«La noche ha llegado sin pausa a mi Cueva del Metal, como tantas otras estoy saboreando mi segundo escocés de 12 años y decido, siguiendo la estela del Dios Crom, hacerme una entrevista.»

Entrevista realizada por La Parca

Miró al sofá, luego al vaso ancho casi vacío y otra vez al sofá, joder, ¡¡alucinaciones tan pronto!!, la mismísima Parca recostada con papel y lápiz me dice “prepárate, no para que estalle el obús, sino para que me contestes a estas preguntas sacadas del Averno”. A mi mirada de acojono responde “ya me sobaste demasiado en la reseña de Grave Digger y ahora te toca a ti”. 

Parca. Luishard lo usas como nombre en Dioses del Metal, muy tópico ¿por alguna razón especial? 

Luishard: (Trago saliva). Bueno, le tengo un cariño especial al nombre de Luis, somos muchos en la familia, y como mi segundo es Pedro que viene de piedra y ésta es dura, a no ser que sea pómez, pues Hard. Además fonéticamente suena mejor que por ejemplo Luissteel.

Parca. ¿Y ese logo de Thor en plan héroe cachitas?

Luishard: (Carraspeo), la verdad es que soy un amante de la mitología en general, griega, romana o vikinga. Me flipan los héroes, vencedores en mil combates, Aquiles, Hércules, Odín y Thor. De éste siempre me llamó la atención su poderosa arma, el martillo indestructible (Mjolnir) y que es un Dios mortal, además de esos bíceps (risas). 

Parca. Déjate de coñas, ¿Cómo empezaste en esta música de “melenudos”?.

Luishard: (Mueca de seriedad). Mira, yo soy del 67, aunque no lo parezca (risas), y con apenas 14 años, en aquel 1º de BUP ya estaba pensando en ser un héroe de peli de acción, todo musculo y empecé a hacer tensores, afición heredada de mi padre (como lo echo de menos, me estará esperando cuando entonen Highway to Hell) con la música del “ojo del tigre” de Rocky, y después en casa de un amigo oí Larga vida al Rock and Roll de Barón Rojo y me entró como ahora los malteados, así que el siguiente paso natural fue comprar el Volumen Brutal, el primero y hasta ahora.

Parca. Así que el primero fue ese, ¿te acuerdas de los siguientes? 

Luishard: El segundo fue de ACDC, For Those About To Rock  en  vinilo con la portada color vino oscuro y el segundo es el que está sonando ahora, The Number of the Beast de Iron Maiden. Luego, conforme crecía fui ampliando a Judas Priest, Hellowen, Saxon y algo de nacional, como Barón Rojo,  Obús, Panzer y Angeles del Infierno, lo típico. 

Parca. ¿Cuáles son tus géneros favoritos de Metal y dónde los escuchas?

Luishard: Lo que más me gusta es el Heavy de toda la vida, luego el Power y el buen Thrash.  Del resto, poco. Me lo pongo siempre cuando hago deporte, porque no hay nada mejor en el gym que escuchar Metal, te pone a tope, sobre todo en lo que yo llamaba “operación verano”, de enero a junio machacando el cuerpo para marcar en la playa  (risas), ¡¡qué recuerdos!!. Ahora solo mantenimiento, por la edad.

Parca. Y el tema de la parafernalia del Metal, vestimenta, hábitos, ¿cómo lo llevaste? 

Luishard: Yo crecí metaleando en esos tiempos con mi amigo de cuna y mi cuñado ahora, Jose, y sinceramente nunca nos atrajo ese estilo, esa apariencia. La música la llevábamos por dentro, siempre fuimos chicos buenos de pelo corto, deportistas, gente sanota, además mi padre me hubiera dado un par de las buenas (risas) y mi ahora suegro también. 

Parca. Se cuenta por el Hades que tuviste una época, digamos de “coma metálico”, ¿algún motivo en especial?.

Luishard: (Seriedad). Al terminar COU y tener claro desde hacía mucho tiempo lo que quería ser en la vida, abandoné el nido y me  puse a opositar como un monje y luego, bueno, vino una carrera dura, por decirlo de alguna manera, que me hizo alejarme de la actualidad del Metal hasta tiempo después, pero seguí escuchando a los de siempre una y mil veces. 

Parca. Venga, seguro que hay algo más que contar, desembucha.

