«Zapatazo en la boca de los dioses.»

Por José Meh.

Ya había ganas de tener a mano el nuevo material de Legacy Of Brutality, amigo. La banda formada allá por el 2006 en tierras asturianas y que alcanzó su punto álgido con su participación en aquella Metal Battle del Wacken Open Air de 2016, llevando su portentoso directo al mítico festival alemán, vuelve a la superficie para darnos en la cara con su furiosa propuesta de Death Metal. Algo canónico, bebedor de las raíces de la escuela sueca y bruto como un demonio. Lo suyo es la velocidad, las guitarras afiladas y curtirte el lomo tema a tema, tronco, esto es lo que les pedimos y los cabrones nos dan dos tazas. Como puntito extra, para este trabajo contaron con la siempre sabia mano del señor Dan Swäno, toda una institución a los mandos del Metal Extremo, para la masterización, que ha maquillado un poco más el asunto dándole un rollo aún más cabrón.

El disco va a zapatilla, colega, te suelta una intro The Arrival, para que te confíes y así Wasteland te saque los sesos como el que saca los berberechos de una lata un domingo cualquiera al mediodía. Un tema frenético, con las guitarras a altas velocidades y un Simón García desatado con su profundo gutural que abre con honores este trabajo. Luego tampoco os creáis que hay tiempo para reponerse, la paliza sónica no cesa y cortes como el tema título o Behind The Black Mirror van a toda hostia, sin miramientos. Luego tenemos Gods Of The Deep, que baja la velocidad però no la pesadez con ese poso groovero que lo protagoniza de la mano de la sección rítmica de la banda con Javi Fernández (batería) y¨Lalo¨ (bajo). Para la segunda mitad del álbum tenemos tres cortes, The Creature of Fathomless Chaos, The Dweller of Darkness y As We March, cada una de su padre y su madre, que vuelven a pisar el acelerador a fondo y haciendo que las guitarras de «Yoye» y Borja Suárez acaben por estar más calientes que la arena de la playa un 3 de agosto. Encomiable la maquinaria riffera que conforman las dos hachas, formando un bloque muy poderoso. Finalmente nos queda la encabronada e hija de puta The Millennial Curse, el tema más bruto, si cabe, de este trabajo y que aporta un final cojonudo para que te quedes pidiendo más.

Legacy Of Brutality, como los buenos alumnos, aprenden de sus maestros y se llevan las lecciones a su terreno, su material suena honesto, sólido y violento. Realm Of the Banished Gods es un buen trabajo de Death Metal para fans del Death Metal, contiene aquello que uno busca en un disco del rollo y te lo entrega en bandeja. Guitarras densotas, ritmos veloces, voces de ultratumba, no pido más, tronco, 36 minutos de alto nivel no aptos para oídos finolis.

 

Legacy Of Brutality son:

Simón García | Voz
Jaime Méndez ¨Yoye¨ | Guitarra
Borja Suárez | Guitarra
Javi Fernández | Batería
Gonzalo González ¨Lalo¨ | Bajo

 

 Tracklist:

  1. The arrival.
  2. Wasteland.
  3. Realm of the banished gods.
  4. Behind the black mirror.
  5. Gods of the deep.
  6. The creature of fathomless chaos.
  7. The dweller of darkness.
  8. As we march.
  9. The millenial curse.

 

Deja un comentario