“El ansiado disco de los británicos llena a medias”

Crítica escrita por Tony Barrios

Uno de los grupos más endiosados que tengo, son los ingleses Anathema, ya que han pasado del lado oscuro de sus inicios, con una voz gutural cercana al Doom/Death Metal, a pasarse al lado más dulce del metal, rozando lo sinfónico, para sacar tremendos discos, como Alternative 4, Judgement o A Natural Disaster.

A día de hoy, suenan muy relajados, y expresan la filosofía de sus pensamientos en obras muy potentes y trascendentales como son sus últimos trabajos, llenos de caracteres emocionales, y poseyendo una atracción enorme entre los seguidores más cercanos al sonido electrónico.

Pero la magia y el peso del disco lo siguen llevando las piedras filosofales, desde su creación, cuando se denominaban Pagan Angel, los hermanos Daniel, Vincent y Jamie Cavanagh, junto con el batería John Douglas, y que en este trabajo les acompañan el teclista Daniel Cardoso, haciendo una labor encomiable con el piano y la vocalista Lee Douglas. Para ello han tenido la producción en las manos de un brillante Tony Doogan. Y es que este productor es famoso por grabar los discos en directo. Todos en el mismo estudio y en una sola pista, retocando los detalles a parte, pero el grueso del disco grabado de tema en tema de una pieza. Cosa que le da un mayor aliciente al sonido del disco. Y tratándose de Anathema el ejercicio es brillante, pues la mezcla de sonidos es altamente atractiva para el oyente.

Y es que la idea de este disco, surgió como contestación a una narrativa del espectacular A Fine Day To Exit del 2001 y empezando con las coordenadas 32.63N 117.14W que son el lugar exacto de la playa de Silver Strand en San Diego, donde sale en la contraportada del disco mencionado con anterioridad, y que es el último sitio avistado por el Optimmista. En sí es una búsqueda por diversos sitios de la geografía norteamericana, dividida en once cortes, buscando a esa persona. Un disco que te hará saborear los sonidos de la banda de Liverpool en su máxima esencia y con esa frescura que le permite el nuevo productor en su música.

Temas como el inicial “Leaving It Behind”, uno de los mejores temas que he escuchado de la propia banda, con un carisma brutal, de parte de los tres hermanos, con sus instrumentos, desgarrando pasión y energía, para dar paso a la relajante voz de Lee en el tema que continua “Endless Ways” que nos transporta a esa melódica voz por todo el pasaje, para acompañarnos en el tema que da nombre al disco, y seguir disfrutando de una banda excelsa de sentimientos y calidad, que aporta una composición exquisita de sonidos y sensaciones.

Y es que hablar de estos británicos es hablar de evolución en cada disco, pues no han llegado tan alto de la nada, sino con la evolución de sus discos, una y otra vez, reinventando sonidos y acoplando sus sentimientos, sin perder la esencia de la banda, desde que se instalaron en este sonido y esta evolución constante a mediados de los ’90. Y es que este grupo te puede gustar, o no, pero lo que es fijo es que no te dejará indiferente, pues posee un sonido cercano a la perfección, siendo un autentico matiz en su carrera. La perfección. Y este disco vuelve a acercarse a esa perfección que aúna talento y calidad en un mismo trabajo. Otra obra maestra de los ingleses que pasará a engrosar parte de mi discografía.

       Track List:

  1. 32.63N 117.14W
  2. Leaving It Behind
  3. Endless Ways
  4. The Optimist
  5. San Francisco
  6. Springfield
  7. Ghosts
  8. Can’t Let Go
  9. Close Your Eyes
  10. Wildfires
  11. Back To The Start

     Line Up:

        Vincent Cavanagh – Vocals, Guitar, Keys
        Daniel Cavanagh – Guitar, Keys, Vocals
        John Douglas – Acoustic/Electronic Percussion
    Lee Douglas – Vocals
   Jamie Cavanagh – Bass
     Daniel Cardoso – Drums/Keyboards

     Links:

     

     

Deja un comentario