“Un negro desfile a medio tiempo”

Reseña de Christian Dárchez

Desde su vuelta a la actividad de la mano del cantante y bajista Jarvis Leatherby (Night Demon), los americanos oriundos de Ventura (California) Cirith Ungol no dejan pasar mas de 2 años sin editar algún tipo de material: primero fue en 2018 editando un sigle para celebrar su reunión, un año después editaron “I’m alive” (2019) su primer disco en vivo, en 2020 llegó “Forever black” quinto disco de estudio del grupo tras 29 años de ausencia discográfica y el EP “Half past human” (2021). Lo  dije varias veces: los muchachos están a full en eso de querer recuperar el tiempo perdido, y este año tenemos su flamante nuevo disco que aunque no me volvió loco como a lo mejor esperaba la pasé bien con el!

“Dark parade”, sexto disco de los americanos Cirith Ungol, mantiene su estilo de Heavy Metal de corte épico y guerrero al mejor estilo “Espada y brujeria” en buen estado de forma. Para esta oportunidad el grupo decidió mirar un poco mas atrás en su historial y precisamente a los días de “King of the dead” (1984) y “One foot in hell” (1986) pero obviamente con un sonido actualizado. La formula es la misma de siempre: guitarras de machaques y riff potentes como de solos mas que competentes, bases amuralladas y la distintiva voz de Tim Baker que a mas de 40 años de la fundación del grupo sigue sonando poderosa e intacta. Tenemos la entrada riffera y machacosa de la apisonadora Velocity (S.E.P) pasando por la mas arrastrada y mas lenta Relentless y la furia épica de la media marcha en la extensa Sailor on the seas of fate. Sacrifice y su comienzo de guitarras en plan flamenco muta en tempos más lentos y amenazantes, mientras que Looking glass es impulsada por el riff amurallado y monolítico. La canción homónima del disco trae de alguna forma la inocencia que revoloteaba en “King of the dead” donde los riffs de armonías gemelas era moneda corriente. Para el final llega Distant shadows que aunque apela también a la armonía gemela no consigue dar en el blanco y Down below un medio tiempo cumplidor en su función de cerrar el trabajo de buenas maneras.

La producción como mencioné arriba le dotó a las guitarras un brío mas moderno en lo que respecta a la potencia de las guitarras como también respetando la melodía de las mismas, y también cuenta con una típica portada en plan “Espada y brujeria”, una fija de ellos. Tal vez el disco le faltó un poco mas de variedad en los ritmos ya que la gran mayoría de las canciones son medios tiempos o muy lentas, no pido que todas las canciones sean up tempos pero aunque sea con uno y 2 no hubiera estado mal. No obstante a esto los americanos presentan un buen y correcto sexto álbum; y eso, en tiempos donde Manilla Road (lamentablemente) ya es historia y tanto Manowar como Virgin Steele viven presentes por demás bochornosos y tristes, no es poco. Si es verdad que este es su álbum final no será una despedida por la puerta grande pero si una entrada digna al Valhalla.

Cirith Ungol

Tim Baker: voz

Jim Barraza: guitarra

Greg Lindstrom: guitarra

Jarvis Leatherby: bajo

Robert Garven: batería

 

Canciones

Velocity (S.E.P.)

Relentless

Sailor on the Seas of Fate

Sacrifice

Looking Glass

Dark Parade

Distant Shadows

Down Below

Deja una respuesta