“Mejor disco de metal progresivo de la segunda mitad de año, o incluso del año completo”

Crítica escrita por Moralabad

Uno de las bandas líderes de metal progresivo en Europa acaba de publicar su noveno álbum de estudio, que verá la luz de forma oficial el próximo 30 de septiembre. Los pocos que ya lo tenemos, simplemente podemos quedarnos sorprendidos de lo que estamos escuchando. En la crítica de Appearance Of Nothing dije que ése era el mejor disco de progresivo de la primera mitad de año, pues bien, con éste digo lo mismo pero refiriéndome a la segunda mitad, pero incluso mejor.

Formados en 1995, la banda sueca ha sufrido varios cambios hasta el día de hoy, participando en cada disco prácticamente músicos distintos. Sumando a esto las letras y ritmos melancólicos, no han tenido una carrera muy llamativa, de hecho, es desde hace pocos años cuando se les ha conocido más, concretamente desde sus grandes “Recreation Day” y “The Inner Circle” en 2003 y 2004 respectivamente. Pero lo mejor es que no bajaron el nivel compositivo y supieron mantener e incluso superar en “Torn” de 2008 y sobre todo en “Glorious Collision” de 2011.

Tres años más tarde llega a nuestros oídos “Hymns For The Broken”, de la misma forma que la vuelta del batería (Jonas Ekdahl) y guitarrista (Henrik Danhage) con los que consiguieron esta “fama” más que merecida en 2003. El disco ha sido mezclado por Jacob Hansen (Primal Fear, Amaranthe, VolBeat) y en palabras de Tom Englund: “con la vuelta de Jonas y Henrik y el trabajo de Jacob lo único que podemos esperar es obtener la clave del éxito”.

El disco comienza con una introducción titulada “The Awakening”, que, con misterio nos adentra de lleno en “King Of Errors”, tema que ya conocimos gracias al adelanto del disco unas semanas atrás. Aquí entra en escena la gran voz de Tom Englund, sobre todo muy peculiar, pero que no se queda atrás. Este estilo de canción recuerdan mucho a los discos anteriores y es un despliegue de su experiencia compositiva y técnica bajo las seis (o mejor dicho, siete) cuerdas.

La potente “A New Dawn” aterriza con gran fuerza predominando el bajo de Johan Niemann y las guitarras utilizando la cada vez más común séptima cuerda, ofreciendo un sonido más grave y grandioso. Aquí aparece por primera vez de forma solitaria Rikard Zander haciendo un bonito solo de teclado. “Wake A Change”, gran balada la que se marca tanto en voz como en guitarra Tom Englund, una de las canciones más bonitas del disco, muy buenos coros que acompañan perfectamente la voz y el final épico con el típico tiempo marca de la casa.

Archaic Rage” lo tiene todo, solos variados (de teclado y guitarra) cambio de ritmo, coros abrumadores y una puesta en escena de las mejores. Recuerda a una metal opera tipo Vanden Plas. La forma más progresiva del disco llega con “Barricades”, un tema sin un ritmo aparentemente determinado, la batería va marcando el estilo que se desarrolla y sin esperarlo a mitad de canción nos encontramos con, hasta ahora, el mejor solo de guitarra, una muestra de sonido impecable que desemboca en el estribillo y ritmo típico de Evergrey.

Como su nombre indica “Black Undertow” es de esas canciones oscuras de la banda en la que Englund comienza con su voz grave para abrirse paso entre coros magistrales y un gran trabajo rítmico de sus compañeros hasta alcanzar su grado más alto de registro. Caña con el sello Evergrey llega con “The Fire” en la que predomina el ritmo complicado de batería desde su comienzo y el estribillo en el que Tom es acompañado por el coro en diferentes tiempos, pareciendo que hay varios cantantes.

El tema que da título al disco, “Hymns For The Broken” aparece repentinamente con una buena explosión musical, con una letra e interpretación emotivas. La guitarra solista está muy presente, sobre todo al final, imitando la voz del estribillo a modo de solo. Una nueva balada, esta vez con dos protagonistas, teclado y voz descargan “Missing You” en lo que parece un interludio compositivo, sabiendo que quedan dos temas de más de siete minutos cada uno.

The Grand Collapse” empieza lenta con piano dando paso de forma progresiva a los demás miembros. Con un ritmo de medio tiempo pasa el primer minuto desembocando finalmente en la cabalgada sobre la que se desarrolla de forma instrumental excepto el estribillo el resto de la canción. Dada su larga duración con respecto de las anteriores resalta que apenas hay letra y en su mayoría es instrumental.

Para acabar nos encontramos con “The Aftermath”, que comienza a modo de balada pero que da paso a un grandioso final. En esencia tiene un ritmo lento, pero que sus instrumentos la hacen realmente apasionante. Como en el caso anterior, los últimos tres minutos de la canción han optado por que fuera completamente instrumental, cosa que aplaudo porque realmente queda muy bien. Como ya hicieran bandas como Riverside u Opeth entre otras, tiene un final en el que bajo, batería y teclado mantienen una conversación haciendo que la melodía vaya incrementando para terminar en el punto más alto.

Este disco no deja pensar en ningún momento en cualquier otro grupo mientras se está escuchando ya que hace mantener el oído en cada canción desde que empieza hasta que acaba. “Hymns For The Broken” va a pasar a la historia como uno de los discos insignia de la banda sueca ya que está muy cerca de considerarse perfecto, han querido conseguir ese objetivo, y lo han conseguido.

La edición limitada incluye un segundo CD en el que vienen tres canciones a piano en lo que parece ser un directo. En ellas solo está Tom Englund como protagonista. Las canciones son “Hymns For The Broken” y “Barricades” de este flamente disco y “These Scars” procedente del álbum de 2008 “Torn”, tema que también finaliza ese disco.

Nota: 9,5 sobre diez.


CANCIONES

  1. The Awakening
  2. King Of Errors
  3. A New Dawn
  4. Wake A Change
  5. Archaic Rage
  6. Barricades
  7. Black Undertow
  8. The Fire
  9. Hymns For The Broken
  10. Missing You
  11. The Grand Collapse
  12. The Aftermath

EVERGREY

      –   Tom Englund: Voz y guitarra (siete cuerdas)

      –   Henrik Danhage: Guitarra (seis cuerdad)

      –   Rikard Zander: Teclados

      –   Jonas Ekdahl: Batería

      –   Johan Niemann: Bajo

Deja un comentario