“Un final que no está a la altura”

Crítica escrita por Pöru

Seguimos con la trilogía de “La Madre Tierra”. Gaia III: Atlantia, es, seguramente, uno de los trabajos menos aceptados por los fans de Mägo de Oz, ¿la razón?, simple, tiene un ambiente mucho más oscuro de lo normal, la característica que tanto hacía resaltar a los madrileños casi desaparece, la misma razón por la que Hechizos, Pócimas y Brujería tuvo tan mala acogida, y si a eso le añadimos el cambio de cantante… Pero no estoy aquí para hablar sobre el debut de Zeta, sino de los discos que cierran la trilogía de Gaia, y sí, discos, hablaré también sobre Gaia: Epilogo, que aunque no siga la historia hasta ahora contada no deja de ser un disco participe.

Cómo ya es costumbre, aparte de analizar y dar mi opinión de las canciones haré un breve (o no tan breve) resumen de lo que explica el libreto sobre la canción y la historia que narra esta.

El CD comienza con lo que parece una radio, se escucha muchas de las catástrofes más traumáticas y devastadoras que ha sacudido nuestro planeta, como el terremoto de Haití o el atentado de las Torres Gemelas. El Latido de Gaia comienza como todos los otros inicios, coros y música, aunque de esta introducción puedo destacar que el teclado tiene mucho más protagonismo. Howard Carter siente que por fin tras un duro trabajo durante tantos años, ha conseguido lo que buscaba: desenterrar la tumba de Tutankhamon. Esto despierta gran expectación en el mundo entero, y viaja gente de todo el mundo a visitarla. Entre el equipo de Howard se infiltra un miembro de la sociedad de Thule (pre-nazi) y roba un símbolo de la tumba (El mismo de la caratula del disco). En la universidad de Emery se descubre que un meteorito va a chocar contra la tierra, mientras que en el cerro del Uritorco, donde se dice que se han avistado Ovnis, un granjero descubre que su radio se ha vuelto loca y recita el texto de las hormigas. En su granja la hierba aparece quemada dibujando el símbolo antiguo… Este mismo teclado es quien nos presenta la siguiente canción: Dies Irae. Que después de una introducción algo lenta comienza un ritmo mucho más de Heavy Metal. Pese a que dura nueve minutos y medio no son de esas canciones que se hacen llevaderas, es algo pesada, aun así es bastante buena. Pedro Alcazar vuelve a América para vengar la muerte de Azaak, y se encuentra con la muerte y la destrucción, y una mujer que entre los escombros canta un poema a los caídos. Für Immer es. Seguramente, la canción con peor significado de todo el álbum, incluso de la saga. En esta canción, José parece que se mete en la piel del mayor asesino que ha vivido en nuestro planeta, el alemán Adolf Hitler. La canción habla sobre un discurso que Hitler dio en Múnich poco antes de empezar la Segunda Guerra Mundial, Txus ha transformado ese discurso en una canción.  Otto Rahn, ladrón del símbolo, busca el Santo Grial para la sociedad de Thule, ya que cree que está relacionado con el símbolo. Años más tarde, en la montaña de MontserratHimmler (general de la SS de Hitler) continúa la búsqueda y recuerda el discurso de Hitler.. Cuando estás depre, ¿a quién no le va bien quedar con colegas e irse de fiesta? Pues esto mismo es lo que Vodka’n’Roll nos intenta transmitir. El videoclip está ambientado en la vida de un motero, cuyo protagonista es Óscar Sancho, cantante de Lujuria. También colabora como segunda voz el cantante de Marea: Kutxi Romero. Rasputín Pasputín era un hombre muy pólemico, que ingresó en una secta. En las reuniones hacían verdaderas fiestas en la que ingerían Vodka n roll, la bebida de los atlantes. En 1916 Rasputín es hallado muerto en Rusia, y al pie de su tumba, alguien que firma como «La atlantia que está por llegar» ha escrito: «No robes, no mientas y no seas perezoso» en el idioma inca. La cuarta parte de El Príncipe de la Dulce Pena se nos presenta esta vez como una canción, y no un poema. Colabora como cantante con José Andrëa el cantante de Sôber: Carlos Escobedo, también tiene una pequeña aparición la voz femenina de Mägo de Oz, Patricia Tapia. Rafael Haro, encargado de la investigación del caso de Atlantia repasa el informe de Jesús Castejo y comprende que hay un nexo entre todas las civilizaciones de la historia (Se hace preguntas sobre la Atlántida y las pirámides). Entonces lo interrumpe una subinspectora que le dice que ha sido encontrada una joven desnuda en un cementerio de Madrid, la cual dice que fue violada por el diablo mientras este le decía «Memento Homo quia pulvis es et in pulverem reverteris» (Que traducido significa «Acuérdate hombre, que polvo eres y al polvo regresarás»)… La joven se llama Suburbia.

