Krossfire - Shades Of Darkness

“¡Un buen pelotazo!”

Crítica escrita por Moralabad

Desde Bulgaria nos llega el nuevo trabajo de Krossfire, que sale a la luz mañana día 3 de junio a nivel mundial bajo la tutela productiva del sello Pure Steel Records. La banda la forman músicos con un nivel técnico bastante alto, llevan tocando juntos por más de diez años y, aunque hayan sacado tan solo un álbum de estudio en 2011, su debut, llamado “Learning To Fly”, demuestra una gran soltura en la composición y elección de los elementos adicionales que más pueden destacar en cada tema.

Es un disco que está dividido en doce temas con una duración total de algo más de una hora, presenta un power progresivo con elementos sinfónicos dispersos, pero que cuando menos te lo esperas llevas escuchado más de la mitad de disco, se pasa volando por la “sencillez” y lo atractivo de sus canciones.

Para mi gusto los dos puntos fuertes son la guitarra y la voz. La primera presenta una constante variedad de recursos que hacen distinguibles todos los temas entre sí, apenas deja huecos libres, que en su defecto son ocupados por un teclado o piano con el que se entrelaza en las partes instrumentales. La voz, masculina de tipo barítono, alcanza tanto registros graves como altos, centrándose en los medios, en los que demuestra más solvencia. Le otorga ese toque más sinfónico cuando canta con un tono muy limpio y más power con una voz más rasgada.

Aunque nada más comenzar con la intro “The Ninth” y el estribillo de “The Last Ride” pueda recordar a los Therion con el tema Adulruna Rediviva por su clara similitud en la inclusión de un coro y la forma de la canción, es ese el único momento con un parecido claro. Luego se podrán sacar otro tipo de parecidos más cañeros. Sin darnos cuenta estamos inmersos en “King Will Come”, un pelotazo de los buenos con el que la guitarra muestra toda su fuerza y pegada al ritmo de redobles de platillos de la batería, un tema rápido de los que gustan.

La primera intervención de la invitada voz femenina llega con la progresiva “Destiny’s Calling”, atentos a la voz principal y al riff de guitarra, aparentemente la variedad no parece muy elevada, pero habiéndolo escuchado dos veces ya se nota que cada frase es de una forma distinta, incluso el solo, por breve que sea, aporta poder a su inesperado final. Otro buen momento se produce con la gran “One More Time”, su teclado puede recordar los años gloriosos de Stratovarius, pero es un tema muy personal. Predominan las partes instrumentales de puro prog/power a la europea.

La balada llega a base de cello y piano, ya que venía anunciándose en el setlist bajo el nombre de “Farewell”, un título muy común en el power que es sinónimo de balada, véase casos conocidos como Gamma Ray o Avantasia por ejemplo. Es muy agradable, con el cello como protagonista musical y la voz de tono triste marcando el tiempo.

El primer tema de adelanto que se pudo escuchar del disco, “Fall From Grace”, demuestra todo lo que se puede descubrir en este disco. Desde su comienzo vemos la fuerza de la guitarra, el acompañamiento del teclado y la voz que aporta un tono más épico. Aun así el bombazo llega con la gran “Annabelle”, sus diez minutos clavados aportan todo lo que se echaba de menos en un disco de power progresivo, desde su comienzo instrumental pasando por sus cambiantes estribillos. La parte solista a lo Luca Turilli es de lo mejor que he escuchado este año junto a los americanos Redemption, un corte que merece al menos una escucha, te guste o no el estilo.

Pero no terminamos aquí, “Glory To Heavens” son otros siete minutos en los que, a pesar de su comienzo “moruno” la fuerza de las guitarras engancha hasta el final. Momentos melódicos que aportan frescura compositiva para no caer en la repetitividad, podemos decir que cinco años han servido de mucho y merecido la pena la espera. “Like A Shadow” es un medio tiempo de los que la voz consigue atraer la atención con su continua intervención, sin dejar apenas hueco para alguna parte instrumental, salvo el potente solo, claro. Otros cuatro minutos de tralla a lo DGM nos los encontramos en “Rule The Dark”, velocidad con una guitarra que sigue sorprendiendo, el toque a los italianos es ese segundo momento más claro que decía al comienzo. Un temazo en mayúsculas.

El final del disco llega con “Heaven Halls”, con un comienzo sinfónico operístico que pronto se reconvierte en un tema de corte épico con los invitados del coro cantando al unísono el estribillo con un ritmo lento de acompañamiento. Un final quizá algo soso pero que pone la guinda a un pastel con muy buen sabor.

La nota que le doy a este trabajo tan sorprendente y que recomiendo totalmente, es un 9,2/10. Otro más a mi lista de favoritos del año! Gran descubrimiento y grandes Pure Steel, que se están haciendo con bandas con un potencial digno del primer nivel mundial.

Canciones

1. The Ninth

2. The Last Ride

3. King Will Come

4. Destiny’s Calling

5. One More Time

6. Farewell

7. Fall From Grace

8. Annabelle

9. Glory To Heavens

10. Like A Shadow

11. Rule The Dark

12. Heaven Halls

Krossfire (logo)

Krossfire

Georgi Driev – Bajo

Spas Markov – Batería

Georgi Kushev – Guitarra

Dimo Petkov – Voz

Peter Boshnakov – Teclados

Invitados

Violeta Kusheva – Voz en 4, 5 y 12

Vesela Sarvanska – Coros en 2, 8 y 12

Svetlana Vassileva – Coros en 2, 8 y 12

Krassimir Shopov – Coros en 2, 8 y 12

Georgi Sakadzhiyski – Coros en 2, 8 y 12

Daniela Djorova Waldhans – Cello en 6

Krossfire

 

Escrito por Moralabad


Deja un comentario