“Objetivo: la cima del power europeo”

Crítica escrita por Moralabad

Alemania – Power Metal

Cuarto disco de estudio de Gamma Ray, nuevamente con unos dos años de distancia entre el anterior, como será costumbre en varios años posteriores. Fue grabado a comienzos de año para que el 29 de mayo de 1995 pudiera ver la luz. Y como es habitual con cada nuevo lanzamiento de la banda, viene asociado a ello un cambio en la formación, esta vez, el vocalista. Tras tres discos con Ralf Scheppers al frente, llegó la hora para que Kai Hansen retomara esta actividad, lo cual le ocupará el resto de lanzamientos hasta el día en que estoy escribiendo esta review.

Aquí presentan un disco mucho más elaborado, se nota buena musicalidad, razón por la que sus integrantes son los mismos que la vez pasada. Como curiosidad, Jan Rubach pactó con Dirk Schlächter el intercambio de roles tras este disco, aunque finalmente, él y Thomas acabaran dejando la banda debido a dificultades personales (Thomas no podía grabar junto al resto, debido a la lejanía de su vivienda). Como legado, dejaron canciones como “Rebellion In Dreamland” que inicia el disco con casi nueve minutos de grandiosidad y con uno de los mejores estribillos de la banda.

Man On A Mission” y la escueta “Fairytale” le aportan ese grado de velocidad que a partir de este momento alcanza momentos más speed. Junto a “Gods Of Deliverance” son los temas más poderosos con los que el dúo rítmico se despide de la banda. También hay momentos muy destacables en cuanto a pasión y melodía, porque el medio tiempo “All Of The Damned” y el baladón “Farewell” no sólo no se quedan atrás, sino que caminan junto al resto hacia la misma meta consiguiendo llegar a mayor variedad de público. En esta segunda colabora Hansi Kürsch (Blind Guardian).

Pasada la mitad del disco, la homónima hace aparición con uno de los más memorables estribillos y secciones vocales más características de Kai Hansen en su etapa de Gamma Ray. Un himno imperdible e imprescindible. El dúo entre “The Saviour” y “Abyss Of The Void” torna todo más lento y pesado, sin arrancar del todo y su resultado final nos lleva a entendimientos dispares entre los fans. Pero bueno, para eso está luego la amistad de Kai y Michael Kiske para que “Time To Break Free” nos lleve en volandas a la época de los 87-88 y sus Keeper tan famosos. Terminando con “Afterlife”, un claro y sentido homenaje al amigo y batería Ingo Schwichtenberg (Helloween), que se suicidó a causa de una fuerte depresión. Sin duda, un disco indispensable, que marcaría el inicio de la mejor etapa de Gamma Ray y su líder en la historia del metal.

Canciones

1. Rebellion In Dreamland

2. Man On A Mission

3. Fairytale

4. All Of The Damned

5. Rising Of The Damned

6. Gods Of Deliverance

7. Farewell

8. Salvation’s Calling

9. Land Of The Free

10. The Saviour

11. Abyss Of The Void

12. Time To Break Free

13. Afterlife

Gamma Ray

Kai Hansen – Guitarra y voz

Dirk Schlächter – Guitarra y teclados

Jan Rubach – Bajo

Thomas Nack – Batería y coros

Invitados

Sascha Paeth – Teclados adicionales

Hansi Kürsch – Voz adicional en “Farewell” y coros

Michael Kiske – Voz en “Time To Break Free” y coros

Hacky Hackmann – Coros

Catharina Boutari – Coros

Axel Naschke – Coros

Deja una respuesta