Mi Hogar Eres Tú comienza con un sonido de guitarra muy similar a la famosa canción de Barón Rojo: Con Las Botas Sucias. Esta es la primera canción del disco que la lírica habla sobre amor, cosa que es muy extraña siendo Mägo de Oz. Llevamos solo seis canciones de dieciséis y ya nos damos cuenta que lo que más va a aparecer en el disco son los solos de guitarras y teclados, pero el violín y la flauta se quedan muy apartados, demasiado para mi gusto… Lo anterior hace que Rafael Haro añore a su mujer, pues con el difícil caso de La Voz Dormida (Gaia II) hace tiempo que no la ve… Parece que sin colgar la reseña Txus ya ha escuchado mi crítica; Fuerza y Honor “El Dorado” es otra intrumental hecha para que Moha y Fernando Ponce estén algo contentos, aunque igualmente, el resto del grupo tiene casi la misma participación como los dos antes nombrados, incluso podemos deleitarnos con un solo de bajo, algo nunca ante hecho por Mägo de Oz. Rafael sigue la lectura del documento de Jesús Castejo, que narra como Pedro Alcazar después de conocer a Sara (La mujer que cantaba y ex compañera de celda de Azaak (Gaia II: La Voz Dormida)) buscan El dorado, pues se habla en el reino que algunos incas consiguieron huir con oro, y esconderse con él en una ciudad hecha de este material. Cuando preguntan en Titicaca a una anciana por el escondite, ella les dice: «Fuerza y honor, ese es el verdadero tesoro de los incas, y ninguna ciudad podrá guardarlo»… Rafael recuerda un poema… La siguiente canción hace una clara referencia a la historia del violinista y compositor barroco Giuseppe Tartini. El Violín del Diablo, pese a su nombre, deja bastante que desear, pues vuelve a haber el mismo fallo de siempre, el violín y la flauta. Es un tema hecho solamente para Patricia Tapia, pues es la única que canta. Rafael oye a Suburbia tocar el violín en la sala de interrogatorios, y se acerca a ella. Esta le cuenta la historia del violín, regalado a Giuseppe Tartini por el diablo, su desquicio al no poder hacerlo tocar bien y su posterior suicidio. El violín pasó después de generación en generación hasta llegar a sus manos. Cerramos el primer CD con una balada, una de las mejores que ha hecho el grupo madrileño. Contiene una de las frases más reconocidas de Txus di Fellatio: “Te quiero siempre amor…”. Hablo de Siempre (Adiós Dulcinea Parte II). Con un inicio solo de piano, añadiéndose poco después el violín, dando “ése” toque. Y me vais a permitir recordar a una persona muy especial, me dieron la noticia de su fallecimiento mientras sonaba esta misma canción, te mando saludos desde aquí, estés donde estés, por cierto, aún me debes un concierto.

