«Podemos escuchar unos Bullet renovados»

Reseña escrita por Mike Young

 

La banda inglesa Bullet For My Valentine, vuelven a las andaduras con su nuevo disco «Venom«, dos años después de su última publicación, «Temper Temper» y «Raising Hell«. Para este nuevo álbum, el grupo cuenta con el nuevo bajista Jamie Matthias (ex de Revoker) sustituyendo a Jason James, que abandonó la formación, debido a la hospitalización de su hija.

En este nuevo disco, podemos escuchar unos Bullet renovados, con un estilo un tanto diferente al que nos tienen acostumbrados, pero sin dejar de lado su estilo característico, que los ha llevado hasta donde están hoy en día.

Y ese cambio, se nota en «V«, que es el tema encargado de abrir el disco. Con un inicio un tanto raro, con una progresión de volumen de menos a más, de seguida podemos escuchar unos riffs poderosos, con una gran complejidad, marca de la casa. El registro de voz de Matt, es impresionante, como ha conseguido mantenerlo (o incluso mejorarlo en este álbum) y no perder la voz a lo largo del tiempo. Lo más destacable aparte de las guitarras, es la batería, donde escuchamos un nivel de calidad muy bueno de la mano de Michael, sin duda un gran dominador del doble bombo.

En «No Way Out«, empezamos escuchando un gran grito, al más puro estilo de Bruce Dickinson en el tema «The Number Of The Beast«. Con unas guitarras muy rápidas; un bajo que es muy bueno, pero que todavía no es comparable al anterior; una voz que al cantar sin guturales, es muy melódica, que es incluso mejor que la de anteriores álbumes; y acabando con una batería, que a medida que avanza la canción, se desarrolla muy bien, sin llegar a repetirse mucho y no cansa el doble pedal.

«Army Noise» es parecido al anterior tema, pero un poco menos complejo. Con un riff bastante bueno, podemos escuchar casi todo el tema la voz limpia de Matt. El bajo esta espléndido, con una rapidez increíble y una fluidez sublime. Los solos son uno de los grandes recursos de este grupo y uno de sus grandes potenciales, pero en esta canción no hay, y eso me ha decepcionado un poco.

«Worthless» está muy inspirada en otros temas anteriores como «All These Things I Hate» o «Tears Don’t Fall«. Con unos ritmos lentos y otros algo más rápidos, donde escuchamos casi todo el tiempo una voz limpia y unas guitarras que en momentos precisos de la canción, las podemos oír sin apenas distorsión. Pero no es la única canción de este tipo en este disco, «You Want a Battle (Here’s a War)» tiene un estilo muy parecido, aunque es un poco más lenta y se pueden escuchar bastantes coros, que encajan como un guante.

Con «Broken«, damos un giro de 180 grados. Esta es una canción muy rápida y bastante compleja, con unos riffs de guitarra tremendamente rápidos y sublimes. La voz cambia de registro en algunos puntos del tema (no sé si debe de ser por la edición en el estudio o el consigue hacerlo) que queda de maravilla. La batería es un poco repetitiva, pero dado de que el estribillo es ‘lentillo’ a comparación con el resto, es comprensible. No se hace notar mucho el bajo, pero lo hace realmente bien, para ser el nuevo de la banda.

Pero el nuevo (Jamie Matthias) no es mal bajista, y lo podemos ver en «Venom«, que es el tema que nombra al disco. Empieza con un riff de bajo con ‘slap’, alternándolo con efectos hechos con pedales, que llega a superar la dificultad de las guitarras y casi la de la batería. La voz sigue espléndida, ya que no se le puede pedir menos de un cantante así.

«The Harder the Heart (The Harder It Breaks)» es un buen tema, aunque es posiblemente el menos complejo de todo el disco. Tiene una voz bastante buena, ya que casi todo el tiempo es una voz limpia. Instrumentalmente no hay mucho a destacar, igual que el tema «Skin«, donde lo mejor son los solos de guitarra. Tiene un buen riff, pero se asemeja mucho a la anterior canción.

Ahora llegamos al que es el mejor tema de todo el disco, y me atrevería a decir, que es uno de los mejores que han podido componer. «Hell or High Water» tiene unas voces increíbles, tanto a lo largo de la canción, como en el estribillo. Las guitarras, simplemente son sublimes, igual que la batería, donde la podemos escuchar la mayoría del tiempo tocando los platillos, y eso es algo que no se escucha mucho en grupos como este.

Esta podría ser una de las canciones más rápidas de todo el álbum, «Pariah» tiene unas guitarras muy buenas, que hacen que me pregunte… ¿Cómo puede cantar y tocar esto a la vez? La verdad es que la batería no se queda atrás y es de las más rápidas y complejas, basando casi todo el ritmo del tema en el doble bombo. El bajo lo sigue bien de cerca, ya que no cesa en ningún momento y le aguanta muy bien el ritmo a Michael.

Y llegamos al ‘Bonus Track’, donde escuchamos a unos Bullet un poco más tranquilos, pero sin dejar de lado los ritmos pesados y su toque personal en las voces. «Playing God» es una de esas canciones, para relajarse a medias. Con una batería que en determinados momentos es muy enérgica y en otros es más relajada, con unas guitarras que echan mano a los riffs melódicos y un bajo que consigue hacerse un solo, por delante de sus compañeras de seis cuerdas.

La verdad es que este disco me ha impresionado mucho, por toda la innovación que trae para la banda. Es increíble, el cambio que puede traer una sola persona, como es el del bajista Jamie. Este nuevo álbum seguro que va a gustar mucho a todos sus fans y van a atraer a nuevos. Mi nota: 8.7 / 10. Un saludo heavy!!!!


Track List:

  1. V
  2. No Way Out
  3. Army of Noise
  4. Worthless
  5. You Want a Battle (Here’s a War)
  6. Broken
  7. Venom
  8. The Harder the Heart (The Harder It Breaks)
  9. Skin
  10. Hell or High Water
  11. Pariah
  12. Playing God (Bonus Track)

Banda:

Matt Tuck: Voz, Guitarra

Michael Paget: Guitarra, Coros

Michael Thomas: Batería

Jamie Mathias: Bajo

Deja un comentario