Top 5: Grandes discos injustamente castigados e ignorados por prensa y fans Parte III: El corte final!

Y así llegamos al final de esta retrospectiva de aquellos que en su tiempos fueron los patitos feos de los lanzamientos, ya sea por el recelo de la prensa más inquisidora como del público más exigente y que muchas veces por cuestiones de moda ignoran lo bueno. El final de la línea, pasajeros!

11) Carcass – Heartwork (1993)

Otra victima más de las modas pasajeras.

Muchos aluden que los suecos At The Gates (banda que me encanta) fueron los pioneros del Death Metal melódico, pero los ingleses Carcass a mi entender se les adelantaron, por eso suelo tomar con pinzas cuando algún crítico que escuchó dos temas de ¨The red in the sky is ours¨ (1992) o ¨Slaughter to the soul¨ (1995) y aluden eso, cuando Carcass en el fierisimo ¨Necroticism: desencanting the insalubrious¨ (1991) nos hizo escuchar algunas melodías y armonías propias del metal clásico, anunciando lo que iba a venir. Que los suecos lo hayan a adoptado como propia es otra cuestión.

Por eso para 1993 Carcass llevó a otro nivel la ferocidad del Death Metal, meter más melodías y así seguir creciendo como también desafiar al oyente. Todavía con el guitarrista Michael Ammot en sus filas, ¨Heartwork¨ fue la apuesta fuerte del sello Earache Records (la misma escudería a la que también pertenecía At The Gates), tanto que la banda contó con más recursos a la hora de grabar y con la portada del famoso artista H. R. Giger, mas conocido por haber creado a ¨Alien¨ y la portada de ¨Brain salad surgery¨ (1973) de Emerson, Lake & Palmer, ¨Heartwork¨, sin temor a equivocarme, es la biblia del Death Metal melódico y los muestra tocados por una inspiración divina, bastaba con escuchar bestialidades como ¨Buried dreams¨, la canción homónima del disco, o ¨Blind bleeding the blind¨, por citar algunas pocas para degustar el tremendo trabajo de Jeff Walker y los suyos. Además, la gran producción y composición (ítems con lo que no contó At The Gates en su debut de 1992) hizo que el disco fuera pólvora pura. A pesar de ser bien recibido por la prensa y tener ventas decentes, Earache no estaba satisfecho con el balance comercial, de hecho mereció mucha mas suerte de la que tuvo.

La gran responsable de esto fue el Grunge, que pese estar en franca pero lenta retirada, aún se devorada vivo a todo estilo que se le pusiera en frente. Las presiones de la compañía para darle a Carcass una dirección más comercial hicieron que la banda entrara en un hiato de 3 años y que  Michael Ammot dejara el grupo para formar a los exageradamente elogiados Spiritual Beggards y Arch Enemy.

No importa, igual con los años ¨Heartwork¨ tuvo su venganza y hoy es todo un clásico del Death Metal melódico y para muchos el mejor disco de Carcass. Me incluyo.

12) Soundgarden – Superunknown (1994)

Un caso muy loco. Al momento de su lanzamiento resultó una gran decepción para sus más antiguos seguidores, que venían con la sangre caliente tras el imprescindible ¨Badmotorfinger¨ (1991), un autentico discazo que quedo eclipsado por el maldito ¨Nevermind¨ de Nirvana, y entre esos obtusos está quien escribe.

Es que para esa época, los liderados por el talentosisimo Chris Cornell, pegaron el volantazo definitivo quizás para emular el impacto de los de Kurt Cobain, renegaron de los riffs a lo Black Sabbath y Led Zeppelin para engendrar a ¨Superunknown¨, que desde el vamos es la entrada del grupo de lleno al Grunge que siempre le escaparon pero que ayudaron a crear. Acá dijo presente la Psicodelia, el eclecticismo, el animo pop y por supuesto la madurez, hasta en las letras gritaban ¨SEATTLE¨ a los 4 vientos (adicciones, desamores, miserias, soledad, etc.), desde la fuerza rockera de ¨Let me drowm¨ o ¨My wave¨, el riff denso y enormemente sabático de ¨Mailman¨, la acidez oscura de ¨Black hole sun¨ (¿en que estaban pensando cuando accedieron a filmar el videoclip? es sencillamente HORRIBLE) tesituras punk en la rápida pero muy breve ¨Kickstand¨, psicodelia en ¨Fresh tendrils¨ y ¨Half¨, por supuesto que esta nueva arista le trajo resultados tanto artísticos como comerciales, a pesar de que no fuera bien recibido al principio, pero lo cierto que al escucharlo bien se puede apreciar mucho más las horas de trabajo, el compromiso compositivo y a nivel producción.

