«Prepárate, un sonido nuevo ha surgido de las entrañas del Metal, pega con fuerza y es poderoso como el trueno, sin duda, es el que más.»

Crítica escrita por Luishard

Amigos de Dioses del Metal, aunque cronológicamente haya ido al revés, comentado primero como disco 10 el laureado álbum de estos vallecanos, El que Más, sería injusto por mi parte  no darle unos minutos de mi tiempo al primer trabajo de los Obús, Preparate, pues con él comenzó a forjarse una leyenda, un sonido nuevo que ha llegado incólume hasta nuestros días. Por ello, más que por otras consideraciones musicales, los Dioses del Metal lo incluirán en los “Discos 10”.

Primeros meses de 1980, bendita década para el Metal, jóvenes y rebeldes, Juan Luis Serrano y Francisco Laguna forman Obús, después de un cambio a la batería y con la acertada incorporación de Fortu. Ya estaba lista la artillería de asedio, solo faltaba la munición. El ascenso fue meteórico, directamente al ruedo, ganan el tercer certamen Villa de Madrid, caldeando al personal en las Ventas, firman con la discográfica Chapa Discos y en Julio del 81 acuden a los estudios  Escorpio (Madrid) para grabar a fuego y hierro el debut. Producido por Tino Casal (d.e.p) y Luis Soler, contaron con la colaboración de Luis Cobos en los efectos. La portada recoge lo típico de los barrios marginales de aquellos años, balas, esposas de policía y sangre. Con ese título, Preparate, nos avisan porque la hora para sentir el Heavy está llegando.

El disco lo presentan en Noviembre de ese año, en el pabellón del Real Madrid, en una noche memorable con un lleno a reventar. Y como hito en el Metal nacional, el 9 de Enero del 82, se colocan como número 1º en los 40 Principales con la canción Va a estallar el Obús, nadie hasta entonces lo había conseguido.

En la convulsa calle de los 80 hicieron su aparición como un cometa, entre la rebeldía y el inconformismo, un fogonazo de potente metal patrio sazonado con cuero negro y tachuelas. Letras que hablan de la vida misma y una puesta en escena legendaria, son las claves del éxito para convertirse en pocos años en los grandes del Heavy español. Me pregunto si hay alguien capaz de haber escuchado alguna vez Va a estallar el obús o Solo lo hago en mi moto, sin alzar los puños al viento y terminar con las gargantas al rojo vivo.

Incandescentes directos, un sonido característico, melodías y estribillos muy pegadizos, amplio abanico de ritmos, guitarras y bajo poderosos, son las cadenas con las que nos enganchan al Heavy. Voy a dedicarle unas líneas especiales a Fortu, sin desmerecer al resto. Lo considero uno de los tres mejores vocalistas en este estilo que hayamos tenido jamás. Hombre espectáculo, un tifón sobre el escenario, notas como se recubre de acero interpretando esas canciones de toda una vida, haciéndote sentir como un Dios del Metal. Susurros, agudos, entonaciones, giros y alaridos se suceden en su garganta como un torrente de lava y tu solo puedes cerrar los ojos y dejarte llevar, grande y poderoso como el trueno es Fortu.

No dejéis de ver el videoclip oficial que está en Youtube de Va a estallar el Obús, una pista que pulió todos los canales de radio de esos años, comienza a atronar en mi Cueva del Metal y así, de golpe y porrazo, me quito 30 añitos de encima. ¡¡Como se retuerce ese punteo de inicio simulando la cola de una cascabel!!, parece no terminar nunca. La cadencia del ritmo, la melodía y esa letra hace que tus conviertas en un “Iron Man”, porque ”Prepárate, va a estallar el obús…. escóndete no te aplaste el obús” es un estribillo para hacer saltar tus cuerda vocales. Puede que incluso recupere mi melena cuando esos riffs palpitan sin remisión en  Cállate, queva ligera y veloz en un ambiente de desmadre. Sigo sintiendo ese Heavy Total con La escalera, menudos acordes de seis cuerdas de inicio y ese interminable grito de Fortu. Aquí Francisco Laguna abre su tarro de las esencias, conduciendo el tema y arropado por ese bajo siempre con ganas de protagonismo. 

Dosis de Heavy Metal despliega mucha guitarra de inicio, Fortu va desgranando una letra que nos habla que el Heavy no está muerto, a pesar de algunos y que solo hay que tomar una dosis y nunca te arrepentirás. Crítica al capital con Petrodólares, bien podría ser compuesta hoy en día. Como se deslizan los dedos de Paco sobre la guitarra en la melodía de Pesadilla nuclear, veloz, con poderío y temática que nunca perderá actualidad.

Préstame amigo tu cabeza tiene una melodía pegadiza, esa guitarra sigue engalanando otra buena pista y llegamos al final con otro temazo para mi,  de letra sencilla y muy directa, Solo lo hago en mi moto, berreada una y mil veces con mi cuñado Jose en esas tardes de Sábado con los amiguetes. Composición sencilla, con esos riffs que se repiten una y otra vez en tu mente y Fortu descarnando cada frase, “mi máquina de acero me lleva por la gran ciudad….rodando me siento mejor”, en múltiples entonaciones, “el jefe me echó del curro, me he ligado a su mujer, el dinero del subsidio en gasolina lo gasté”. ¿Quién no ha sentido ganas alguna vez de ponerse en la piel del que hablan?, y como se detiene el tempo quedándose solo esa voz con los parches, lanzando “yo solo lo hago en mi moto….yo solo lo hago en mi moto….mi moto, mi moto….”. Va por los que creen en el Metal, por todos vosotros, por nosotros,  un saludo metálico a todos.

Canciones

  1. Va a estallar el Obús
  2. Cállate
  3. La escalera
  4. Dosis de Heavy Metal
  5. Petrodólares
  6. Pesadilla nuclear
  7. Préstame amigo tu cabeza
  8. Solo lo hago en mi moto

Componentes

  • Fructuoso Sánchez. Voz
  • Francisco Laguna. Guitarra
  • Juan Luis Serrano. Bajo.
  • Fernando Sánchez. Batería.

Deja un comentario