«Un final muy tranquilo»

Crítica realizada por ElyAngelOfDeath

Gothic Rock/Symphonic Metal – Holanda

La banda holandesa Delain, vuelven de la mano de Napalm Records con su nuevo disco. La marcha de su anterior guitarrista, Merel Bechtold, no ha supuesto ningún obstáculo para la formación ya que le sustituye a las seis cuerdas Timo Somers. «Apocalypse & Chill» es el seguimiento de los registros que ha creado la banda en «Moonbathers«. El álbum está muy cuidado y cuenta con riffs violentos, temas pegadizos, cortes pesados con sintetizador y composiciones totalmente orquestadas, mientras que las voces poseen un frenesí fresco que seguramente convencerá a los/as fieles seguidores/as de Delain y a los nuevos oyentes por igual. Este trabajo es lanzado el 7 de Febrero. 

El plástico se inicia a través de la pista One Second, en la que se respira la esencia de los holandeses en todo momento, destacando su instrumental pesado, potente y enérgico a partes iguales y la voz de Charlotte Wessels a la cabeza de la agrupación, que hace un despliego de todas sus cualidades vocales. El nuevo elemento que han añadido ha sido la incorporación de una voz masculina con gutural incluido en algunas partes de la canción, que se complementa muy bien con la femenina que ya conocemos de sobra. Por otro lado, es increíble el solo de guitarra con el que nos deleita Timo Somers, haciendo una buena presentación de todo el potencial que lleva de serie y que ha acoplado muy bien a la personalidad de la banda. Novedades se avecinan con We Had Everything, de intensas raíces sinfónicas a las que Delain nos tienen acostumbrados donde la palma se la lleva Martijn Westerholt en los teclados donde ya se pueden apreciar los sintetizadores de manera discreta y sutil en la ambientación del tema, sobretodo, cuando llegamos al estribillo. Sin duda, nos encontramos con un corte repleto de vigor cuya sonoridad se centra en los sólidos pilares del Metal Sinfónico europeo solo hace falta escuchar cada uno de los ricos matices que lo componen para darse cuenta de ello. Seguimos con Chemical Redemption, donde la potencia sube como la espuma gracias a unas cuerdas fuertes y fieras. Rápidamente, se incorporan los teclados y la batería robusteciendo a este corte tan imperdible en el que la guinda al pastel la pone la voz de Charlotte. Continuamos en la línea de naturaleza sinfónica y melodiosa por un tubo, haciendo frente a un estribillo pegadizo lleno de brío y energía en el que, además, se incorpora una ambientación orquestal de lo más interesante que resalta la esencia sinfónica de la formación.

Burning Bridges, es una pista en la que Delain refuerzan su personalidad de una manera desorbitada. Escucharemos desde un instrumental fornido y dispuesto a dar tralla a fragmentos más sosegados, de nuevo otra ambientación orquestal que refuerza las capacidades compositivas de los miembros de la banda, la naturaleza melódica que tanto acompaña a la agrupación, intervención de guturales que hacen frente a un oscuro coro, estribillo dinámico y una voz que llega a tonos muy altos y que se amolda a cualquier atmósfera con la que nos deleitan los holandeses. Es una canción más que apta para causar un furor sensacional en directo. Te enamora desde la primera vez que las escuchas y, por supuesto, es de mis favoritas de «Apocalypse & Chill«. En Vengeance, la agrupación cuenta con la intervención de Yannis Papadopoulos, vocalista de la banda Beast In Black, que une su increíble voz a la de Charlotte Wessels, haciéndonos disfrutar con un tema enriquecedor en todos los sentidos ya que aportan luz y calidez a partes iguales. Realizan una labor excelente que no podéis pasar por alto porque es sorprendente la capacidad de estas dos enormes gargantas. Es otra de las joyas más resplandecientes de este nuevo disco. Los sintetizadores ocupan un lugar principal en To Live Is To Die, dando lugar a una naturaleza encaminada a caminos electrónicos donde son los teclados los que se vuelven a poner a la cabeza del conjunto. Se nota que es de los cortes en los que Delain han querido dan una vuelta de tuerca experimentando así con cada uno de los recursos que llegaban a sus manos, dando como resultado a una pista que engancha y que sigue moviéndose dentro de su llamativa así como su vistosa estética que ha cautivado a tantos fans a lo largo de sus diez años de carrera musical. El séptimo puesto es para Let´s Dance, que continua en la línea de su anterior trabajo de estudio, «Moonbathers» de 2016, donde se antepone la voz por encima del resto de miembros viéndose reforzada por ellos siendo el punto fuerte las cuerdas y la batería dejando una estela de acometividad. Lo mejor del Metal Sinfónico y la esencia del Rock gótico se unen para hacernos disfrutar como nunca. 

