Gotha, Irreal, Tómalo, El Griego y sus amigos y Gunner en Gier Music Club 27/02/2015

«Punto y banca»

Noche de Hard Rock ochentero en ese templo favorito para las bandas que es el Gier Music Club, un lugar de encuentro que poco a poco está ganando cada vez más terreno, a tal punto que no es difícil reconocer gente del público ya que la concurrencia suele ser la misma, hasta músicos de otras bandas que vienen a brindar apoyo se dan cita en Gier, solidificando así una camaradería que hacía años no se veía en under argento, si bien siempre existió, ahora en tiempos de crisis todos juntan fuerzas para salir adelante.

Lamentablemente, las clases de canto impidieron que llegara a tiempo al lugar y no pude ver las presentaciones de Gotha e Irreal. Pues cuando ingresé al Gier, hacia  pocos minutos que Tómalo, banda de Hard Rock con varios años a cuestas en la escena y con 7 discos en su haber, había empezado su show. Lo cierto es que con anterioridad los conocía solo de nombre y la verdad que no la pasé nada mal con ellos. Canciones de riffs poderosos, solos atractivos, bases rítmicas demoledoras y una muy buena labor de su cantante y también guitarrista, aunque no conocía el set list, me bastó para discernir lo sólida y afianzada que es su propuesta Hard Rockera, contaron con un muy buen sonido donde ningún instrumento quedó desnivelado y se saldó con una grata acogida del público. ¡Me gustaría volver a verlos en vivo!.

Luego de dar algunas vueltas por el lugar y mis cordiales saludos y agradecimientos a mis amigos de Gunner (Hata Criss Gabriel de Ferocia estaba ahí) y sobre todo a ese gran amigo que es Pyper Muguertegui, con un gran abrazo fraternal (¡ojo! eso no es gay friendly, jajaja!) , no pasó mucho tiempo para que El Griego y sus amigos (¡curioso nombre!) subieran al escenario, realizando primero un mini homenaje a Whitesnake. Así, sonaron canciones como Guilty of Love (¡al fin alguien se animó a ese temazo!), Here Igo Again, Slow An’ Easy, Fool for You Loving y la poderosísima Still of the Night, todas interpretadas con un gran respeto, pero que a su vez le otorgaron fuerza propia y además, la labor del cantante no se limitó a ofrecer una copia predecible de David Coverdale y le imprimió personalidad a las versiones. Luego se despacharon con canciones de autoría propia, si no recuerdo mal una de ellas se titulaba Dominado, orientado al Heavy Metal tradicional argento, una muy buena actuación de esta banda que a su vez le rindió homenaje a una de las mejores y más  influyentes del Hard Rock de la historia (¡si no es ¨la mejor¨ le pego en el palo!).

Casi las 2 de la mañana, ya del sábado, tras una breve prueba de sonido, Gunner salía a escena como el último acto de la noche, con esa energía y voluntad de hierro que ya la banda nos demostró desde la vez que los conocimos, desde la inicial y poderosa Heartless con Pyper Muguertegui como ese gran frontman que es. Más aun, cuando el sonido amenazó con ensuciar el campo de juego en las primeras instancias tan distendidas como fiesteras de On the Highway y Sticking of Surrender. Sin embargo, la banda no se amilanó en lo mas mínimo, y así sonaron esas canciones llenas de fiesta y buen gusto como la hitera In Your Eyes, Desire y Rocking in the City, comandados por ese heredero de George Lynch y Warren De Martini que es el guitarrista Rodrigo Bugallo, seguido de cerca por la base rítmica que conforman el bajista Pablo Ansaldi y el baterista German Calero y Marcos Prevalil, tanto aporreando sus teclas como apuntalando cada una de las composiciones. Anunciaron que era uno de sus últimos shows ya que en marzo se meterán al estudio a grabar el sucesor del muy recomendable Keep Fightin de 2013, más allá de algún percance que tuvieron que afrontar, salieron airosos de la contienda, demostrándoles a los detractores del Glam que dichas bandas también pueden ser profesionales y no importa como se vistan o salgan a escena. ¡Vaya que si lo hicieron!.

Ya en el final del show me acerqué al backstage a saludar y felicitar a la banda por su show, noté que Pyper no se quedó muy conforme con su performance, algo muy normal y comprensible, pues un músico siempre quiere salir a dar el 100%. A mi entender, el tipo lo dio y a juzgar por la reacción del público esos avatares pareció no importarles. Pero no te preocupes querido ¨Pipo¨ (como le decimos cariñosamente en la escena), cualquiera tiene una mala noche y si es así como piensas, ya vas a tener tu revancha, y si hay algo que se nos da a los humanos muy a menudo, es la revancha.¡Tu amigo y cronista experto en revanchas te lo dice!.

GRACIAS A GUNNER Y A LA PRODUCTORA ANUBIS POR INVITARNOS A ROCKEAR!!!!!

Deja una respuesta