El segundo CD de Gaia III: Atlantia  abre con una canción con un ambiente muy oscuro: Mis Demonios. No solo la música es más oscura de lo normal, la letra también es bastante oscura comparado con lo que Txus nos tiene acostumbrados. Rafael se resguarda en drogas y alcohol para evadir la soledad. Se retira a su prisión de demonios. Y llega el single del disco, Que El Viento Sople a tu Favor, una canción muy movida, con metáforas sobre piratas y alguna que otra frase subida de tono. El videoclip recuerda un poco al de La Posada de los Muertos, ya que transcurre en una taberna y acaba en una trifulca, también se nos cuenta una vieja historia pirata sobre una calavera dorada maldita, la cual marcaba al primero en tocarla, y toda la tripulación acababa muriendo no mucho después, empezando, normalmente, por el capitán, siendo todos condenados a vagar eternamente por los mares sin rumbo ni poder pisar nunca más tierra firme. Pedro y Zara siguen en la selva, huyendo de los españoles cuando descubren maniatado a un pirata: Talavera. Es inglés, y les cuenta a Alcázar y a Zara la historia de su tripulación, que conquista a los indígenas, pero que lo que más les gusta son las mujeres indígenas… Seguimos avanzando, y nos encontramos una introducción con un toque de flamenco: Sueños Dormidos tiene una lírica de un tema algo que para muchos es un tema tabú: el Alzheimer. Volvemos a escuchar el violín, pero parece que tiene algo de vergüenza y aún no se atreve a aparecer del todo… Un catedrático retirado con Alzheimer, en sus momentos de lucidez llena el apartamento de signos extraños sin parar de repetir: «Nazca, principio y fin». Aun Amanece Gratis es una canción bastante tranquila; piano, flauta, guitarra acústica y algo de violín, con colaboración de Patricia, y poco más. Pedro Alcázar se pone optimista y canta a la luz de la hoguera…

Pasamos a una canción más alegre, aunque muy rara, sobre todo la letra. Ayahuasca, canción de la que pudimos oír un pequeño adelanto al inicio del videoclip de Vodka’n’Roll. Ya lo he disco, la lírica es muy rara, aún sigo intentando descifrarla sin ningún avance… Mientras Pedro canta, Zara cocina la ayahuasca y al terminar, le cuenta para que la utilizan los incas y se la da a probar… Estamos casi al final del disco, y un potente grito de José Andrëa nos presenta la penúltima canción. La Ira de Gaia es una canción muy heavy. José habla en nombre de Gaia y nos advierte de los que nos espera con metáforas imposibles como que la muerte morirá de amor, una broma morirá de pena, la fe se divorciará de Dios… También escuchamos una voz robótica diciendo una frase algo tenebrosa: “No existe futuro, mata a los humanos. Todas las fuerzas armadas de los E.E.U.U se trasladan a Nazca, donde se cree que caerá el meteorito. De repente el astro aparece en el firmamento, y la figura de Alma Echegaray aparece al frente del meteoro, rodeada de humanos de 2 metros: Los atlantes. Para acabar el doble álbum Txus nos tiene preparado un tema de esos que tanto le gustan, diecinueve minutos de canción. Atlantia comienza con coros seguido de una melodía muy tranquila. Tres minutos después se anima algo más con una lírica muy antirreligiosa y haciendo una versión de los “Bienaventurados”, atacando directamente al credo y sus ideologías (no a los condones, no al aborto, no al divorcio, y un largo etcétera). Podemos oír que hay fragmentos que han sido substraídos de Gaia y La Venganza de Gaia de Gaia y de La Cantata del Diablo de Gaia II. El estribillo es bastante bueno, todo el grupo cantando a coro con la colaboración de Leo Jimenez. La última frase de la canción es un fragmento que muchos recordaremos: “Hay veces que no sé si exprimir el sol para sentir calor…” Para terminar, Txus nos deleita con un mensaje con el que cerraré esta reseña:

Durante miles de años los seres humanos hemos podido disfrutar del mejor regalo que los dioses dieran jamás a ningún ser vivo: la brisa, el viento, el hermano Sol y la hermana Luna, campos y praderas donde ver crecer a nuestros hijos, amaneceres bañados con el perfume que estornudan las flores en primavera, puestas de sol decoradas con los sueños aún por conseguir y aunque parezca mentira, inteligencia.

Pero el hombre blanco despreció aquel tesoro, y a medida que la vida le sonreía, él le contestaba dando patadas al destino. Si alguien lee esta carta, no olvide que el fin de esta civilización se debió al egoísmo, codicia e incultura de la raza humana. Los hombres ya no somos mamíferos, el ser humano no se convirtió en depredador; la raza humana somos simplemente un virus, matamos, crecemos y nos multiplicamos. Por eso nos extinguimos, por eso las aguas se tragaron nuestra civilización: la verdadera Atlántida éramos nosotros. Y por eso dejo escrita esta nota, para formas de vida inteligente venideras
Cuando los hombres escupen al suelo… Se escupen a sí mismos.