Lamentablemente, para Soundgarden a partir de este disco comenzaría el principio del fin, las peleas entre el guitarrista Kim Tayill, que quería retomar los riffs Heavys mientras que Chris Cornell buscaba afanosamente librarse de ellos y se saldó con el menos inspirado ¨Down on the Upside¨, cuya problemática gira los llevó a la disolución, hasta 2010.

De todos modos y visto a la distancia, ¨Superunknown¨ es un auténtico hito para banda que con el tiempo aprendí a aceptar. Bien por Chris Cornell y compañía.

13) In Flames – Reroute to remain (2002)

Al igual que ¨Rabbit don’t come easy¨ de Helloween, esta injusticia también me toco muy de frente. Por aquella época el mundo de la música pesada todavía sufría los manotazos de ahogado de otra moda pasajera: el New Metal con bandas como Korn como los líderes seguidos por los impresentables Linkin Park y la parte más extrema de dicho movimiento con los enmascarados Slipknot, tan así que en el famoso programa radial argentino ¨tiempos violentos¨, perteneciente a la emisora Rock & Pop un locutor aseguró: ¨si korn era la mejor banda metalera del mundo (nota del editor: ehhhh?????) entonces In Flames era segunda mejor banda¨. Bueno, ya voy a explicar el por qué de tan dudosa frase.

Junto con At The Gates y Dark Tranquility , In flames pusieron su grano de arena para darle forma al Death Metal melodico sueco o que muchos llamaron ¨sonido de Gotenburgo¨, aludiendo a la ciudad de procedencia de dichas bandas, con discos como los tosco y aún inmaduros ¨Lunar Strain¨ (1994) y ¨The jester race¨, para explotar con los geniales y mas melódicos ¨Whoracle¨(1997) y ¨C.o.l.o.n.y¨ , el cambio ya se veía venir en ¨Clayman¨ (2000) y para 2002 los comandados por el vocalista Anders Friden tomaron la decisión de ¨reencaminarse para permanecer¨, como la traducción al castellano del disco, y así con ¨Reroute to remain¨ fueron a la conquista de todos, con una propuesta que poco ya tenía que ver con el Death Metal melódico que practicaban previamente, para darle vida a composiciones más oxigenadas y permeables a otras influencias, como las imperantes en ese momento. Bastaba escuchar hits como ¨Trigger¨ , programada ¨Cloud Connected¨ o la propia ¨Reroute to remain¨, piezas melancólicas y oscuras como ¨Dawn of a new day¨ y la hermosísima ¨Metaphor¨, claro que estas demostraciones fueron tomadas como ofensas por sus fans mas antiguos que clamaban ¨ahora hacen New Metal¨ y no era fácil desmentir esa acusación, como al escuchar la parte media de ¨System¨, en la que friden usa un tono torturado similar al de Jonatan Davis (Korn) pero tampoco era para tanto! In Flames seguían siendo unas bestias y dejo también cortes velocísimos como ¨Drifter¨ y ¨Egonomic¨ con riffs veloces como balas! con los prejuicios a otro lado: yo prefería mil veces hacer ¨air guitar¨ con In Flames que soportar por enésima vez los bodrios ultra torturados de los traumas de Korn!

Cumplieron su cometido dentro de todo, el álbum vendió bien, tocaron en el Ozzfest haciendo caso omiso a las puñaladas de sus viejos fans, cosecharon buenas críticas que vieron que la banda no quería estancarse. Se puede decir que es el último disco de In Flames que vale la pena de principio a fin.

14) Iron Maiden – The X factor (1995)

Tipo raro el bajista Steve Harris, líder de la doncella, dueño de un gran talento compositivo como también para tomar decisiones erróneas, y digo esto con el mayor cuidado del mundo por temor a crucificar al pobre Blaze Bailey y sus tonos graves (ex Wolfsbane, un muy buen cantante), alguien que tuvo la difícil tarea de reemplazar a un titán como Bruce Dickinson (que se había marchado, harto del metal clasico). Pero si analizamos bien el por qué del descarte de nombres como Michael Kiske o Andre Matos más allá de la nacionalidad encontraremos la respuesta: la composición iba a variar y Steve Harris encontró en Blaze Bailey la voz ideal para el camino que decidió escoger.

