“Variedad y buena interpretación llegan a buen puerto”

Nos encontramos ante una de las novedades más esperadas del año, Kamelot vuelve al estudio nos trae un disco con bastante variedad respecto a lo que vienen haciendo desde hace ya justo 20 años. No ofrecen nada nuevo, salvo algunos toques en ciertos temas, pero que superan a “Silverthorn” en los tres aspectos: calidad y variedad compositiva, vocal y producción. Incluso la portada anima con solo verla.

Voy a hacer un “breve” inciso aprovechando que este año la banda norteamericana cumple 20 años desde su debut. Así es, “Eternity” vio la luz en 1995 con una formación muy distinta a la actual, de hecho el único que sigue es su fundador, Thomas Youngblood. Después de “Dominion” en 1996 la banda sufre cambios en la batería, entrando Casey Grillo y la voz, con Roy Khan. Así llega “Siége Perilous” en 1998. Con el que, yo personalmente conocí por primera vez la banda, y empezó a brillar el sonido que haría famoso a Kamelot en la escena internacional. “The Fourth Legacy” (1999) es considerado junto a “Karma” (2001) los dos pelotazos de Kamelot. Sin duda son de los favoritos de mucha gente, me incluyo.

A partir de entonces el sonido cambiaría poco a poco y los temas de las letras evolucionarían en lo que se refiere a complejidad. Ellos también se sumaron al boom de los discos conceptuales haciendo musical uno de los mejores libros de narrativa: Fausto, de J.W. Von Goethe. Lo dividieron en dos partes, “Epica” (2003) y “The Black Halo” (2005), ambos con un sonido más gótico y progresivo, pero sin dejar de lado el power que los llevó a la cima. Sin duda Kamelot seguían al pie del cañón. En 2007 “Ghost Opera” continuaba agregando aspectos cada vez más oscuros e intrigantes, que finalmente en “Poetry For The Poisoned” de 2010, consolidaron como nuevo estilo de la banda e incluyeron a Oliver Palotai como su nuevo teclista. Otra salida se producía justo antes de grabar este disco, Glenn Barry dejaba su puesto al bajista formador del grupo Sean Tibbetts, que volvía desde su salida en 1992. Pero aún quedaba la partida de la voz de Kamelot, así es como sigue siendo conocido Roy Khan. Tommy Karevik tomó su puesto sin si quiera parecerlo, porque en “Silverthorn” emula perfectamente el registro y timbre de Khan. Pero ahora, en “Haven” ha llegado al punto de tomar el control absoluto de las voces tras afianzarse como el nuevo vocalista de la banda.

Haven” es el decimoprimer disco con el que la nueva formación apuesta a lo grande en la escena internacional, la producción la ha llevado a cabo Sascha Paeth, como venía siendo habitual dotando al disco de profundidad y un ambiente lúgubre a la vez que llamativo.

Como ya he dicho varias veces y lo recalco en la frase de título, es un disco bastante variado, pero con constantes guiños a sus trabajos anteriores, es decir, el sonido es el de los últimos, la composición varía en los temas, desde el power típico del “Karma” o “The Fourth Legacy” hasta cortes más trabajados del estilo de “The Black Halo”.

Entrando más en materia nos encontramos con “Fallen Star” la cual comienza el disco de forma directa y sin titubeos, su comienzo hace las veces de intro, pero enseguida resuena ese riff marca de la casa. Contundencia en las guitarras y batería inunda nuestro sentido auditivo, mientras que la parte vocal evoluciona exponencialmente. De este tipo nos encontramos temas de la talla de “Insomnia”, con más protagonismo de los teclados, “Citizen Zero”, en la que los coros dominan el estribillo y la voz de Karevik alcanzando agudos inesperados. De esta primera parte, claramente diferenciadas por la intermedia instrumental “Ecclesia”, “Veil Of Elysium” se lleva el protagonismo, mostrando ese guiño al pasado power el cual ya pudimos disfrutar en su video clip de adelanto.