Luishard: (Descojone). Algunos me matarán por esto, (más risas), la verdad es que estuve simultaneando durante mucho tiempo el Heavy de siempre con la música que surgió en la Movida Madrileña, tengo que decirlo, me flipan también los Secretos (como a mi mujer), Modestia Aparte, Nacha Pop y muchos más. Y aún hoy los llevo a veces en carretera, relajan, pero por mis venas corre Metal eh!!!.  

Parca. ¿Conciertos para nunca olvidar y el más impactante que recuerdes? 

Luishard: He ido a pocos, el primero en el pabellón del Juventud de Badalona, Iron Maidem, apoteósico, recuerdo como entramos mi cuñado Jose y yo envueltos en una gigantesca bandera del Piece of Mind, después de despacharnos unos buenos anises y puros. Sin duda, el mejor fue con los ACDC en Sevilla (gira hielo negro), estadio olímpico, 65.000 voces a una con Hells Bells, sin palabras, casi lloré de la emoción. 

Parca. Ya sabemos de tu afición al deporte corporal, ¿otras que quieras contar?

Luishard: Leer novela histórica, devoro libros de  Grecia, Roma, asaltos vikingos, cruzados,  guerras, todo, me he quedado con las ganas de estudiar Historia, quizás en la otra vida. Y los animales, en casa de mis padres he tenido de todo pero nunca perros, a los que adoro. Al emanciparme  pillé un Boxer, un atleta al que me llevaba a correr, ahora tengo  un Labrador medio loco, compañero de mis escuchas metálicas en sus largos paseos. Cuando cabeceo se me queda mirando y supongo que pensará “¿qué, estos bien, no?. (risas) y las carreras de coches todoterreno,  pasión que dejé atrás porque consumían mucho tiempo y dinero, ahora bien, en cuanto toque la primi al Dakar voy de cabeza 

 Parca. ¿Una bebida que te ayude a soñar, tu plato preferido y tres cosas que te gustaría hacer antes de embarcarte con mi colega Caronte?

Luishard: Malta escocesa sola con hielo, cuantos más años mejor y una buena paella. ¿Sólo tres cosas?, pues correr un Dakar, tocar la batería en un grupo y ver en directo a los Judas Priest.  

Parca. Pues ya llevas dos maltas bien servidas, campeón. ¿Quieres contarnos como crees que te ven los demás?

Luishard: Amigo de mis amigos, colaborador, entusiasta en lo que me apasiona, pragmático, simplificador de problemas y como buen Virgo de Septiembre, me gusta tener mi Cueva del Metal en un ordenado caos.  

Parca. Vale macho, no bebas más (risas) ¿Cómo te metiste en Dioses del Metal?

Luishard: Bueno, me aceptaron ellos (risas). Nunca he sido de redes sociales ni de mucho Internet, imagínate que no tuve wasap hasta  el mes de mayo de este año. El caso es que quería comunicarme con gente que sintiera esta música, por lo que me di de alta no hace mucho en varias web para comentar. La de Dioses del Metal me llamó la atención por el logotipo de la espada en llamas, muy épico,  empecé a postear y el Dios Crom contactó conmigo, tal vez lo engañé  con mi “prosa” fácilona y hasta hoy. 

Parca. ¿Cómo ves la Web ahora? 

Luishard: Ha mutado a otra especie, antes estaba bien pero ahora se sale, el equipo actual es de Champions, hay gente que rezuma conocimientos por los poros y el ambiente es muy bueno, con muchas ganas, somos como una familia del Metal, eso sí, Crom es inmisericorde con las reseñas, no para de dar tajo (risas).  

Parca. ¿Algo más antes de marcharme?, porque todavía no es tu hora.

Luishard: Si, una anécdota de post infancia, cuando empezamos en esto, solía preparar una batería (mi instrumento favorito) con los tambores de detergente Colon gigantes y tapas de cacerolas como platillos, no sonaba mal (risas) y mi cuñado simulaba los riffs en una espada tizona (lo siento Jose, tenía que contarlo), esperpéntico (más risas). 

Y así, tal como llegó desapareció dejando una estela de vapor en mi Cueva y un regusto dulzón en mi boca, todavía sigo aquí Dioses del Metal. Un saludo metálico a todos. 

Deja un comentario