“El disco de Power Metal del año”

Escrita por Pol Metalhead

Italia – Power Metal

Eran mediados y finales de los 90, en esa época estaba muy de moda el power metal con bandas alemanas como Gamma Ray, Iron Savior, Edguy, Primal Fear… también de Italia con Labyrinth, Rhapsody, Skylark, Domine… Y así una explosión de muy buenas bandas del país transalpino, del cual algunas de estas bandas siguen y otras ya desaparecieron. Ahora, en este 2017, vuelven a surgir bandas como de las que os voy a comentar ahora, ¡Hacía mucho tiempo que una banda de Power no me atraía como lo ha hecho Dragonhammer! Tiene todo lo que me atraía de las bandas antes citadas, muy buen cantante, una increíble melodía, el doble bombo bien tocado y unas guitarras que se te meten dentro, un gran disco que ahora paso a analizar.

El álbum comienza con una introducción típica, llamada “Darkness Is Coming”, para meternos de lleno en todo un trallazo de puro Power como es “The Eye of The Storm “ en el que la voz de Max Aguzzi (también guitarrista) destaca entre todos los instrumentos. El tema comienza con unos teclados para empalmar con el doble bombo tocado con muy buen gusto y según va entrando la voz de Max la melodía te va contagiando hasta llegar a su impresionante estribillo, lo dicho ¡Todo un Temazo!

Un solo de bajo hace de intro para “Brother VS Brother”, menos Power y más heavy que la anterior, las guitarras van acelerando según va transcurriendo la historia de estos “hermanos”. Gran solo de guitarra por parte de estos dos grandes hachas (Max Aguzzi y Flavio Cicconi) que tiene la banda, muy a lo Helloween de los Keepers con los dos guitarristas alternándose los solos.

Volvemos al Power de los 90 con un tema muy en la onda Rhapsody, “Under the Vatican’s Ground”, una de las mejores canciones del disco sin duda, todo un himno que va subiendo enteros según va transcurriendo el tema para llegar al éxtasis final, ¡una vez que se te quede no podrás dejar de tararearlo!

Muy Hammerfall es el comienzo de “The Game of Blood” para volver al doble bombo de Andrea Gianangeli (batería), y con una segunda voz de su teclista Giulio Cattivera que va entrando en las partes rápidas del tema y entonando el estribillo altamente pegadizo.

Seguimos con “The Town of Evil”, un tema que parece hecho para el directo, muy heavy y contundente, con un gran Max a la voz, recuerda a los mejores Metalium y la voz en este tema en especial me recuerda y mucho al actual cantante de Firewind Hennig Basse. Es difícil quedarse con un tema del disco pero este tiene muchas papeletas.

Cambiamos totalmente el estilo y nos vamos a otra dimensión con “Children of The Sun”, con unos teclados que hacen que te levantes de tu asiento y un tema que te deja con la boca abierta. En algunos momentos me recuerda a los increíbles ¡Pretty Maids! , si pusiéremos la voz de Ronnie Atkins te recordaría a ellos sin duda, el estribillo es de otro mundo, ¡Impresionante!

Nos metemos en el Power Metal actual con “Fighting the Beast”, muy a lo Gloryhammer o Twilight Force, y que recuerda muchísimo sobre todo en el estribillo a Rhapsody, de estos temas que te pueden encasillar en un estilo, que Dragonhammer lo están, pero al menos no suenan todo el rato a lo mismo.

Todo buen disco de Heavy Metal para estar completo siempre tiene que tener un lado romántico y suave, algo que es como la guinda del pastel y eso es la balada “Remember My Name”, una preciosidad convertida en canción que si la escuchas con los cascos y la luz apagada te introduce en otro mundo difícil de explicar, sobran los comentarios… ¡La piel de gallina!

Desgraciadamente llegamos al final de este “Obscurity” con el tema título, una canción épica de principio a final, llena de grandes cambios de ritmo y heavy a más no poder. El estribillo es muy pegadizo a la vez que comercial, a mitad del tema ese cambio de teclados a guitarra es simplemente espectacular, te recuerda a muchas bandas y a ninguna a la vez, todo un descubrimiento de canción.

Sin duda estamos hablando del disco Power del año (bajo mi modesta opinión), todos los temas son increíbles y no se parecen en nada entre sí. Un álbum en el que se nota que hay un gran trabajo detrás en todos los sentidos, desde la portada a la buenísima producción, es muy muy difícil quedarte con un tema y eso hoy en día con la amplia variedad de bandas y grandes discos que salen ya de por sí es un logro al alcance de pocas bandas, nunca pongo nota pero esto está entre el 8 o el 8,5 sobre 10.

Dragonhammer son:

Max Aguzzi – Voz y Guitarra

Gae Amodio – Bajo

Giulio Cattivera – Teclados y Voz

Flavio Cicconi – Guitarra

Andrea Gianangeli – Batería

Tracklist:

1. Darkness Is Coming

2. The Eye Of The Storm

3. Brother Vs Brother

4. Under The Vatican’s Ground

5. The Game Of Blood

6. The Town Of Evil

7. Children Of The Sun

8. Fighting The Beast

9. Remember My Name

10. Obscurity

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario