“In hoc Metal vinces (con este Metal vencerás)”

Crítica escrita por Luishard

Amigos de Dioses del Metal, para aquellos curiosos de la historia comentaros que la frase original del título es “In hoc signes vinces”, adoptada por el emperador romano Constantino I el 12 de octubre de 312, al intuirlas en el cielo junto a una cruz el día previo a una batalla decisiva contra su contrincante Majencio. Y es que estos “portadores de la espada”, los fineses Ensiferum han sabido identificar los puntos débiles de su anterior trabajo Hunsung Heroes (2012): hacha de doble filo mellada y demasiado sinfónico y ofrecernos unos de sus discos más compactos y sólidos. 

Lanzado en febrero bajo el sello deMetal Blade Records, One Man Army es un disco desafiante, alegre y hasta divertido, pero también está engordado en la zona media con mucha grasaza inútil pero está tan bien hecho que el colesterol sobrante se puede eliminar sin problemas. Las canciones beben de ritmos rápidos de Folk Metal melódico con abundantes coros épicos y melodías inolvidables, que seguro harían las delicias de las hordas paganas de la época inmersas en cuernos de cervezas, celebrando la victoria en la batalla que se muestra en la portada. Las espadas nunca abandonaron los gráficos de la banda y aquí no podían ser menos, con un buen mandoble a punto de abatirse sobre un enemigo caído.

Y es así el sentir de la  gustosa melodía de la intro March Of War, ganando fuerza según transcurren los segundos y el olor a guerra y victoria se acerca o con el estallido inicial de Axe of Judgement, de furibundo ritmo, con partes que llevan menos concesiones a la melodía, otras heroicas y melódicas resultando un tema muy variado. Más asentado y profundo es Heathen Horde, plagada de riffeos armoniosos y coros de muro de escudos, la victoria parece al alcance de la mano.

El primer single del disco es el cuarto corte homónimo One Man Army, no está mal elegida aunque no es la más representativa, pero desde luego que es desbordante en cuanto a velocidad, con corales super gustosos aunque con  línea rítmica repetitiva y monótona. En el resto de los once temas también encontramos alternando con partes muy épicas, no en vano ellos definen su estilo como Folk Metal Heroico,  momentos ocasionales más suaves como en la acústica Burden of the Fallen, puro Folk que huele a musgo y rocío del amanecer en los fiordos. Y después de esta calma llega la diversa y dispar Warrior Without a War, con el lema “de todo un poco y bueno”, dando una vuelta de tuerca en apriete al tema de la dureza compositiva sin abandonar el Viking, el Pagan y el Folk Metal, más cercanos a la agresividad general del disco Iron (2004) que es lo que nunca debieron abandonar porque así lo quieren sus fans y yo mismo.

Y aquí llega el primer corte regulero y demasiado largo, Cry For the Earth Bounds, que sirve para cambiar el ambiente general hasta ahora pero que no me convence su heterogeneidad. Sí que lo hace la velocísima Two of Spades, grandes guitarras enloquecidas, batería a pleno pulmón y caña, mucha caña en el estribillo.

Comienza Heathen Throne part III, con la canción My Ancestors’ Blood, muy fácil de acompañar por tu malherido cuello y Descendants, Defiance, Domination, entrada en acústico,   siempre de menos a más y con una excelsa mezcla de guturales y coros, es el tema más largo con más de 11 minutos y eso se puede notar a estas alturas. Pasamos a Neito Pohjolan, que tiene la particularidad de que está cantada en finés por Netta Skog (exTurisas) y ser propia de la tradición de la patria de estos guerreros, con diferencia la más distinta a todas. En cuanto a esos cuatro bonnus, comentar tan solo que aportan más minutos de buena música y que sirven para evitar que pulsemos al inicio antes, ¿o no?.

¿Es el mejor disco de Ensiferum hasta ahora?, seguramente no pero lo pondría en el pódium sin dudarlo, claro está que ese detalle lo decidirán los fans y ya sabemos que de gustos metales pero me ha parecido intenso, variado y muy trabajado, con algunas partes prescindibles, pocas, y creando una atmósfera acertada de mitología, brumas y batallas. Trabajo notable, no puede faltar en la colección de un “guerrero metalero” digno de portar la espada de sus antepasados así que la media de mis variables llega al 8 puntos sobre diez. Un saludo de acero a todos.

Canciones

  1. March of War
  2. Axe of Judgement
  3. Heathen Horde
  4. One Man Army
  5. Burden of the Fallen
  6. Warrior Without a War
  7. Cry For the Earth Bounds
  8. Two of Spades

Heathen Throne part III

  1. My Ancestors’ Blood
  2. Descendants, Defiance, Domination
  3. Neito Pohjolan

Bonus Tracks

12. Rawhide
13. Warmetal
14. Candour and Lies
15. Bonus Song 

Componentes

  • Petri Lindroos. Guitarras y voz gutural
  • Markus Toivonen. Guitarras y voces limpias
  • Sami Hinkka. Bajo
  • Emmi Silvennoinen.Teclados y coros
  • Janne Parviainen. Batería

Oficial

https://www.facebook.com/Ensiferum?ref=ts&fref=ts

http://www.Ensiferum.com/

Deja un comentario