El listón baja un poco, cosa que es normal, “Under Grey Skies” está bien pero es la típica balada de la cual podemos encontrar similitudes con varias de su discografía, en ella participa la excepcional Charlotte Wessels (Delain) en la voz femenina y Troy Donockley (Nightwish) en la ambientación de fondo. “My Therapy” es de esas canciones que escuchándolas unas cuantas veces te das cuenta de lo buena que es, gran ritmo de guitarra y bajo el que se marcan los veteranos aplicando los aspectos progresivos que han ido buscando con tanto ahínco.

La segunda parte mantiene la intensidad pero baja el gancho, los temas son buenos pero no alcanzan a los primeros. En “End Of Innocence” destaca la interpretación vocal y el solo de guitarra, que sin llegar a ser uno de los grandes temas no deja de ser bueno. “Beautiful Apocalypse” comienza realmente bien, Thomas se ha currado a base de bien los riffs y un sonido contundente para esta ocasión. Lo malo de este tema es que es muy lineal, siendo una vez más la voz y la guitarra los protagonistas más destacados.

Una vez más nos acercamos a comienzos de siglo con “Liar Liar (Wasteland Monarchy)”, en concreto a canciones como March Of Mephisto en las que hay colaboración de cantantes con voz gutural o tipo harsh, como en este caso con Alissa White-Gluz (Arch Enemy). El tema es rápido en conjunto en el que hay una gran solo de guitarra seguido de otro de teclado y la colaboración de la cantante invitada. El ritmo de guitarra del riff es un guiño a canciones pasadas.

Una vez más nos encontramos con otra balada, “Here’s To The Fall”, la cual considero mejor que la primera, al menos porque la interpretación vocal es idónea para este tipo de canciones. Tommy borda la actuación usando la técnica de su predecesor para redondear los estribillos e incluso incluir falsete, la representación de Oliver es también muy buena al tratarse de una canción sin batería o distorsión.

Lo que nunca me imaginé escuchar en Kamelot es algo como “Revolution”, sin duda el nombre le viene de calle, porque han revolucionado su propio sonido e ideas compositivas. Más bien parece una canción de grupos de metal extremo. Aquí también colabora Alissa White-Gluz aportando sus voces rasgadas de fondo. La parte del solo de teclado parece otra banda pero tras el parón y la parte vocal distorsionada todo vuelve a la “normalidad”.

El final se desarrolla instrumental de corte sinfónico, más típico del disco “Epica” (y también de la banda) con la canción homónima al disco, haciendo parecer que después de todo han llegado a buen puerto, al menos esa es la impresión que me ha dado tras más de diez escuchas y analizar cada tema. Es un buen disco que supera los dos anteriores y que vuelve a situarles dentro de los mejores. La nota que le doy es de 8,4/10.

Canciones

1. Fallen Star

2. Insomnia

3. Citizen Zero

4. Veil Of Elysium

5. Under Grey Skies

6. My Therapy

7. Ecclesia

8. End Of Innocence

9. Beautiful Apocalypse

10. Liar Liar (Wasteland Monarchy)

11. Here’s To The Fall

12. Revolution

13. Haven

 

Kamelot

Thomas Youngblood – Guitarra

Casey Grillo – Batería

Sean Tibbetts – Bajo

Oliver Palotai – Teclados

Tommy Karevik – Voz

Invitados

Charlotte Wessels (Delain) – Voz en Under Grey Skies

Troy Donockley (Nightwish) – Gaita irlandesa en Under Grey Skies

Alissa White-Gluz (Arch Enemy) – Voz en Liar Liar y Revolution

 

Webpage: http://www.kamelot.com/

Facebook: https://www.facebook.com/kamelotofficial

Twitter: https://twitter.com/kamelotofficial

TouTube: https://www.youtube.com/kamtv

Deja un comentario