Combatividad y así como una ferviente agresividad, es con la que nos sorprenden los holandeses en el inicio de Creatures, para luego unirse su vocalista, que lo hace con una delicadeza aún más asombrosa si cabe y así se mantiene durante toda la duración de la canción. Es un tema muy curioso el cual considero que define muy bien el concepto que Delain quieren mostrar en su nuevo disco a través de una calidad sonora insuperable y unos instrumentos de un calibre monumental. Es otra de las joyas más resplandecientes del plástico, no defrauda, os lo aseguro. Le sigue Ghost House Heart, de índole melancólica y sentimental donde Charlotte es acompañada por una bella melodía de piano en el que muestra la capacidad de sus cuerdas vocales con una intensidad admirable, reforzada en algunas partes por un coro y la intervención de un violín. Una bonita balada no puede faltar nunca en un álbum tan próspero como este. Delain han incluido el corte Master Of Destiny, que ya lo presentaron en el EP «Hunter´s Moon«, que vio la luz el año pasado y resultó ser un éxito rotundo. Vamos llegando poco a poco al final pero no sin pasar antes por Legion Of The Lost, un corte de melodías sinfónicas penetrantes a rabiar donde una atmósfera de índole oscura y enigmática lo envuelve por completo desde el primer segundo. Es muy rico en matices deliciosos de apreciar así como de escuchar una y otra vez sin parar. Me ha gustado mucho porque reúne una composición exquisita en la que los instrumentos aportan lo mejor de las peculiaridades sonoras de una banda tan aplicada como es Delain. Además, expresa con una delicada elegancia todo el patrimonio que ha dejado plasmado durante décadas el Metal Sinfónico europeo. 

El penúltimo lugar es para The Greatest Escape, de influencias muy melódicas en las que la banda aporta armonía durante toda la duración de la pista. Es una canción que no cuenta con ningún altibajo sino que es muy lineal incluso por parte de la voz, que armoniza por completo los fragmentos más sosegados con una ternura indescriptible manteniéndose en el mismo tono incluso en partes más fuertes. La formación vuelve a incluir la intervención de sintetizadores y el violín para unificar así el conjunto que nos han proporcionado. El cierre lo ponen con Combustion, una canción en formato instrumental de inicio muy sosegado que pronto quiebra en una potente sonoridad en la que cabe destacar a la guitarra que te embruja en seguida, enganchándonos de este modo a un tema de una combatividad y una fiereza alucinantes. Asimismo, el corte cuenta con un dinámico cambio de ritmos que nos transporta por diversas ambientaciones llevándonos a llamativas experiencias sensoriales impulsadas por los sintetizadores así como esa cara tan experimental que los holandeses han querido llevar a cabo en este trabajo, por supuesto no podía faltar la faceta sinfónica tan peculiar de la banda ni un instrumental sólido y férreo que no da ni un solo respiro. Un final digno de un álbum como «Apocalypse & Chill«.

Cómo no podía ser de otra forma, Delain vuelven a sacar un disco para quitarse el sombrero en el que afrontan un nuevo paso como banda y en el que la incorporación de nuevos componentes sonoros les impulsa a llevar nuevas pistas a cada cual con mejor calidad que la anterior. 

Track List:

  1. One Second
  2. We Had Everything
  3. Chemical Redemption
  4. Burning Bridges
  5. Vengeance (feat. Yannis Papadopoulos-Beast In Black)
  6. To Live Is To Die
  7. Let´s Dance
  8. Creatures
  9. Ghost House Heart
  10. Masters Of Destiny
  11. Legions Of The Lost
  12. The Greatest Escape
  13. Combustion

Banda:

Charlotte Wessels – Voz

Timo Somers – Guitarra

Otto Schimmelpenninck van der Oije – Bajo

Martijn Westerholt – Teclados

Joey de Boer – Batería

 

Deja un comentario