Tal cómo he adelantado en la introducción, reseñaría también el cuarto Gaia, aunque no continua la historia. Gaia: Epílogo es un disco con las canciones que no pudieron ser añadidas a los otros discos, ya sea por falta de espacio o de tiempo. Aparte de esto, hay dos canciones remasterizadas.

La introducción al disco no tiene mucho misterio, teclado y Patricia Tapia hablando en nombre de Gaia, Madre Tierra no tiene mucho más de lo que hablar. El Líder tendría que haber sido incluida en Gaia II, pero el difunto Big Simon decidió no incluirla porque se alargaría demasiado el disco. La canción es muy buena, con un ritmo muy pegadizo y un estribillo buenísimo. La mejor del disco. Para Que No Muera de Frío una Canción, Llénala de Rock’n’Roll fue compuesta originalmente para Gaia, pero finalmente no fue incluida porque no quería hacer un doble disco. La canción es muy alegre, se nota mucho la influencia de la primera entrega de la trilogía. Y Serás Canción es la segunda canción de este disco que iba a ser añadida en La Voz Dormida, con la colaboración de Carlos Escobedo. Es una canción con bastante influencia Heavy. Se hizo un videoclip con muchas colaboraciones en honor a Big Simon cuando falleció, al final de la canción escuchamos a un personaje ficticio muy conocido decir su frase más famosa: “I’m your father” (Yo soy tu padre). Muchos ya lo reconocerán. En el ecuador del disco encontramos un canción que comienza como balada, aunque no acaba cómo cual. In Memorian, la canción con el mejor riff de guitarra del disco, es simplemente perfecto para una canción así. Tres son las canciones de este disco que iban a ser incluidas en Gaia III, pero no fueron añadidas por falta de tiempo.

Las Lágrimas de Gaia tiene ese toque de Gaia II que tanto se echa a faltar en Atlantia, ritmo potente pero con el “toque” personal que tenía Mägo de Oz; en mi opinión, si hubiera sido añadida esta canción al disco hubiera conseguido una mejor crítica por mi parte. En séptimo puesto tenemos la remasterización del tema Puedes Contar Conmigo. Lo único que puedo destacar es el estribillo, pegadizo, pero aparte de eso, poco más. La tercera canción no añadida en Gaia III es Cuanto Cabe en un Adiós. No puedo decir mucho sobre esta canción, es la peor del disco, sin duda alguna. Si a un fan de esta banda le preguntas sobre una balada, lo más seguro es que la primera sea Adiós Dulcinea, pues esta misma canción es la segunda remasterizada en este disco. ¿Qué puedo decir que no se haya dicho ya sobre esta preciosa canción? Emotiva, no creo que haya otra palabra más acertada para describir esta canción.

    Tracklist:

      Gaia III CD1:

  1. El Latido de Gaia
  2. Dies Irae
  3. Für Immer
  4. Vodka’n’Roll
  5. El Príncipe de la Dulce Pena IV
  6. Mi Hogar Eres Tú
  7. Fuerza y Honor
  8. El Violín del Diablo
  9. Siempre (Adiós Dulcinea parte II)

        Gaia III CD2:

  1. Mis Demonios
  2. Que el Viento Sople a tu Favor
  3. Sueños Dormidos
  4. Aun Amanece Gratis
  5. La Soga de los Muertos (Ayahuasca)
  6. La Ira de Gaia
  7. Atlantia

       Gaia: Epílogo:

  1. Madre Tierra
  2. El Líder
  3. Para que no Muera de Frío una Canción…
  4. Y Serás Canción (2010)
  5. In Memorian
  6. Las Lágrimas de Gaia
  7. Puedes Contar Conmigo
  8. Cuánto Cabe en un Adiós
  9. Adiós Dulcinea
  10. Epílogo

        Componentes:

         Txus-Batería

        José Andrëa-Voz

            Moha-Violín y viola

                 Frank-Guitarra rítmica y acústica

           Carlitos-Guitarra solista

              Kiskilla-Teclado, piano y acordeón

        Peri-Bajo

        Josema Pizarro-Flautas

        Patricia Tapia-Voz femenina y coros

Deja un comentario