posible con sus improbables y poco consistentes fusiones de los mismos elementos y aunque Mordred es uno de los claros pioneros del estilo, por mas que los historiadores señalen una y otra vez a ¨Bring the noise¨ aquella colaboración de Anthrax con los raperos Public Enemy, hoy ese sonido los deja en un tramite flagrante e injustamente cansino. Otro de los inconvenientes es la dudosa performance del cantante Scott Holderby: el tiempo no perdona y el mismo hizo mella en sus cuerdas vocales y si  bien tampoco es desastroso lo que hace en las canciones queda en evidente offside que la falta de practica y el paso del tiempo no lo trataron bien. Desde la entrada con Not for you con sus consabidos riffs bien Thrashers, sus bandejas de DJ y yeites funky pero cantada casi desde el desgano o las nuevas limitaciones de Scott, What are we coming to y sus bases trip hoperas que hace mas de 20 años podían sonar novedosas ahora quedan como un chiste sin gracia. The love of money y su energía puramente Thrasher crossover es bastante positiva y es la que mas cómoda le quedo a Scott y el cierre con la juguetona y rapeada The baroness merced a su riff groovero puramente de los 90’ logra zafar y entretener. Son estas 2 canciones que nos dan la pauta de que no todo esta perdido para Mordred.

Desde el lado de la producción si bien el estilo particular del grupo esta intacto, sobre todo en las guitarras y las siempre lineas psicóticas de bajo de Liboon que siguen siendo bestiales, le falto un poco de vida a la batería y las voces, sobre todo a esta ultima al menos hubieran maquillado un poco mas las falencias vocales de Scott y no dejarlo tanto en evidencia. Igual si hay algo que no se les puede achacar es justamente honestidad, eso sí. El regreso de Mordred tal vez no sea el mejor dado lo mucho que han cambiado los tiempos, pero sin embargo hay indicios de que aun pueden dar mucho mas de si si realmente se lo proponen.

Mordred:

Scott Holderby: voz

Danny White: guitarra

James Sanguinetti: guitarra

DJ Pause: teclados, programaciones y bandeja

Art Liboon: bajo

Gannon Hall: batería

Track list:

1 not for you

2 what are coming to

3 the love of money

4 the baroness

Deja una respuesta