Haken - Affinity

“Un estilo muy afinado”

Crítica escrita por Moralabad

Cuarto disco de estudio de la banda británica de rock/metal progresivo Haken, quinto si consideramos el “EP” de más de media hora de duración previo a este lanzamiento. La banda sigue buscando formas de innovar el cargado estilo, esta vez han presentado durante unos meses antes, una nueva página web en la que se podía ver una introducción al disco simulando la informática de los años 80.

La temática del disco está enfocada en esos años, el boom informático que desembocó en el mayor invento del campo informático: internet. La música es la que más y mejor representa este tema, con un nuevo sonido, innovando con respecto de los tres discos anteriores, siendo el teclado el que más ha cambiado, presentando un sonido muy espacial y electrónico, como si estuviéramos escuchando una banda sonora de una película futurista.

Eso sí, inventar ya no queda nada por inventar, se pueden notar influencias de las bandas que comenzaron en los años 80 a desarrollar el progresivo, principalmente en las islas británicas, como son Genesis, Marillion y Yes. Por otro lado también se pueden notar los elementos más representativos del otro lado del charco del estilo de Rush y los teclados que Kevin Moore aportó en el gran Perfect Symmetry de Fates Warning.

La hora exacta de música comienza con la intro con nombre de archivo ejecutable, “Affinity.exe” que nos hace viajar en el tiempo hasta esos años. El primer tema de adelanto en forma de videoclip, “Initiate”, llega mostrando la fórmula que la banda ha llevado desde sus comienzos, un metal progresivo con innovaciones dependiendo del tema que traten las letras. Por otro lado “1985” es para mi gusto uno de los tres temas que mejor defienden el nuevo sonido de este disco, teclados que defienden los aspectos mencionados antes, un bajo bastante completo, el norteamericano Conner Green demuestra que puede ser el mejor sucesor de Thomas MacLean.

La parte instrumental de la canción es de lo mejor del disco, mencionando que la parte a lo Octavarium es más que evidente, así como el ritmo general es un guiño a Rush y Genesis. El nombre desde luego le viene al pego, mostrando las ideas musicales de esos años con un sonido muy contemporáneo.

Los casi cinco minutos de “Lapse” proporcionan un descanso para la banda, un medio tiempo tranquilo en el que Ross canta como bien él sabe, mucho sentimiento. El ecuador del disco llega con el cuarto de hora que “The Architect” aporta. Dividida en tres partes, con la primera muy Haken, es la parte del disco en la que más diferencias podemos encontrar con los discos anteriores, más con “The Mountain” y el EP “Restoration” que con los otros dos primeros, el estribillo es muy llamativo y pegadizo que logra cautivar a la primera escucha. La segunda es puro rock atmosférico con teclado de fondo y el bajo marcando melancólicamente el ritmo que las voces dobladas de fondo interpretan. Y la tercera es la mejor parte, sin duda, del disco, predomina la actuación instrumental de puro metal en la que nadie se queda rezagado, incluso podemos asemejar el estilo a lo Leprous desde que canta la voz semigutural del líder de los noruegos, Einar Solberg. Debe ser que mientras su gira conjunta por Gran Bretaña surgieron esas ideas, bastante buenas.

El tercer momentazo del disco es “Earthrise”, de aspecto más simple pero con un estribillo con varias voces que logra llamarnos a la primera, una vez más. Sin embargo el gran ritmo compositivo baja el nivel con la lenta y demasiado experimental “Red Giant”, que es una especie de “Aquarium” y “Deathless” de los dos primeros discos, solo que con un aspecto más oscuro y dando más protagonismo a la voz principal, no logra llegar de la misma forma que las dos mencionadas o que el resto del disco a pesar de su buen final progresivo.

The Endless Knot” fue el segundo adelanto en forma de lyric video, a primera escucha podía resultar algo difícil de entender, pero ahora escuchando de seguido el disco, todas esas dudas se disipan nada más escuchar el complicado primer riff. Esta canción es la que más y mejor defiende el carácter de este disco, solo con esta nos podemos hacer una idea de lo que ofrece todo el conjunto, por eso de que de primeras pueda chocar algo. Lo que muestra este disco, es por tanto, un estilo compositivo muy diferente a lo que hayan presentado antes.

Finalizamos la hora de disco con “Bound By Gravity” de forma lenta, llamativo el terminar un trabajo con un tema como este, más cuando antes habían acabado a lo grande con temazos, pero alguna tendría que ser la primera y en este caso el resultado no es nada malo.

Sin duda un disco que se aleja de lo mostrado en “Aquarius” y “Visions” pero que muestra una banda, que, con los mismos integrantes, parece no tener límites y eso es bueno, porque siempre sorprenden, como con la portada, que pareciera un programa informático de aquellos años. La nota que le doy a este disco es un 9,1/10.

Canciones

1. Affinity.exe

2. Initiate

3. 1985

4. Lapse

5. The Architect

6. Earthrise

7. Red Giant

8. The Endless Knot

9. Bound By Gravity

Haken (logo)

Haken

Raymond Hearne – Batería

Charles Griffiths – Guitarra

Richard Henshall – Guitarra y teclados

Diego Tejeida – Teclados

Ross Jennings – Voz

Conner Green – Bajo

Haken

Deja un comentario