«Viajando en el tiempo a través del rock»

Texto y fotos por Juanparainbow

Con un auditorio prácticamente lleno disfrutamos de una sesión de clásicos del Rock interpretados por una gran banda y unos cantantes espectaculares que junto a la puesta en escena hicieron del show algo mágico e inolvidable. Todos nos esperábamos algo digno de recordar conociendo el elenco de artistas con los que íbamos a disfrutar esta gran noche de jueves pero las expectativas fueron superadas. Los cantantes Tommy Heart, de Fair Warning, Tony Mills, ex Shy y actualmente en TNT, Pablo Perea, de La Trampa, y Michele Mc Cain, artistaza que ha compartido escenario con artistas de talla mundial, dieron su estilo característico a los grandes clásicos conservando toda la esencia de los temas originales aunque sin dudar en hacer suyas las canciones. Los decorados, los efectos visuales, la compenetración de la banda, el gran feeling con el público, fueron muchos los ingredientes que sirvieron para rendirse a estos músicos que nos hicieron pasar cerca de tres horas memorables.

El show arrancó con temas de los años 50 y los 60, y conforme transcurría el concierto llegaban los clásicos más contemporáneos. Tras temas más añejos como “Great balls of fire” o “Jailhouse Rock” llegaba el turno de disfrutar con otros más actuales como “Thunder Road” de Bruce Springsteen, la cual bordó Pablo Perea acompañado de armónica, o “More than a feeling” de Boston que fue sin lugar a dudas uno de los puntos más álgidos de la noche con las espectaculares voces de Tommy Heart y Tony Mills mano a mano. Michele McCain no se quedó corta e hizo lo propio mostrando todo su potencial en temas como “Simply the Best”, “Purple Rain” o “Proud Mary”.

No había momento para el descanso, sin tregua se sucedían las canciones más emblemáticas de la historia del Rock internacional. Tommy Heart nos deleitó con sus mejores interpretaciones en las baladas “Show must go on” de Queen “Crying” de Aerosmith, o “The Final Countdown” de Europe, estas dos últimas acompañado de la potente y altísima voz de Tony Mills. Y en el caso de nuestro artista español Pablo Perea, dejó al público rendido con las versiones asombrosas y llenas de sentimiento de “With or without you” de U2 o “Don´t you forget about me” de Simple Minds.

Las canciones eran interpretadas por una sola voz en algunas ocasiones, varias otras se interpretaban a dúo y algunas las cuatro voces se fundían para ofrecernos unas versiones atronadoras, llenas de fuerza y energía. En “Another Brick on the Wall” de Pink Floyd salieron las tres voces masculinas ejecutando una versión sublime, aunque tampoco se quedaron atrás las interpretaciones de “Highway to hell” de AC/DC, “Smoke on the water” de Deep Purple, “It´s my life” de Bon Jovi o “Jump” de Van Halen las cuales sonaron muy potentes. Como broche final, los cuatro cantantes interpretaron la hermosa “Hey Jude” de The Beatles que todo el público coreó durante varios minutos.

Los artistas se marcharon como héroes con una ovación muy emotiva, y por otro lado muy merecida, puesto que pusieron toda la carne en el asador pese a que llevan a sus espaldas una extensa gira, y nos dejaron disfrutar de su arte en una noche difícil de olvidar por todos los que tuvimos la suerte de presenciar semejante espectáculo.

Deja un comentario