Y asi en 1995, tres años mas tarde del genial ¨Fear of the dark¨, Iron Maiden editaba ¨The X factor¨, que dicho sea de paso, mostraba una faceta oscura, totalmente inédita para una banda que llenó estadios gracias a las vocalizaciones populares de Bruce Dickinson, no es un dato menor que para este disco el aporte del guitarrista Dave Murray fue solamente de ejecución, ya que las canciones en su mayoría fueron compuestas por Steve Harris (que también produjo el disco), Jannick Gers y el propio Blaze Bailey. La extensa ¨Sign of the cross¨, ¨Fortunes of war¨, ¨The aftermath¨ y la veloz ¨Man on the edge¨ eran testimonio del viraje artístico. No muy bien recibido por muchos fans y la prensa mal acostumbrada, muchas enciclopedias tras la vuelta de Bruce Dickinson en 2000, hacen ver -injustamente- a ¨The X factor¨ como el peor disco de la doncella.

Todavía faltaba ¨Virtual XI¨, donde Harris se daría cuenta de la mala decisión y sus nulas composiciones sin aprovechar bien a Blaze Bailey, que hizo lo que pudo, como si se tratase de un director técnico que lleva a un mundial de fútbol a un jugador que no le gusta y termina quemándolo…

15) Metallica – Load (1996)

Más de uno se va a sorprender cuando cuente que fue el primer disco de música pesada que compré! con apenas 13 años por esa época no dudé un segundo en iniciarme con este regreso tras 5 años de ostracismo de la banda, tras el ultra exitoso (y también cuestionado) ¨Black album¨ (1991), al ver la publicidad en la tele, sí, entré como un caballo, lo admito, pero aún así le tengo cariño.

Lo que ignoraba era su historia previa al ¨Black album¨, los clásicos ¨Kill em’ all¨ (1983), ¨Ride the lighning¨ (1984), ¨Master of Puppets¨ (1986) y el más fiero ¨…And justice for all¨ (1988), todas demostraciones de lo que debía ser el Thrash Metal, por para los que conocían muy esa faceta, al momento de la edición de ¨Load¨ lo primero que hicieron fue pedir la cabeza los 4 de San Francisco… y no era para menos, el cambio fue radical y cuestionable si se lo media desde la perspectiva como sucesores de esos grandes discos, pero sin colocarlo en esa vara se debe decir que ¨Load¨ es un disco con identidad propia, de atmósferas oscuras y heladas, bastante introspectivas, acercándose de lleno al rock alternativo de esa época, que aún peleaba por permanecer en las primeras planas. También había lugar para otros estilos ajenos como el Folk, que era impensado en gente que había compuesto mazazos heavys como ¨Fight fire with fire¨, ¨Blackened¨ y ¨Master of puppets¨ por citar algunas. Bastaba escuchar la entrada de ¨Ain’t my bitch¨ para notar que los tempos, afinaciones y distorsión habían cambiado, ahora mandaban los aires rockeros, el Heavy sureño de ¨Wasting my hate¨, la oscuridad melancólica y torturada de ¨Bleeding me¨, el folk americano de ¨Mama said¨ con un james Hetfield jugando a ser Johnny Cash y Waylon Jennings! , las enormes ¨King nothing¨, ¨Hero of the day¨ y la final ¨The outlaw torn¨, con un Jason Newsted (que quedó fuera de la composición) pateando culos con su bajo, pero lo que despertaría más desconcierto y odios era ¨Until it sleeps¨ y video artístico. Con toda esa descripción un disco como ¨Load¨ no podía ser tildado de ¨malo¨, ¨flojo¨ o ¨pobre¨, como lo llamaron para aniquilarlo, pero se trataba de Metallica, banda a la cual consideraban líderes del Thrash y fijaban siempre las esperanzas.

Es entendible que nadie quería ver a Lars Ulrich, James Hetfield, Kirk Hammet y Jason Newsted posando para el fotógrafo de U2 con los ojos pintados y con trajes a lo cubano, como escuchar a Lars decir ¨el heavy metal esta muerto, que viva Oasis¨ (todo lo que dices siempre es utilizado en tu contra, Lars)  y mucho menos una portada con semen y sangre! mas allá de todo eso ¨Load¨ es un disco muy escuchable, de varias facetas, que fue mutilado por el solo hecho de ser distinto, cuya  idéntica continuación ¨Reload¨ en 1997 (¨Load se pensó como un disco doble) fue mucho mas flojo todavía y la relación ¨amor/odio¨ con sus fans dura hasta hoy.  

Aunque creo que muchos reivindicaron a ¨Load¨ tras la salida del nefasto ¨St anger¨ (2003), sé que lo hay, no se hagan los tontos…

Y así terminamos este gran repaso hacia esos discos que en su momento despertaron odios y amor en la prensa y los fans, desde mi humilde aporte que tal vez sirva para que no queden olvidados y sepultados para siempre.

No lo merecían!

Hasta el próximo informe y gracias por leer!!!!!!

Deja una respuesta