“No hay quinto malo en la banda alemana”

Crítica escrita por Tony Barrios

Si dentro del Trash Europeo, hay una banda extraña y difícil de catalogar, esa es Vendetta. Los alemanes llevan 32 años en la carretera, y simplemente han sacado cinco discos. Pero que cinco discos señores. Calidad por encima de todo. El sonido que llevan dándonos este quinteto germano es de primera. Sonidos trabajados, nada de caña por caña sin rumbo, sino que ritmos armónicos y bien engarzados. Es un estilo de Trash progresivo, con cambios de ritmo y sensaciones de excelsa calidad para dejarse llevar por un mundo donde los grupos potentes basan su calidad a la cantidad de revoluciones por minutos puede alcanzar la batería, el bajo o la guitarra. Y es que este grupo ya me sorprendió hace muchos años con el disco Brain Damage y su gran calidad y sonidos más trabajados. Pero si queréis darle un parecido, podéis ponerlo en el grupo donde gente como Nuclear Assault u Overkill han logrado tantos éxitos.

De aquella formación solo queda el bajista (Klaus Ullrich) siendo los otros miembros más o menos nuevos. El cantante actual es Mario Voguel que lleva en la banda desde el 2002, al igual que el batería Thomas Kramer y el guitarra Frank Heller. El otro guitarra, Michael Opfermann entró en la banda en el 2012. La banda ha sufrido casi una metamorfosis desde los ’80 ha hoy día, pero para nada se ha alejado de la calidad que atesoró siempre, y aunque el parón que sufrieron en lo ’90 no ha variado para dejar de practicar uno de los Trash más dinámicos de toda Europa.

Casi 40 minutos de Trash técnico, con un especial énfasis al sonido de los instrumentos, que es de primer nivel. Nueve temas, que son ocho reales, pues uno es de apenas dos minutos de duración, y es una guitarra acústica, como especie de intro al siguiente, nos da capacidad a pensar que posee muchos rasgos importantes dentro de un genero tan poco seguido, desde la base técnica, que un grupo de esta índole se merece un merecido respeto. Y nada más hay que fijarse que tres de los temas pasan de los cinco minutos, donde manejan los cambios de ritmo a las mil maravillas. Y otros cortes ofrecen varios procesos musicales interesantes, sin llegar a aburrir en ningún momento el ritmo del disco.

Pongo como ejemplo el buen trabajo por la construcción del tema “The Prophecy” que en algo más de cinco minutos varían varias veces de ritmo, constatando así mis palabras. Digno es de merecimiento el primer corte del disco de casi ocho minutos, con una ejercicio impresionante a manos de ambas guitarras. Y es que “Fragile” desembarca en nuestros oídos como un Panzer con motor de Ferrari y versatilidad de un Hammer.

La sorpresa es que Mario Voguel ha mejorado su manera de cantar, modulando más su voz ronca, y convirtiendo las notas que salen de su garganta en buenas canciones con letras potentes y donde no tenemos la dificultad de escuchar lo que canta. La dupla Heller/Opfermann se me antoja como una de las mejores en los escenarios de los festivales europeos, pues mezclan riffs y solos por doquier en todo el trabajo. Y es que en canciones como “Deadly Sin” queda patente esa conjunción.

Lo de la sección rítmica por esos dos dinosaurios, como son Ullrich/Kramer es de otro mundo, llevando el ritmo en todo el disco a los caminos que ellos dominan, y expresando los cambios de ritmo en su mejor lenguaje.

En definitiva, si te gusta el Trash Metal Europeo con tintes técnicos alucinantes, fijo que volverás a escuchar este disco más de cinco veces, pues es un disco que engancha rápidamente, proponiendo un estilo menos salvaje y más apabullante que ortos grupos del mismo genero. Y es que los más de 30 años en la carretera marcan para bien.

Formación

Mario Vogel. Voz
Michael “Opf” Opfermann. Guitarra
Frank Heller. Guitarra
Klaus “Heiner” Ullrich. Bajo
Thomas “Lubber” Krämer. Batería

Track List

01. Fragile
02. Let ’er Rip
03. Deadly Sin
04. Agency Of Liberty
05. The Search
06. The Prophecy
07. Shame On You
08. Religion Is A Killer
09. Nevermind

Escrito por Toni Barrios

Deja un comentario