Between The Buried And Me - Coma Ecliptic

“Coma rítmico y melódico”

Crítica escrita por Moralabad

Octavo disco de estudio de la banda de Raleigh, Carolina del Norte (costa este de EEUU) tres años después de su magnífico “The Parallax II”. Una vez más nos encontramos con un disco conceptual en el que varios temas son tratados, principalmente aspectos mentales ambientados con vocabulario del espacio exterior y meramente futuristas. La música une la temática muy bien agregando partes instrumentales de gran nivel compositivo.

Coma Ecliptic” tiene la forma que venimos viendo habitual en la banda, temas de larga duración y bastante completos, que no dejan lugar al descanso. No por ello quiere decir que sean rápidos o complejos sino que los constantes cambios de rumbo hacen que estemos atentos en todo momento.

Si con la historia de “The ParallaxBetween The Buried And Me dio el salto de campeones para salir de la escena underground y posicionarse entre los mejores, con este último lanzamiento tienen más derecho que muchos para quedarse.

Comenzamos de la forma habitual, canción lenta e introductoria de la historia con voz suave de Tommy acompañado de sus propios teclados que su final se ensambla con “The Coma Machine”, el primer puñetazo en la mesa de la banda. Esta canción reúne todos los estilos musicales que mezcla el grupo así como el estilo que llevará este disco. El constante solo de guitarra a lo Blind Guardian es realmente bueno, intercalado con los cambios cortantes de la rítmica y las virtuosas partes de batería sin nada que envidiar de los más grandes. Si quieres comprobar lo que digo escucha la canción de abajo y en concreto desde el minuto 4:25 a 6:33. Al principio recuerda mucho al ritmo de la segunda parte de la canción The Mighty Masturbator de Devin Townsend Project en la que el cantante ponía su voz como invitado.

El final de teclado futurista se ensambla nuevamente con “Dim Ignition” con la que finaliza realmente la canción, aun así se trata de un interludio “electrónico” de dos minutos para escuchar “Famine Wolf”. La parte inicial solista de Paul es muy buena, aunque el conjunto baja el nivel respecto de la anterior, porque subirlo es muy difícil. Aquí nos encontramos con un estilo más cercano al death clásico, con voz gutural y ritmos más veloces y oscuros. Las partes con voz limpia suelen ser más progresivas. La parte final es mucho más melódica en la que Paul vuelve a su cantar de solos.

Dos minutos de calma acústica llegan con el comienzo de “King Redeem/Queen Serenade” pero que, como si de un vuelco se tratara, se convierte en todo lo contrario. Ritmo Black metal con voz gutural y limpia al unísono en el estribillo, la batería y bajo se recorren en esta ocasión buena parte de su set y mástil, respectivamente. Al final la guitarra acústica y piano vuelven a aparecer para dar paso a “Turn On The Darkness”, que como su nombre indica, es más oscura y más larga (la segunda que más de todo el disco). Es otra de las grandes del disco, más progresiva que incluso a veces recuerda a Orphaned Land con el uso de guitarra acústica en medio de partes virtuosas de batería y voz gutural. Con el estribillo nos animamos a cantarlo y dar algún que otro cabezazo al aire.

Cambio de tercio con “The Ectopic Stroll” en la que la oscuridad previa no tiene cabida, esta vez todo lo contrario, música más “happy” con un teclado y voces limpias más protagonistas. Estribillo muy agradable unido a una bonita melodía con la guitarra solista despuntando. La parte instrumental puramente progresiva a lo Dream Theater de la época Train Of Thought. Con esa parte final sin distorsión que desemboca en el estribillo se convierte en otra más de los temazos que componen este disco tan completo.

Como si de un nuevo comienzo se tratara, “Rapid Calm” empieza con la voz de Tommy para dar paso a una canción que no es para nada rápida… todo lo contrario, es la más lenta, al menos en su comienzo. En ciertos momentos pueden recordar a Mastodon por el sonido empleado en la voz melosa y los sencillos acordes de guitarra, aunque ese teclado les hace ser ellos mismos. En general se podría haber recortado un poco el tiempo total, ocho minutos se pueden hacer largos. Y así llegamos al tema con el que indicaron la fecha de salida de este disco varias semanas atrás: “Memory Palace”. La primera vez que lo escuché me pareció impresionante y pensé: “si esta es la del avance, ¿cómo será entero?”, pues parece que se ha convertido en la mejor para mi gusto junto con “The Coma Machine”, una canción que reúne partes de anteriores lanzamientos como “The Parallax II” y “Colors” principalmente, sobre todo en lo de hacer del conjunto un solo de guitarra constante a lo Blind Guardian solo que en este estilo. La parte central pone los pelos de punta y seguro que en directo hará temblar toda la sala. Al final hay un pequeño descanso cantando el estribillo más calmadamente. Termina como empieza solo que se solapa con “Option Oblivion”, en la que se nota que la historia va a terminar de un momento a otro. Es un buen tema y bastante completo debido a sus poco más de cuatro minutos de duración.

El verdadero final se produce con “Life In Velvet”, de tres y medio de duración, que como es habitual al igual que el comienzo, se trata de Tommy cantando como con pena tocando su teclado acompañado de la voz de su compañero Tommy. Pero esta vez, un final distinto nos va a acompañar porque a mitad de canción la guitarra solista y batería retoman el riff de “Memory Palace” unido al estribillo de ésta. Bonito final para este gran disco, no quepa la menor duda.

La hora y diez minutos totales terminan y con ellos me despido hablando de la gran labor en la producción, sin duda inmejorable, este aspecto casi siempre eleva la calificación, aunque en este caso solo la ha redondeado en poco: 8,3/10.

Between The Buried And Me

Canciones

1. Node

2. The Coma Machine

3. Dim Ignition

4. Famine Wolf

5. King Redeem/Queen Serenade

6. Turn On The Darkness

7. The Ectopic Stroll

8. Rapid Calm

9. Memory Palace

10. Option Oblivion

11. Life In Velvet

 Between The Buried And Me

Tommy Rogers – Voz y teclados

Paul Waggoner – Guitarra solista

Dustie Waring – Guitarra rítmica

Blake Richardson – Batería y percusión

Dan Briggs – Bajo y teclado

 

Deja un comentario